El virus de la traición

 Los traidores ejecutaron desde siempre su vocación de renegados de su pueblo, de su tierra, de sus paisajes…solo sus intereses contaron hasta ahora para tomar decisiones, aunque éstas también terminen más temprano que tarde con ellos.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

En el programa ‘Sanmartinianos’, que se emitió durante 2016/2017 por radio Rebelde, y que conducíamos el compañero Julio Urien y yo, sostuvimos en varias oportunidades la vocación liquidadora y fracturista del país de la manada de Pro-Cambiemos. Lejos de ‘equivocarse’, el macrismo apostó desde un primer momento a la destrucción de la base material y humana del país, en relación con el reformulamiento del mercado mundial, ya incluidos en él Rusia, China y otros países que nunca habían participado, o muy poco, en el intercambio de mercancías, bienes, insumos y elementos fundamentales para la vida con el mundo capitalista.

Denuncia penal contra Macri por traición a la patria

En dicho programa, emitido el 8 de noviembre del 2016, a un año y meses de asumido Macri como primer mandatario, sosteníamos la hipótesis de que Macri, su ministro de Energía Aranguren y su equipo auspiciaban el desmembramiento de la Patagonia en relación con la existencia de reservas hidrocarburíferas, minerales, hídricas, alimenticias y su proyección hacia las vías de navegación del sur del continente, que hacían posible el paso de superpetroleros post Panamax y portaaviones yanquis del tipo Nimitz, y a la Antártida. En esos días, el titular de la UOM de Tierra del Fuego, Oscar Martínez, denunció el despoblamiento premeditado de Tierra del Fuego a través de una desindustrialización auspiciada por aumentos de precio del gas, levantamiento de aranceles de importación de productos electrónicos fueguinos, intentos de eliminación de la Ley de Producción Industrial de 1972, cesantía de trabajadores…asimismo sostuvo que empresas propiciaban un censo de trabajadores originarios de otras provincias para hacerlos regresar a ellas…

En ese marco hipotetizamos que la política del macrismo era despoblar esa región y convertirla en un ‘desierto’, similar al que ocupó el Ejército de la oligarquía para arrebatarle tierras al indio, sólo que éste sería ocupado por bases de la OTAN, vinculadas a Malvinas, y por empresarios , en vías a constituir allí un Estado ‘separado’ de la Argentina.

De hecho, antes y fundamentalmente durante el macrismo, varios personajes vinculados a potencias como EE.UU., Italia, Gran Bretaña y otros países ocuparon 1.790.000 hectáreas de tierras patagónicas desde Neuquén a Tierra del Fuego. Durante el gobierno de Cristina Fernández se promulgó una ley que limitaba la compra de tierras en zonas limítrofes por extranjeros o empresas propietarias de un 51% de ellas y establecía que las tierras pertenecientes a un mismo titular no podrían superar las 1.000 hectáreas, cualquiera sea su lugar de ubicación, pero fue derogada por el decreto macrista 820 del 2016. Hoy, 30 millones de hectáreas de 23 provincias, pertenecen a compañías o testaferros extranjeros…

A pesar de que Macri y su elenco intentaron de todas formas destruir el país, no lograron hacerlo porque perdieron las elecciones del 2019.

En ese momento, quien esto escribe sostuvo, ante el planteo de algunos ‘perdedores’ de las elecciones de octubre del 2019 en el centro del país de llegar a fracturarlo: … ‘¿Sólo coincidencia la del corredor cipayo? ¿O un proyecto a mediano plazo de quiebre horizontal del país? (…)Junto a la CABA, que cabe en el corredor como un comodín mayor del colonialismo, los amigos de la liquidación nacional se extienden a lo ancho de la Argentina como un ‘herpes zooster’, más conocido entre nosotros, los indios de hoy, como ‘la culebrilla’, que puede bajar y subir por el cuerpo del país con bajas defensas en lo ideológico, lo cultural, lo social y, porque no, lo político, hasta estrangularlo’ (‘La Culebrilla’, del autor, en Telesur, 29/10/2019)

Hoy no es la culebrilla ni otro virus de ‘baja intensidad’ lo que permite una maniobra de fractura nacional futura por parte de los ‘derrotados’ en octubre pasado.

La pandemia está diezmando a parte de la población, y parece crecer ante la falta de disciplina social y cumplimiento de protocolos de cuarentena. Pero ‘crece’ y se proyecta fundamentalmente desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) donde Rodríguez Larreta, engendro del riñón macrista si lo hay, invita a los ‘anticuarentena’ a violar el protocolo del aislamiento social por un lado, y por otro ‘abre’ actividades que significan un aumento mayor de los contagios. ¿Hará esto por cuestiones electoralistas en relación con deteriorar a un gobierno del todo negociador con los tránsfugas, por intereses propios, por ‘quedar bien’ con alguien?. ¿Es un error de apreciación la suya y la de su banda en cuanto a negar la peligrosidad de la expansión viral?. ¿ Es un ‘error’ tan caro al macrismo, según ‘opositores’, este desinterés por preservar la vida del prójimo?¿ O es en verdad  la extensión de la ‘culebrilla’ a la enésima potencia lo que empuja a fomentar el contagio?.

Los mandamases de la  ‘capital’ siempre expandieron sobre el interior la ideología, la cultura, los bienes importados extranjeros, los virus culturales del capitalismo depredador, centralizado, cipayo, destructor de la nación en sus bienes culturales y materiales. Eso es histórico. Pero lo que ahora expanden es mil veces más destructor y peligroso, ataca a toda la población…y en la crisis la fractura puede constituir el agosto de los inversores y propietarios de tierras y saqueadores de vivos y muertos…el país puede licuarse en republiquetas, y no mapuches como mienten los cagatintas de los saqueadores y fascistas. El ex gobernador mendocino Alfredo Cornejo, adalid del radical-macrismo sostuvo a fines de junio de este año:

 ‘Mendoza tiene todo para vivir como un país independiente, pero no lo tiene hoy. Hoy necesita de la Argentina y la Argentina lo perjudica en la calificación de riesgo, en el acceso de crédito internacional, para traer inversiones. Podría ser un país pero con un programa común de su élite política empresaria para desarrollar ese camino’.

Su élite política y empresarial lo apoyó desde el año pasado, cuando se veían ‘perdedores’ en la contienda electoral. El presidente de la Bolsa de Comercio de Mendoza, el empresario Jorge Pérez Cuesta, y el tragicómico Hugo Larrichia, ‘inventor’ del ‘MendoExit’, homologando al Brexit anglosajón, fueron dos de sus pilares. La friolera de 1.175.568 hectáreas productivas de Mendoza se halla en manos de españoles, suizos, holandeses, británicos y de otras nacionalidades, que representan a sus países directa o indirectamente. Mendoza, donde la pandemia es ascendente, linda con el Chile de Piñera… …al igual que  Jujuy con la Bolivia de Añez y cia, Rio Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz, La Rioja, Chaco, Entre Rios, provincias limítrofes, se hallan en los picos de contagio o están en ese camino …Tierra del Fuego, ayer azotada por el macrismo y hoy en recuperación, que elude a una vacuna inglesa y apela a una rusa en cuanto a la cura del mal, también tiene sus apestados…

CABA, ‘centro’ desde el unitarismo postcolonial, es el destino de los viajes diarios desde la Provincia de Buenos Aires, en donde se  aglomeran millones de trabajadores que desempeñan diariamente sus labores allí. Y también de viajeros del interior del país, que vienen de compras o por negocios o por cualquier trámite burocrático a la ciudad del Plata. De allí parte ‘el virus’ que impregna cada vez más las regiones de la Argentina y tiende a fagocitar salud y bienes de la población, además de eliminar a los más viejos y pobres…

¿Habrá una relación entre la ‘apertura’ de Larreta, el MendoExit, las tierras en manos de potencias y testaferros y la expansión del virus?.

Quien lo sabe…pero…

 Los traidores ejecutaron desde siempre su vocación de renegados de su pueblo, de su tierra, de sus paisajes…solo sus intereses contaron hasta ahora para tomar decisiones, aunque éstas también terminen más temprano que tarde con ellos.

El enemigo es de carne y hueso…y utiliza a otro que pretende terminar con todos.

‘Después de nosotros el diluvio’, sostenían los capitalistas ingleses del siglo XIX cuando aparecieron las leyes de protección a los trabajadores, nos informó Carlos Marx.

La declinación del sistema capitalista en el mundo tiene sus diluviantes.

 Que los paraguas populares se abran es cosa nuestra.

Jorge Luis Ubertalli Umbrelli  para La Pluma, 3 de septiembre de 2020

Editado por María Piedad Ossaba>