De rompedor de piedras a manifestante violento
La fábrica de la palabra francesa “casseur”

Redes Sociales:
1

Pocos días después del “acto 5” del movimiento de los Chalecos amarillos, demos una mirada a la historia del término “casseur”, que ha sido ampliamente utilizado en las últimas semanas para describir las manifestaciones relacionadas con el movimiento.

Gracias al movimiento de los Chalecos amarillos, que entró en su cuarta semana, y al bloqueo de las escuelas secundarias, las manifestaciones de violencia en el espacio público se han multiplicado. Muy publicitadas y ampliamente comentadas, estas acciones van de la mano con el uso recurrente del término “casseur”. Una oportunidad para echar un vistazo a la historia de la palabra, que apareció ya en el siglo XVI.

Un manifestante destruye un coche durante la manifestación de los Chalecos amarillos el 1° de diciembre de 2018 en París – Foto: Geoffroy Van Der Hasselt – AFP

Profesión “casseur”

La palabra casseur está atestiguada desde el siglo XVI, cuando el casseur es “el que golpea fuerte para romper”, con el énfasis desde el principio en el vigor físico. ¿Pero qué rompe el casseur ? casseur, es sobre todo una profesión : es un triturador de piedra, de arenisca, de mineral y de hierro fundido.

En sentido figurado, vemos aparecer al “rompeplatos” (casseur d’assiettes), el que hace un desastre y, por lo tanto, alardea : el rompeplatos es el que hace rodar los músculos, el que se jacta. Siempre en sentido figurado, el “rompedor de azúcar” (casseur de sucre) es el que dice cosas malas de la gente a sus espaldas.

Para mantenerse en esta línea negativa, hay que tener en cuenta que a partir del siglo XX, el término “casseur” también se refiere al ladrón, el que entra en la casa para hacer un “casse”. Y un poco más tarde, el que trabaja en una demoledora de coches.

La aparición del “rompevidrios”

El término adquiere el significado que tiene hoy, ligado a la política y a las cuestiones sociales, desde el siglo XIX. En 1832, bajo la Monarquía de julio, se produjeron días de insurrección, que fueron reprimidos con sangre por el poder de Luis Felipe. El análisis de la prensa de la época mostró que fue en el otoño de ese año cuando Le Figaro, que fue comprado por el gobierno en el poder, construyó esta imagen de los alborotadores. El que se rebela degradando el espacio público y quiere luchar con el gobierno en el poder es ahora conocido como el “rompevidrios” (casseur de vitres).

Esta expresión, que existía desde 1820, se utiliza ahora en el lenguaje para designar a los autores de la violencia, los sediciosos, hasta la década de 1940. A veces con un significado figurativo. ¡El propio Georges Clemenceau, en su periódico Le Bloc de 1901, describió a un tal Theodore Roosevelt, el 26º Presidente de los Estados Unidos, que acababa de ser elegido, como un “rompevidrios”!

¿Desciendiente de los “maillotins” y “luditas”?

Hay que tener en cuenta que la figura del que rompe o destruye para expresar su cólera, obviamente, no data del siglo XIX. Uno puede pensar en particular en los “maillotins” de la Edad Media, que protestaban contra la opresión fiscal.

Pero el siglo XIX fue el que vivió las primeras revueltas contra la sociedad industrial, sobre todo contra los luditas en Gran Bretaña: aquí fueron los artesanos, que vieron su futuro amenazado por la automatización, los que se organizaron para romper los telares en las fábricas textiles. En este caso, el objeto en cuestión adquiere una dimensión simbólica: el mensaje no es el mismo dependiendo de lo que se rompa.

Una categoría posterior a mayo de 1968

Mientras que la palabra “casseur” desapareció del radar en la década de 1940, reapareció tras los acontecimientos de mayo de 1968, o mejor dicho dos años más tarde, cuando el Parlamento aprobó la ley del 8 de junio, que limitaba el derecho a manifestarse.

Presente ese mismo año en los periódicos para designar a los manifestantes violentos, el término “casseur” se pegará rápidamente a la piel de la nueva ley, ya que muy rápidamente se le conoce como la ley “anti-casseurs”. El texto fue finalmente derogado en diciembre de 1981, pero el término “casseur” ya forma parte de las costumbres lingüísticas: se convierte en palabra de refugio en cuanto se manifiesta la violencia, como lo demuestran, por ejemplo, los comentarios sobre el gran conflicto social que surgió en Lorena a finales de 1979, en defensa de la industria siderúrgica.

¿Es apolítico el “casseur”?

A partir de entonces, la palabra “casseur” reapareció en las noticias gracias a los estallidos de violencia durante las manifestaciones, o durante los disturbios, como en 2005 en los suburbios. El término tiene el lado práctico de que sólo describe una acción, la de “romper”, sin ir más allá en su interpretación.

Desde los años 90, muchos sociólogos han estudiado el uso de esta palabra, a veces utilizada por personas que llevan esta etiqueta. Reunir a los manifestantes violentos bajo la bandera de los “casseurs” tiene el efecto de despolitizar gestos que, aunque no siempre homogéneos en su motivación, son, sin embargo, altamente políticos. Mirando el uso del término, se puede ver que a menudo se asocia con la expresión “al margen de las demostraciones”, que enfatiza aún más la implicación de la categoría “casseurs”: habría buenos manifestantes, y los otros, los malos, los casseurs.

Cédric Moreau de Bellaing también mostró cómo el término “casseur” reunía a dos grupos de población distintos bajo el mismo nombre: jóvenes de los suburbios y militantes anarquistas. Sin embargo, tienen en común, analiza el sociólogo, que no se sienten representados por el principio de delegación política, que sea por defecto o por rechazo de la misma delegación.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19552.jpg50 matices de ruptura

¿Violencia visible contra violencia invisible?

Al llegar, el uso del término “casseur” mantiene un enfoque en la violencia física como un no-mensaje e ignora la variedad de posturas en respuesta al acto, especialmente entre las personas que no están acostumbradas a esta violencia. Por lo tanto, la palabra “casseur” hace casi imposible analizar los movimientos en los que la espontaneidad desempeña un papel importante, como en el caso de los “chalecos amarillos”.

Por último, si volvemos al lenguaje, el hecho de que el término “casse” pueda utilizarse para referirse a decisiones políticas -estamos hablando de “casse social”- cuestiona en última instancia la jerarquía de la violencia en nuestras sociedades, entre la violencia visible y la violencia menos visible.

Bibliografía

Maurice Tournier,  Casseurs ou trublions ?. In: Mots, n°27, juin 1991. Laïc, laïque, laïcité, sous la direction de Etienne Balibar, Simone Bonnafous et Pierre Fiala.

Cédric Moreau de Bellaing, « Casse, politique et représentation dans la France contemporaine », Droit et cultures, 58, 2009

Ludivine Bantigny, “Aux origines du terme ‘casseur’ “, The Conversation.

Gwénola Ricordeau, « Pourquoi cassent-ils ? Présentation des discours et motivations des casseurs », Déviance et Société, vol. vol. 25, no. 2, 2001

Hugo Melchior, Quel est le vrai visage des “casseurs” ?, The Conversation, 2016.

Catherine de Coppet

Original: Du casseur de pierres au manifestant violent

Traducido por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Fuente: Tlaxcala, 22 de diciembre de 2018