Warning: ftp_fget() expects parameter 1 to be resource, null given in /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php on line 146

Warning: ftp_fget() expects parameter 1 to be resource, null given in /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php on line 146

Warning: ftp_fget() expects parameter 1 to be resource, null given in /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php on line 146

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php:146) in /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-content/plugins/cbxuseronline/includes/class-cbxuseronline-helper.php on line 129

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-admin/includes/class-wp-filesystem-ftpext.php:146) in /homepages/10/d788709971/htdocs/job/lapluma.net/wp-content/plugins/wpglobus/includes/class-wpglobus-redirect.php on line 37
Ha llegado el momento de poner fin a la locura

Ha llegado el momento de poner fin a la locura

Esto es algo en lo que hay que pensar antes de seguir machacando al país más poblado y más grande del mundo. De lo contrario, Occidente, en especial la OTAN, se verá reducido a mendigos.

Cientos de buques portacontenedores están anclados porque no pueden ser descargados. Los precios de los contenedores se disparan y las cadenas de suministro se estancan. Cada vez más plantas de producción no pueden funcionar a pleno rendimiento porque faltan componentes. Nos dirigimos a un periodo de estancamiento.

Antes de que alguien entre en pánico por el pronóstico que estoy presentando aquí, considere un pensamiento escandaloso. ¿Qué pasaría si no se produjeran coches nuevos durante un año, u otros productos industriales que no son necesarios para el día a día (la supervivencia)? La respuesta es compleja pero no necesariamente terrible. En cualquier caso, tal ruptura obligará a la humanidad a reflexionar sobre si es el adecuado para el bienestar de la civilización el modelo económico que se ha llevado al extremo durante los últimos 30 años: el globalismo desenfrenado con la explotación de la mano de obra barata allí donde se pueda encontrar.

Comenzó con la política Covid-19. No, no con el Covid-19, sino con las políticas demenciales que se han ordenado en su nombre. En todo el mundo. Las cadenas de suministro se estancaron. Entonces, el “Ever-Given” quedó cruzado en el Canal de Suez y el tránsito de buques de carga se retrasó durante semanas

Desde hace aproximadamente un año, cientos de buques portacontenedores están anclados frente a Los Ángeles, desaparecidos de la red finamente tejida del comercio mundial. Y ahora fuera de Shanghai, aunque por un motivo diferente.

El embotellamiento de la costa californiana se debe a una política medioambiental insensata. La logística de carga y descarga es funcional, pero no hay camiones para transportar las mercancías hacia y desde el puerto. Sólo se les permite entrar en California si cumplen ciertas normas de emisiones de escape. Pero no hay suficientes en Estados Unidos, por lo que los almacenes de los puertos están repletos de mercancías que no pueden llevarse a su destino. Hay un inconveniente en el sistema.

El caso de Shanghai

La situación es diferente en Shanghai. Es dudoso hasta qué punto los informes de esta metrópoli de millones de personas representan la situación real. Si se comparan las cifras publicadas con las de otros países, es difícil justificar un cierre en Shanghai. Pero, ¿por qué se aplica? Los dirigentes chinos conocen las consecuencias para el comercio mundial si cientos de buques portacontenedores quedan atrapados allí. Entonces, ¿es el cierre de Shanghái un ataque deliberado a la economía mundial? Para encontrar una posible respuesta a esta pregunta, hay que observar el desarrollo de las últimas décadas en China.

El desarrollo de China en los últimos 30 años no tiene precedentes en la historia. Al principio, la expansión industrial de China dependía en gran medida de las exportaciones. El volumen de producción apenas podía venderse dentro de China. Sin embargo, desde hace unos diez años, China ha cambiado las condiciones y ha creado un mercado interno para sus productos. Esto significa que China ha reducido drásticamente su dependencia de las exportaciones. Además, China está nadando en reservas de divisas y éstas amenazan actualmente con perder su valor. Con la crisis de Ucrania y las acciones financieras de Rusia, el sistema financiero dominado por Occidente está al borde del colapso. El dólar estadounidense, en particular, podría convertirse en papel impreso sin valor.

Desde este punto de vista, es posible que China quiera decir adiós a su condición de banco de conveniencia. Desde un punto de vista realista, no tiene sentido suponer que una nación de 1,500 millones de personas no pueda existir en gran medida de forma autónoma. Al fin y al cabo, se trata del doble de personas de las que albergan todos los países de la OTAN.

Miles de contenedores se acumulan en el puerto de Shangai, debido al confinamiento dictado por las autoridades para frenar un brote epidémico de Covid-19.

Durante 50 años, China ha introducido hábilmente la tecnología occidental en el país e incluso la ha desarrollado. En algunos ámbitos, China ya se encuentra entre los líderes mundiales. Sin embargo, Estados Unidos trata a China como un país en vías de desarrollo y lo mismo hace Alemania. Al fin y al cabo, la RFA sigue transfiriendo ayuda al desarrollo a Pekín. Estados Unidos, por su parte, sigue intentando dominar a China, a pesar de que depende casi por completo de los productos de este país en demasiados ámbitos.

Como nosotros. Occidente debería haber revisado su relación con China hace mucho tiempo, para convertirse en un socio a la altura de los ojos.

Se avecina el colapso occidental

China y Rusia –y no sólo ellas– están cansadas desde hace tiempo de las arrogantes posturas imperiales de Estados Unidos y la OTAN. Pero, ¿cómo se puede hacer ver a estos exaltados el verdadero equilibrio de poder sin una confrontación militar directa? La crisis de Ucrania ha demostrado que no es posible sin ella. Sin embargo, pronto quedará claro que la guerra de Ucrania es sólo un catalizador de las cosas a las que Occidente todavía tendrá que enfrentarse. Se avecina el colapso de toda la producción industrial occidental. No sólo si el suministro de energía de Rusia falla, sino también si las cadenas de suministro dejan de funcionar de forma fiable. La OTAN está amenazada por un doble peligro.

Desde hace más de diez años China lleva a cabo una política para independizarse del dólar estadounidense. Rusia, que lleva muchos años sufriendo sanciones, también ha independizado su economía de Occidente, junto con su nuevo amigo China. Así que hoy podemos suponer que tanto China como Rusia se verán poco afectadas si la economía occidental se hunde. La energía y el grano serán abundantes para estos dos juntos, ¿y qué más se necesitará para alimentar al pueblo? Pero, ¿qué pasará con Occidente si el sistema deja de funcionar?

En primer lugar, hay que tener en cuenta el gigantesco disparate que se practica en Occidente, impulsado por una insana codicia de beneficios. Los transportes diarios de camiones dentro de la UE no pueden corresponder por sí solos a ninguna necesidad en su escala. Las cosas se transportan de un lado a otro, a veces varias veces, para conseguir las subvenciones que se pagan en diferentes estados europeos. Asimismo, para sacar provecho de las diferencias monetarias y salariales que ya no tienen nada que ver con una política sensata que debería estar orientada al bienestar del pueblo. No sólo estamos hablando de gigantescos pecados medioambientales, sino que también debemos reconocer que a esta locura le falta ya la mano de obra, es decir, suficientes camioneros. No sólo en Inglaterra, sino también en Alemania. No funcionará sin conductores del Este.

El comportamiento de los consumidores en el oeste del mercado está determinado por las empresas de publicidad. Se aseguran de que la gente compre en masa cosas que nadie necesita realmente. De este modo, provocan un consumo de materias primas que el mundo no puede sostener durante mucho tiempo. Desde hace algún tiempo, existen cifras concluyentes sobre el tiempo que tardarán en agotarse los últimos depósitos de algunas materias primas. No es de extrañar, pues, que se quieran controlar los depósitos del mayor país del mundo, sin tener en cuenta las vidas humanas y las sensibilidades nacionales.

La avaricia de los sicópatas

Podría seguir y seguir describiendo hasta qué punto hemos abandonado las necesidades reales de la vida en favor de psicópatas ávidos de beneficios. Pero cada uno puede entenderlo por sí mismo. La cuestión realmente crucial en este caso es si un replanteamiento radical del terror consumista occidental se puede llevar a cabo, y cómo.

Uno no puede poner sus esperanzas en nadie del círculo de los poderosos de Occidente. Están atrapados en su carrera por el dinero y el poder y en sus “doctrinas” anticuadas sobre cómo debe funcionar la economía para garantizarles el máximo beneficio. Por tanto, el impulso debe venir de fuera. Debe demostrar imperativamente que no es apto un modelo social y empresarial que no puede prescindir de la guerra y la inflación.

El presidente ruso Vladimir Putin ya señaló al principio de la operación en Ucrania que con esta acción echaría abajo el “gran reset” del señor Schwab (Klaus Martin Schwab, economista y empresario alemán conocido principalmente por ser el fundador del Foro Económico Mundial) y sus secuaces.

Después de que la OTAN anunciara el claro objetivo de arruinar la economía rusa, ahora parece que será al revés. Con las demenciales sanciones contra Rusia, Occidente no hace más que desmantelar su propia economía y estamos a punto de llegar al punto de no retorno. La actitud hostil de la OTAN hacia China está haciendo el resto. Al igual que Rusia, China también se ha dado cuenta de que no tiene sentido intentar alcanzar resultados razonables con la parte del mundo dominada por Estados Unidos a través de negociaciones. Y si alguna vez hay un resultado aceptable, saben por experiencia que no vale nada, porque Estados Unidos, en particular, cuando le conviene nunca se ha sentido obligado a cumplir los tratados.

Entonces, ¿cómo pueden China y Rusia obligar a Occidente a replantearse sus valores sin convertir el mundo en un desierto nuclear? Es sencillo: se cierra la economía, y eso es exactamente lo que pueden hacer tanto China como Rusia. Si estos dos se unen, se aplicará lo que se dijo hace 100 años sobre Rusia y Alemania: entonces el mundo tiembla.

Entonces, ¿es posible que el cierre de Shanghái no se haya ordenado a causa del Covid-19, sino con el objetivo de perturbar aún más las cadenas de suministro? ¿Para mostrar a Occidente hasta dónde ha llegado en un modelo de negocio ineficaz? ¿Para obligar a que se despierte? Intentemos un análisis de cómo podría resultar esto.

Occidente está sobresaturado de productos de todo tipo. Esto se hace evidente, por ejemplo, cuando alguien muere. Los herederos se enfrentan entonces al problema de tener que deshacerse de los bienes muebles casi por completo porque ellos mismos ya están saturados de ellos.

En este sentido, me atrevo a preguntar qué pasaría si toda la producción industrial se detuviera durante un año, o incluso dos. Rápidamente se vería que nadie se perdería nada elemental. Lo único que será realmente importante es la comida y las piezas de repuesto para su producción y transporte. También se observará el hecho de que muchas tonterías pueden dejarse de lado en el transporte.

Pero lo que ocurrirá inmediatamente es que el manejo “normal” del dinero se pondrá patas arriba. Incluso las personas que ya no tendrían trabajo necesitarían dinero para comprar comida. Pero esto ya se ha practicado con el Covid-19. Allí, la gente también recibía dinero sin laborar porque no se les permitía trabajar. ¿Una prueba? Si la producción industrial se paraliza, sólo hay un área que debe mantenerse viva: el suministro de alimentos y esto se puede hacer con relativamente poco esfuerzo. Sin embargo, este estado de cosas presupone el establecimiento de un régimen que se asemejará a una economía forzada en ciertas áreas. La única prioridad debe ser entonces el suministro de alimentos hasta que se pueda establecer un nuevo orden de cooperación mundial entre socios iguales.

El advenimiento de… ¿un «siglo ruso»?

Sin embargo, habrá que reconstruir las estructuras y devolver las instalaciones de producción a los países que han pasado a depender de las importaciones. Esto, a su vez, tendrá el efecto de reducir significativamente el insano flujo de mercancías a través de los océanos y, por tanto, también aliviará el medio ambiente. Habrá que preguntarse si tiene sentido abastecerse mutuamente de coches que ahora pueden ser producidos con suficiente calidad por cualquier país industrializado.

En pocas palabras, el mundo occidental es incapaz de abordar siquiera reformas serias de su errante sistema sin una presión elemental. Para mí, esto plantea la cuestión de si China y también Rusia están actuando con la intención de obligar a Occidente a recapacitar. Para que encuentren los principios del humanismo, para que se ocupen responsablemente del único mundo que tenemos.

No sé si las consideraciones en Asia van tan lejos, si están determinadas por buenos objetivos. Pero me parece notable que ni China ni Rusia hayan querido dictar a otros países cómo y con qué sistema deben vivir. Observo que Rusia no es la Unión Soviética. No obstante, cabe suponer que China no está actuando de forma totalmente altruista si quiere hacer saltar el sistema. También China se verá afectada cuando la manía de crecimiento de los “economistas” occidentales haya agotado las reservas de materias primas para cosas que no son realmente necesarias.

Hace 500 años fue un punto de inflexión en la historia de la humanidad. Se “descubrió” América y se sustituyó a Dios por el dinero. Desde entonces, el dinero y la codicia han gobernado el mundo. Ahora veo que ha llegado el momento de poner fin a esta locura.

Como he dicho, Occidente no puede hacerlo por sí mismo. Así que no descarto que China y Rusia nos obliguen ahora a dar este paso. Será turbulento en cualquier caso, pero al final es inevitable. En este sentido, espero un “siglo ruso”, porque los “viejos valores” se han conservado en este país.

Ni siquiera China niega su pasado y tradición de 5 mil años. Inglaterra, Occidente, sólo pudo dominar a China porque ésta no desarrolló sistemas de armas modernos. Lo mismo ocurrió con los pueblos indígenas de ambos continentes americanos. Así, el mundo ha sido dominado por naciones cuyo objetivo es una tecnología armamentística cada vez más eficaz.

Sin embargo, hoy en día otros pueden hacerlo, por lo que China tampoco puede seguir dominada por las armas. Ahora, China y Rusia tienen el poder económico necesario para romper el dominio de Occidente. Han anunciado que este es su objetivo.

¿Es descabellado suponer que el cierre de Shanghái es otro elemento del plan? Sin suficientes buques portacontenedores, es decir, sin las mercancías de China, sin la energía de Rusia, Occidente y su modelo económico se hundirán. Esto es algo en lo que hay que pensar antes de seguir machacando al país más poblado y más grande del mundo. De lo contrario, Occidente, en especial la OTAN, se verá reducido a mendigos.

Peter Haisenko

Editado por María Piedad, Ossaba

Fuente: Insurgente.org, 6 de mayo de 2022

Lea en La Pluma: ¿Y qué piensa China ante el conflicto en Ucrania?