El año de la peste

Este bisiesto de peste y mortandad, ha sido un año de tristezas. Y de dolorosas imágenes como las de ver desplegadas en algunas ventanas las desteñidas banderas del hambre.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

La peste del año bisiesto 2020 no mejoró a la humanidad, como lo creían ciertos optimistas. La mostró en su dimensión real de seres poderosos, dueños del mundo, de un lado, y, del otro, de los que, además de estar atados a las cadenas del consumo, las carencias y las inequidades en la repartición de las riquezas, se sumieron en el miedo y la perentoriedad del aislamiento. O, como lo advirtió hace tiempos el historiador Jean Delumeau, “el tiempo de la peste es el tiempo de la soledad forzada”.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_22804.jpg

Y hay soledades de soledades. Las del más pobre, las del olvidado, son de ingrata presencia. Dolorosas. No es lo mismo estar confinado en una especie de tugurio, de espacio carcelario, que en un palacete o en una vivienda con todas las comodidades. La peste ha hecho más penosa la existencia de los que nada tienen. Y más aún, la de los que, en un momento de crisis por la hambruna, pusieron en sus ventanas—tal vez con vergüenza— las banderas rojas de la derrota.

La peste hizo que algunos creyeran que el neoliberalismo, ese gran productor de pobres y auspiciador de la fortuna de una minoría de ricachos extravagantes, entraría en crisis. Nada. Parece que ha salido fortalecido, al menos en países como el nuestro, pauperizado en el campo, desindustrializado, en el que una lumpen-burguesía cabalga a placer, se reparte el tesoro del Estado, se burla de la ley (que ella misma hace) y desprecia de modo infamante a los trabajadores, de los que se ríe con un salario mínimo que apesta.

Este año distópico, que comenzó en otras geografías con gentes que cantaban en los balcones, con mensajitos edulcorados de que después todo sería mejor, de tonterías como las que, pasada la peste, todos nos abrazaremos, fortificó el poder establecido. No faltaron quienes, en ataques de animosidad y confianza, vaticinaron que habría una especie de renacimiento del Estado de Bienestar y que el capitalismo sufriría grietas irreparables. Y aunque la peste no ha terminado, un año después de su aparición, el nuevo orden es el del miedo, la vigilancia y el control.

La peste convirtió al orbe en un panóptico en el que el poder ejerce a voluntad su dominio. Las trasnacionales siguen mandando. Los magnates de los bancos sonríen por las ganancias, al tiempo que los más necesitados, se hunden en distintas formas de la desesperación y la desesperanza. Lo único seguro para millones de desposeídos ha sido la incertidumbre. El bisiesto nos encerró, nos puso en cuarentena, nos confinó. Y desde el encierro se pudo distinguir que el poder, esa entidad concreta y repulsiva, se montaba a horcajadas en los hombros de los condenados al empobrecimiento.

O acaso esto último no fue lo que sucedió, por ejemplo, en los Estados Unidos, en particular en ciudades como Nueva York, donde perecieron miles de trabajadores, de los que tienen que realizar las faenas más duras, los negros, los inmigrantes, los que en efecto saben qué es el “sueño americano”: una pesadilla. La misma que el coronavirus disparó a niveles terroríficos.

Ha sido un año de desaliento para casi todos. No ha sido (ya no fue) el de la humanidad compartida, aunque haya habido miles de casos de solidaridad, de cuidado de los demás, de amor y ayuda por el otro que estaba en peores condiciones. Más bien, sobre todo en países como Colombia, se han notado las enormes diferencias entre las clases sociales. Con un gobierno antipopular, favorecedor de unos cuantos privilegiados, en este país de injusticias se amplió más la brecha de las desigualdades.

Cuando a fines de 2019 en Colombia hubo un flujo contundente de protestas de campesinos, estudiantes, trabajadores, desempleados y otros sectores populares, con paros y marchas, la pandemia produjo un reflujo en las expresiones masivas de resistencia contra un régimen lleno de despropósitos. Sin embargo, en medio del aislamiento y los cuidados para no contagiarse, el 2020 también tuvo en el país demostraciones de descontento frente a los abusos oficiales.

El año de la peste, el 2020, proporcionó pruebas de que la pandemia universal, en países como el nuestro, acrecentó las abismales diferencias sociales y las desventuras de tener un modelo económico que promueve la pobreza para muchos y el enriquecimiento para unos pocos. Además, dio muestras de cómo crecieron la angustia y las desgracias para las capas bajas y medias, para los pequeños y medianos empresarios, para los cultivadores y, desde luego, para una ingente masa de desempleados.

La pandemia ha tenido algunas pocas ventajas, por ejemplo, las de hacernos volver (bueno, es un asunto de minorías) a Tucídides, Boccaccio, Daniel Defoe, Poe, Camus, Mann, a otros escritores e historiadores que han narrado las pestes y las enfermedades. Este bisiesto de peste y mortandad, en cualquier caso, ha sido un año de tristezas. Y de dolorosas imágenes como las de ver desplegadas en algunas ventanas las desteñidas banderas del hambre.

Michel Serre, Imagen de las calles durante la peste 1720, 1721,óleo sobre lienzo, 317 x 440 cm MARSEILLE, MUSÉE DES BEAUX-ARTS. ©VILLE DE MARSEILLE/RMN-GP / Michel Serre (nacido Miquel Serra i Arbós en la catalana Tarragona). 40.000 personas – la mitad de la población de la ciudad francesa – murieron de la peste en Marsella en 1720.

Reinaldo Spitaletta para La Pluma, 31 de diciembre de 2020

Editado por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Traducciones disponibles: Français

What do you want to do ?

New mail