“Esto me recordó la horrible historia que hemos vivido en África del Sur”
Cyril Ramaphosa, Presidente sudafricano y de la Unión Africana, sobre el “plan de paz” de Trump

Salih declaró que la cuestión de las relaciones con Israel era algo que el actual gobierno de transición no tenía el poder de decidir.“Este gobierno tiene un mandato muy limitado. ”

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Por una vez que una buena noticia nos llega de África, no debemos perder la oportunidad de ponerla de relieve. Durante la cumbre de la Unión Africana en Addis Abeba, todos los dirigentes presentes rechazaron a la unanimidad el llamado “plan de paz” de Trump/Kushner/Netanyahu.

 Carlos Latuff

El presidente sudafricano Cyril Ramaphosa, nuevo presidente de la UA, ha declarado: “Escuchándolo y leyendo todo lo que se ha escrito sobre el tema, pensé en la horrible historia que hemos vivido en África del Sur”, refiriéndose al apartheid.

Su predecesor a la cabeza de la UA, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sissi, declaró en su discurso del domingo que “la causa palestina siempre estará en los corazones y las mentes del pueblo africano”.

El Presidente de la Comisión de la UA Moussa Faki Mahamat, declaró a los jefes de Estado reunidos que ese plan representaba “una enésima violación de las múltiples resoluciones de las Naciones Unidas y de la Unión Africana”.

Estas son las buenas noticias. Ahora la mala.

El lunes pasado, Bibi Netanyahu se reunió en Entebbe, Uganda, con Abdel Fattah al-Burhan, jefe del Consejo Soberano de Sudán. Anunció que los dos países normalizarían sus relaciones. Esto fue un shock, ya que Sudán hasta ahora se consideraba en guerra con Israel. Los palestinos en Ramallah, a través de Saeb Erakat, calificaron este gesto como una “puñalada en la espalda del pueblo palestino”.

Según Sultan Barakat, escribiendo para Al-Jazeera, “Netanyahu parece haber prometido al General al-Burhan, que tomó el relevo de al-Bashir, que podría convencer al Presidente usamericano Donald Trump de reitrar  a Sudán de la lista de Estados que apoyan el terrorismo. Es obvio que  la afirmación de Netanyahu es falaz y engañosa. Sus antecedentes sugieren que su objetivo más probable es repatriar a unos 4.500 refugiados sudaneses que se encuentran actualmente en Israel. Además, los dirigentes sudaneses deberían recordar que, aunque algunas capitales diplomáticas árabes tengan la impresión de que el camino más eficaz para cambiar la política  usamericana es mediante la normalización con Israel, pocos Estados árabes se han beneficiado materialmente o de otro modo de este intento”.

Cuatro días después de la reunión y el anuncio de Bibi, Jartum puso los péndulos a la hora:

El gabinete de transición de Sudán declaró el jueves que la reunión con Netanyahu fue una «iniciativa personal» de Al-Burhan y que él no había hecho ninguna promesa al primer ministro israelí.

“El jefe del consejo soberano nos dijo … que no había hecho ningún compromiso y no había hablado de normalizar las relaciones”, el portavoz del gobierno Faisal Mohamed Salih le dijo a los periodistas el jueves por la mañana.

“No prometió normalizar o establecer relaciones diplomáticas.”

Salih declaró que la cuestión de las relaciones con Israel era algo que el actual gobierno de transición no tenía el poder de decidir.

“Este gobierno tiene un mandato muy limitado. La cuestión de las relaciones con Israel está fuera de su mandato”, dijo. (Arab News, 6 de febrero de 2020)

Así pues, una vez más Bibi mintió, como lo hizo hace un año, presentando en una reunión con los dirigentes judíos usamericanos un mapa de las relaciones de Israel con los países africanos, en el que afirmaba tener relaciones diplomáticas con Somalia y Yibouti, lo que no es cierto, y tener “relaciones potenciales” (lo que bien puede significar) “con Malí y Níger”.

En cualquier caso, con una Liga Árabe en estado de muerte cerebral, una Unión Europea paralizada como el conejo hipnotizado por la serpiente y unas Naciones Unidas dormidas, no podemos sino alegrarnos de las palabras fuertes de los dirigentes africanos. Ojalá que sean seguidas de actos.

El Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu se reúne con el Presidente de Uganda Yoweri Museveni en el Palacio de Congresos, Entebbe, Uganda, 3 de febrero de 2020. Foto Abubaker Lubowa/REUTERS

Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Original: «It brought to mind the horrible history that we in South Africa have gone through»
SA President and AU Chair Cyril Ramaphosa on Trump ‘peace plan’

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala, 12 de febrero de 2020

Traducciones disponibles: Français