Colombia-Hidroituango: ¿la peor catástrofe de corrupción de la historia de Antioquia y EPM?

Solo buscamos justicia, verdad y vida, porque un río vale más que todo el dinero del mundo, y el silencio cómplice que hasta ahora ha caracterizado las instituciones es inaceptable. La ambición ha acabado con muchas cosas en nuestro país, ¿qué estamos esperando para pronunciarnos al respecto?

Redes Sociales:
7

Apellidos como Fajardo y Uribe; malas decisiones, mentiras, ambición, corrupción; un río seco, el medio ambiente aplastado; pérdidas económicas, falta de ética profesional. Hidroituango es una catástrofe de corrupción estratosférica, la peor que ha tenido Antioquia en su historia.

 

Sergio Fajardo, alcalde de Medellín (2004-2007) y Gobernador del departamento de Antioquia (2012-2015)

Hidroituango es la matanza más grande en la historia de Colombia. Miles de miles de seres vivos fueron asesinados en solamente en 4 horas y media. Ecosistemas inimaginables, vida, fauna, microorganismos… Animales de los que usted ni siquiera sabe el nombre, fueron asfixiados.

El honrado departamento de Antioquia sufre su caso de corrupción más horrible en toda la historia. Pero esto no es una emergencia ambiental esporádica nacida de inconvenientes del entorno. NO, lea los siguientes puntos, que tampoco conforman en su totalidad las arbitrariedades, malas decisiones y corrupciones entorno a esta problemática; pero que pueden moldear en usted una idea de lo que está pasando en el departamento paisa.

1. Asesinatos

El proyecto empezó muy mal, a decir verdad. Primero hubo represión, hostigamiento e incluso asesinato para acallar a quienes no estaban de acuerdo con la megaconstrucción: asesinaron a las personas que estaban en contra de esta barbarie ambiental. Numerosos líderes y expertos se opusieron públicamente al proyecto. Muchos de ellos debieron morir, tal vez, para que se llevara a cabo la megaconstrucción.

Así, claro y ruin: muchos firmaron su muerte cuando proclamaron su desaprobación por este proyecto y alertaron a la comunidad sobre su peligro. Ciudadanos desplazados, inconformes, críticos, conocedores de lo que podría suceder, fueron víctimas del sistema de corrupción ambicioso que pretende el dinero por encima de un río.  A disparos, degollados, masacrados. Y todo como si nada.

2. ¿Ineptitud?

Nunca se hizo una evaluación sobre otra opción de localización del proyecto para verificar si había un lugar más idóneo para la construcción. Aunque esto puede ir un poco más allá de simplemente ineptitud, mediocridad y falta de ética profesional.

Hidroituango, a 170 kilómetros de Medellín, está construido sobre un lugar que guarda los muertos de decenas de masacres, especialmente de los años 90 en adelante. La posibilidad de encontrar esos cientos de cuerpos desaparecidos es simplemente nula luego de la construcción.

Incluso 25 miembros del Parlamento Europeo pidieron frenar la construcción de la central hidroeléctrica, para permitir recuperar cuerpos de víctimas del conflicto armado. Hay cifras que hablan de hasta 600 cuerpos.

¿Hay alguna razón en específico por la que pretenden enterrar aquella memoria de centenares de personas? Fíjense quiénes fueron destituidos, escandalizados, relacionados, en los años 90 en la política colombiana, por cuestiones de corrupción, paramilitarismo, narcotráfico, etc.

3. ¿Mienten por omisión, reticencia o culpa?

¿Cómo pudo ser que en el último semestre del año 2018 encontraron una obra dentro de la megaobra de Hidroituango, sin licencia ambiental y que ya estaba construida en más del 90%?

Un informe de la Contraloría General de la República determinó que Empresas Públicas de Medellín tomó decisiones sin el sustento técnico suficiente. Lo peor del asunto es que no sabemos si EPM nos ha hablado con la verdad, y lo más seguro es que no. ¿Qué pasó con los planes de contingencia? ¿En algún momento tuvieron bajo control el proyecto? Ya no podemos creer nada.

La Contraloría General de la República (CGR) revisó el cumplimiento de las obligaciones y requerimientos de la licencia ambiental otorgada mediante Resolución 0155 de 2009 a EPM, y concluyó textualmente lo siguiente:

“Son incalculables los daños sociales y ambientales producidos por el desastre del Proyecto Hidroeléctrico de Ituango. Y todo a consecuencia de graves errores cometidos en la expedición y modificaciones de la licencia ambiental y reiterados incumplimientos por parte del dueño del proyecto”. CGR.

Lo peor de todo es que esto fue advertido y denunciado en Agosto del 2018. Ahora, en febrero del 2019, se seca el río Cauca. 

La Contraloría General, además, encontró que el Ministerio de Ambiente de la época, liderado por Carlos Costa Posada, proveniente de la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, no exigió el Diagnóstico Ambiental de Alternativas, el cual era necesario para determinar opciones con respecto a la ubicación y los diferentes efectos sobre las poblaciones circundantes y los recursos naturales.

4. Irregularidades, sesgos austeros

Hidroituango ha sido un proyecto lleno de fallas e irregularidades. Tanto, que el primer problema práctico ocurrió incluso cuando apenas se comenzó la desviación del río Cauca. Esta estaba prevista para el 11 de julio del 2013 y sólo logró hacerse hasta el 14 de febrero del 2014.

Estos retrasos, que inevitablemente acarrearían sanciones probablemente económicas, fueron las que, bajo medidas irresponsables, llevaron a cosechar el siguiente punto.

De la misma forma y bajo el miedo poco cauteloso de la multa, EPM además, no construyó las compuertas que permitieran el control del cauce, para cuando se taponaran los túneles de desvío. Esta decisión estuvo basada en criterios económicos, por el alto costo de las compuertas.

5. Procesos ‘acelerados’, políticos muy conocidos

El 28 de diciembre de 2015 (es decir, pocos días antes de que se acabara la gobernación de Sergio Fajardo) se aprobó el plan de aceleración de Hidroituango que contempló obras adicionales, nuevos túneles de desvío, llenado anticipado de la presa y construcción de vías terciarias.

Esta fase cambió los diseños, eliminó las compuertas de cierre, cerró los túneles sin haber terminado la presa, y terminó colapsando la obra. Lo gracioso y vil del asunto es que la votación para la aprobación del plan de aceleración se hizo a través de correos electrónicos y mensajes de WhatsApp. ¿Un grupo de WhatsApp para definir el futuro del río Cauca? Y luego salieron diciendo que todo había sido a causa de una falla geológica imprevisible. La contraloría de Antioquia denunció lo obvio, dijo que este proceso de la nueva fase  “fue hecho de manera acelerada, fue una medida desesperada de EPM”.

6. Pérdidas económicas

Nos metieron en la cabeza que generar energía eléctrica a partir de sistemas innovadores como los páneles solares era muy costoso. Tacharon de loco e idiota a todo aquel que soñó con un país autosostenible; innovador en el sentido ecológico del uso de sus recursos; intentaron que nos resignáramos a las antiguas y destructoras políticas extractivistas, que fusionadas con las políticas económicas basadas en precios, llevaron a la quiebra a Venezuela.

Pero esas personas se equivocaban, y a pesar de que fueran grandes admiradores de las potencias neoliberales más grandes (tales como Estados Unidos) desconocían que desde esas naciones se ha intentado implementar este tipo de tecnología eléctrica lo más posible, por todos sus beneficios.

Con Hidroituango, se hablan de cifras de pérdida de hasta 7 billones de dólares, un 35% de lo que cuesta toda Empresas Públicas de Medellín. ¿Y no que las otras estrategias eran muy caras?

7. Mismos errores que Hidroeléctrica El Quimbo, irresponsabilidad profesional

El emplazamiento de la Megaconstrucción de Hidroituango se hizo en una zona atravesada por más de 11 fallas geológicas reconocidas. Los errores que se sufrieron a partir del 2011 con la hidroeléctrica El Quimbo en Huila, se repitieron casi exactos como si no se hubieran hecho estudios antecedentes de nada.  

Según lo dicta el mismo informe de la Contraloría General, Hidroituango no sólo cometió los mismos errores de El Quimbo, sino que los presenta con mayores agravantes pues viene generando “graves problemas para las poblaciones y para el ambiente sin el control requerido por parte de los dueños del proyecto”.

Estos son sólo 7 puntos de la catástrofe de Hidroituango, que gracias a diversas investigaciones y a los infortunados hechos populares devastadores, salieron a la luz. ¿Puede tener usted consciencia de cuánta agua sucia, estancada y escondida a propósito hay debajo de Hidroituango?

Solo buscamos justicia, verdad y vida, porque un río vale más que todo el dinero del mundo, y el silencio cómplice que hasta ahora ha caracterizado las instituciones es inaceptable. La ambición ha acabado con muchas cosas en nuestro país, ¿qué estamos esperando para pronunciarnos al respecto?

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19732.jpg

Hernán Muriel Pérez

Editado por María Piedad Ossaba

Fuente: La Oreja Roja, 8 de febrero de 2019

Lea en La Pluma:

Ecocidio : Cómo Colombia acaba con sus ríos

Acción urgente Colombia
El Río Cauca agoniza: está en tus manos hacer algo para salvarlo

Padre Pare, Joan Manuel Serrat

Lamento Sinuano