El muro de Trump es un símbolo con una historia larga y tóxica

Como resultado, el debate sobre el “Muro” debe ser un debate sobre raza. Y, en los EE.UU., también debe ser un debate sobre el legado y las ramificaciones de la política exterior de los EE.UU., que está profundamente entrelazada con los asuntos de raza.

Redes Sociales:
9

La noción de una república blanca no es nueva ni un producto de la imaginación de los neofascistas de nuestros tiempos.

Para Trump, su muro es un símbolo de la dominación racial

Aunque parece que nos hemos librado de otro cierre de gobierno de Trump, ahora se nos ha otorgado una toma de poder ejecutivo bajo el disfraz de una “emergencia nacional”. Toda esta crisis instigada por Trump permanecerá directamente conectada en nuestros recuerdos a la obsesión de Trump con el “Muro”, es decir, el juguete que él ha insistido que debe tener para poder supuestamente garantizar la seguridad de la gente de los Estados Unidos.

muro-trump.jpgEl Presidente Trump revisa prototipos de muros en San Diego, California.

Los muros tienen una larga historia de importancia simbólica, que significa no solo líneas de demarcación, sino también con frecuencia la distinción entre supuestas zonas de civilización y zonas de supuesta barbarie. La frase “más allá de lo Pálido”, que ha llegado a significar más allá de un límite, inaceptable o fuera de los estándares razonables, es solo un ejemplo. El término se origina en Irlanda y se refiere una parte de la isla capturada por Inglaterra, dentro de la cual surgió la actual ciudad de Dublín. Los ingleses hicieron lo que pudieron para encerrar esta área, esencialmente estableciendo un conjunto de fortificaciones y una zanja. Para los colonizadores ingleses, “el Pale” (que quiere decir también en la actualidad, “güero”) era el centro de la civilización en una isla que era vista como nada menos que bárbara.

Lo importante aquí es que la zanja o Pale no era simplemente demarcación de territorio o incluso una frontera hostil. Con el Pale, al igual que la Gran Muralla China, había una idea ideológica de que más allá de esa barrera había un misterio bárbaro. En los 1790, Catalina la Grande instituyó un “Pale” ruso, que era un área para judíos, fuera del cual estarían sujetos a actos de represión.

La invasión europea del hemisferio occidental y la posterior colonización trajeron consigo muchos muros. La colonización holandesa de Nueva York, por ejemplo, trajo consigo “Wall Street”, es decir, el punto fortificado de demarcación entre los colonos holandeses y las Primeras Naciones Indígenas. A lo largo de los Estados Unidos, muchas ciudades se formaron sobre la base de fortificaciones amuralladas.

Así, en lo profundo del subconsciente de gran parte del mundo existe la noción de “Muro” como el medio para preservar la civilización. Sin embargo, lo que siempre permanece de interés es que no se crean muros en cada caso entre diferentes poblaciones. Tome la frontera entre los EE.UU. y Canadá. A ambos países les gusta enorgullecerse de tener la frontera no militarizada más larga en la Tierra. Lo que está en juego no es solo quién es percibido como una amenaza, sino también qué poblaciones son percibidas como representativas de un desafío existencial para el estado en cuestión.

México / Estados Unidos

Este trasfondo es importante precisamente por las imágenes raciales que son críticas en toda discusión sobre el Muro de Trump. El Muro fue presentado como un símbolo de la supuesta postura de línea dura de Trump sobre la inmigración. La creación de un muro a lo largo de la frontera de México, que pagaría México, ilustró a restringir a quienes que fue dirigido restringir y al jactarse de la supuesta capacidad de los Estados Unidos liderado por Trump para intimidar a México para que pague el costo.

El Muro se refiere a una concepción de quién y qué se supone que debe ser los EE. UU. y quién es bienvenido. Las continuas referencias de Trump y sus acólitos dejaron en claro a través de la demonización de los inmigrantes latinos, africanos, caribeños y muchos asiáticos que lo que estaba en juego no era una cuestión de inmigración sino más bien una oposición a la inmigración no blanca.

Todo lo que uno necesita para reflexionar para entender el propósito es reconocer la hipocresía flagrante que no solo es expresada sino que es aceptada por amplios segmentos de la población. Trump y sus acólitos nunca hacen referencia a una organización criminal que ha llamado mucho la atención de las autoridades policiales en Estados Unidos: la mafia rusa. La mafia rusa nunca fue un tema de discusión durante la campaña presidencial de 2016 a pesar de estar basada en una población inmigrante. En cambio, escuchamos insultos después de insultos contra mexicanos y otros latinos como supuestas fuentes de delitos.

Otro ejemplo es instructivo. En los últimos días de la gestión del ex congresista Paul Ryan, el congresista hizo esfuerzos muy cuestionables para aumentar la oportunidad de la inmigración irlandesa a los Estados Unidos. Aunque varios críticos conservadores se quejaron al respecto, el doble estándar descarado no fue criticado por Trump ni fue fuente de gran vergüenza para el congresista. A todos los efectos, se consideró un comportamiento aceptable.

En el caso tanto de la mafia rusa como de los hábiles esfuerzos para permitir el aumento de la migración irlandesa, no fue como si Trump y sus compinches se sintieron en lo más mínimo obligados a explicar la distinción entre sus ataques xenófobos contra extranjeros de color y su silencio o apoyo a la inmigración selectiva. Lo que entendieron, pero solo se acercarían apenitas a decir públicamente, fue que esto era un reflejo de una suposición dentro de su base de que los Estados Unidos es una república blanca.

La noción de una república blanca no es nueva ni un producto de la imaginación de los neofascistas de nuestro tiempo. En la década de 1790, el Congreso de los EE.UU. promulgó en la forma de la Ley de Naturalización para definir la ciudadanía como ser una persona blanca. Esto generó la pregunta fascinante sobre quién se consideraría “blanco”, pero tendremos que dejar esto para otra ocasión, pero sí podemos decir que durante los más de 200 años desde entonces, quien fue “blanco” ha sido un “blanco móvil” y ha cambiado para abordar diversas preocupaciones políticas para las élites gobernantes.

El término “blanco”, sin importar quién cayera en esa categoría, sería sinónimo de civilización y superioridad. Por lo tanto, cada población inmigrante, en diversos grados, ha tratado de ser considerado blanco para salvarse del infierno de ser condenado como negro o indígena.

Un “Muro” u otra barrera para mantener alejados a los rusos o los irlandeses, en este momento de la historia, sería antitético al proyecto articulado por el movimiento blanco derechista, de evitar lo que perciben como la crisis existencial que enfrenta América Blanca, es decir, la ruina de los Estados Unidos por una masa creciente de no blancos. No hay discusiones, por ejemplo, sobre si los inmigrantes rusos o los inmigrantes irlandeses representan una amenaza para los trabajadores (y sus empleos) en los Estados Unidos. Desde el punto de vista de la derecha política, la amenaza es para el “color” de los Estados Unidos y, como tal, nunca ha sido realmente sobre la amplia categoría de inmigración.

Curiosamente, en el mundo posterior a la Guerra Fría con la hegemonía de la globalización neoliberal, la imagen de “Muros” no se ha sido limitado a los EE.UU. En gran parte de Europa, el “Muro”, en sus muchas variantes, se ha convertido en un símbolo para los movimientos populistas de derecha, incluidos, entre otros, los neofascistas, en su lucha por la pureza nacional (léase: étnica).

La hipocresía en Europa no es menos evidente de lo que es en los EE. UU. Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, importantes poblaciones de refugiados europeos fueron a África del Norte durante el curso de la guerra para buscar seguridad. Después de la guerra, poblaciones enteras fueron desarraigadas y / o tuvieron que ser devueltas a áreas de las que fueron expulsadas u obligadas a huir. Sin embargo, en el mundo de hoy, los populistas de derecha en Europa advierten de la supuesta amenaza a Europa de África y Asia, particularmente de los musulmanes, provocada por la inmigración. Si bien es cierto que en Gran Bretaña la supuesta amenaza de inmigración incluye ataques xenófobos contra europeos del este, la mayor parte de la atención se ha centrado en los inmigrantes del Sur Global. Esto ha tomado la forma de lo que el marxista francés Etienne Balibar describió en la década de 1990 como “neo-racismo”.

Balibar distinguió entre el racismo tradicional que considera la abierta inferioridad de ciertas poblaciones con el “neo-racismo” que enfatizaba la supuesta incompatibilidad de las poblaciones. Los defensores del neo-racismo, como el Front Nationale en Francia, afirman no ser racistas en absoluto. En cambio, ellos y sus aliados en todo el continente argumentan que los refugiados e inmigrantes del Sur global son incompatibles con los supuestos valores y prácticas cristianas de Europa. Por lo tanto, la necesidad de un “Muro”.

El “Muro” ha aparecido en muchos países y está promovido en otros. Hungría es ahora notoria por su régimen populista de derecha y su frontera fuertemente fortificada destinada a mantener alejados a los inmigrantes de Oriente Medio, en particular a los que huyen de la Guerra Civil de Siria. También existe el muro ilegal creado por Israel, supuestamente para aislarse de los ataques palestinos, que en realidad tiene como objetivo obstruir la posibilidad de la soberanía palestina. El “muro del apartheid”, como se lo conoce en la región, se apodera de las tierras que el gobierno israelí desea anexar y constituye una imagen ideológica de “civilización” por un lado y caos / barbarismo por el otro.

Palestina / Israel

Un factor que hace que la xenofobia de Europa sea tan despreciable es la responsabilidad histórica de Europa por las crisis en curso en Asia y África. Gran Bretaña y Francia, por ejemplo, aprovecharon la decisión imbécil de los líderes otomanos de ingresar a la Primera Guerra Mundial en el lado de Alemania para romper el Imperio Otomano. El secreto tratado de Sykes-Picot entre Gran Bretaña y Francia creó fronteras nacionales en el llamado Oriente Medio, donde no existían, lo que provocó la creación de países como el Líbano, Siria, Transjordania, el mandato de Palestina, Irak y Arabia Saudita, todos ellos que habían sido provincias o partes de provincias en el antiguo Imperio Otomano. Muchas de las tensiones existentes en la región son el resultado directo de los acuerdos asociados con la Primera Guerra Mundial, incluida la notoria Declaración Balfour, con la que los pueblos de esta región han tenido que vivir desde entonces. Las poblaciones de refugiados e inmigrantes que se dirigen a Europa son las manifestaciones de “los pollos regresando a la pollera” para refugiarse.

Sin embargo, los movimientos populistas derechistas han construido mitos ampliamente aceptados que deja borrosa la realidad histórica y desvían la responsabilidad de los refugiados y la crisis migratoria de Europa, y en particular de sus elites gobernantes, y la ponen encima de los pueblos de África y Asia. Ellos, al igual que sus aliados en los EE.UU. fomenta los temores de la llamada población “blanca” no inmigrante de que sus medios de vida están colapsando debido a la amenaza “bárbara” del Sur. No es solo una supuesta amenaza a la calidad de vida; la amenaza se describe en términos más apocalípticos, como una posible destrucción de toda la “forma de vida” de los europeos blancos. Por lo tanto, ya sea en Hungría, Suiza, Francia o Polonia, escuchamos un coro de voces que claman por imponer restricciones a las poblaciones que no pueden ser absorbidas.

La respuesta: el “Muro”. Pero deberíamos tener claro que el “Muro” para los movimientos populistas derechistas, ya sea en los Estados Unidos o Europa, o para el caso, en Israel (y los territorios ocupados), no es necesariamente o principalmente una construcción física. Es, más bien, el permiso para criminalizar a aquellas presuntas poblaciones “ilegítimas” retratadas como contaminantes que perjudican a la línea de sangre de los respectivos países. Si bien puede haber una construcción física, por ejemplo, un muro alto o alambradas de alambre de púas, lo más importante es la capacidad de detener a los que se consideran inaceptables; aplastar las manifestaciones culturales y religiosas de las supuestas poblaciones ilegítimas; imponer restricciones a la entrada de dicha población, así como a la duración de su estancia; aumentar la vigilancia de poblaciones sospechosas; y, en algunos casos, crear o permitir formaciones paramilitares para disciplinar / intimidar a las poblaciones sospechosas.

Como resultado, el debate sobre el “Muro” debe ser un debate sobre raza. Y, en los EE.UU., también debe ser un debate sobre el legado y las ramificaciones de la política exterior de los EE.UU., que está profundamente entrelazada con los asuntos de raza. El debate no puede y no debe encuadrarse en términos de fronteras abiertas frente a restricciones fronterizas. Es un debate sobre raza, historia y hegemonía regional.

¿Qué entendemos por historia y hegemonía regional? La mayor parte de la población de los Estados Unidos ha permanecido en silencio desde el siglo XIX, cuando Estados Unidos se expandió hacia el oeste y se anexionó el norte de México y las tierras de las Primeras Naciones. Permaneció en silencio cuando Hawaii fue capturada. Se mantuvo en silencio cuando Puerto Rico, Guam y Filipinas fueron agarrados. Se mantuvo en silencio ante las invasiones de Haití, la República Dominicana y Nicaragua. Permaneció en silencio cuando los Estados Unidos apoyaron a un dictador tras otro en América Latina. No opuso la intervención de los Estados Unidos en la Guerra Civil Salvadoreña y quedó completamente silencioso con respecto a la guerra genocida en Guatemala, apoyada por el gobierno de los Estados Unidos. Y, aunque hubo cierta oposición al apoyo de los Estados Unidos a los contras en Nicaragua, la actitud de muchos de nosotros ha sido sencilla: si no mueren tropas estadounidenses, entonces no hay problema.

La migración a los EE.UU. desde Centroamérica y México es cualitativamente diferente de la migración a los EE.UU. desde Europa porque representa a las poblaciones que recibieron las políticas horrendas de los EE.UU. desde, al menos, la anexión de Texas. Y la posterior guerra de agresión de los EE.UU. contra México. Sin embargo, con la excepción de varios grupos pro-derechos de los inmigrantes en los EE.UU., no se nos permite hablar sobre la política exterior de los EE.UU. porque se presenta como presuntamente “antiamericano”.

Tanto en Europa como en EE.UU., debemos transformar la discusión sobre el “Muro” en una discusión sobre reparación y responsabilidad. La discusión debe centrarse en por qué las personas están migrando y qué rol tenemos, en este caso, los que estamos en los Estados Unidos, en primer lugar, del por qué migraron. También debemos obligarnos a recordar que las poblaciones de refugiados y migrantes no son un fenómeno nuevo en la historia del mundo. Además, en el momento actual, con la combinación de una catástrofe ambiental, generada en gran parte por las naciones del Norte global, y un sistema económico neoliberal que ha estado destruyendo economías enteras, además de guerras que con frecuencia son alimentadas por fuerzas infames en el Norte Global, la crisis de refugiados y migrantes no solo se negará a disminuir, sino que muy probablemente aumentará.

La tarea para aquellos que creen en la justicia, entonces, es enfrentar la crisis directamente y no caer en la evasión o la ignorancia.

18 marzo de 2019
Traducido por Zancudo
Fuente: Alai, 27 de marzo de 2019