Los 13 payasos del Grupo de Lima declaran la guerra a Venezuela
México salva su honor al no firmar la declaración

Arreaza calificó como una «humillante subordinación» la reunión realizada por el denominado Grupo de Lima con la participación, mediante una videollamada, del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Redes Sociales:
5

Reunidos en Lima el 4 de enero, con la participación en teleconferencia desde Washington del secretario de Estado yanqui Mike Pompeo, los ministros y representantes de 13 des los 14 países que conforman el llamado Grupo de Lima firmaron una declaración sobre y contra Venezuela -propuesta por el brasileño Ernesto Araújo, el hombre de Bolsonaro en Itamaraty- que es una verdadera declaración de guerra. México no se asoció al comunicado. Su subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, declaró entre otros: “(…) hacemos un llamado a la reflexión dentro del Grupo de Lima sobre las consecuencias que tendrían para los venezolanos aquellas medidas que busquen tener injerencia en asuntos internos que entorpezcan el diálogo entre los actores involucrados y la comunidad internacional. México considera que la vía más efectiva para alcanzar los objetivos por los que se creó este Grupo, es mediante iniciativas de mediación y de diálogo, no de aislamiento.” (leer discurso integral aquí) El próximo paso lógico que debería hacer el  gobierno de AMLO sería de cancelar rotundamente su participación en ese Grupo autoproclamado, que empezó bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto. He aquí el texto de la declaración, precedido por una declaración del Canciller peruano Néstor Popolizio y seguido por varias reacciones en la Patria Grande.-Tlaxcala.

Declaración del Grupo de Lima

Comunicado

04 de enero de 2019 1:22 p.m.

Comunicado Conjunto 001 – 19

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, frente al inicio el 10 de enero de 2019 del ilegítimo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro (2019-2025) en Venezuela, expresan lo siguiente:

  1. Reiteran que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente. En consecuencia, no reconocen la legitimidad del nuevo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro, que se iniciará el 10 de enero de 2019.
  2. Ratifican su pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional, elegida legítimamente el 06 de diciembre de 2015, como órgano constitucional democráticamente electo en Venezuela.
  3. Instan a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas.
  4. Subrayan la importancia del respeto a la integridad, la autonomía y la independencia del Tribunal Supremo de Justicia legítimamente conformado, de acuerdo con la Constitución venezolana, para la plena vigencia del Estado de derecho en ese país.
  5. Reafirman su inequívoca y firme condena a la ruptura del orden constitucional y del Estado de Derecho en Venezuela, resaltando que sólo a través del pleno restablecimiento, lo más pronto posible, de la democracia y el respeto de los derechos humanos, se podrán atender las causas de la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país.
  6. Manifiestan su convicción de que la solución a la crisis política en Venezuela corresponde a los venezolanos y, por lo tanto, reiteran su permanente determinación para apoyar las iniciativas políticas y diplomáticas que conduzcan al restablecimiento del orden constitucional, de la democracia y el Estado de derecho en ese país, a través de la celebración de un nuevo proceso electoral con garantías democráticas.
  7. Expresan su determinación de continuar impulsando iniciativas en foros multilaterales, en particular en la Organización de los Estados Americanos y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, para coadyuvar al restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos en Venezuela.
  8. Hacen un llamado a todos los países miembros de la OEA a reafirmar su apoyo a la Carta de la OEA y a la Carta Democrática Interamericana, a fin de contribuir al restablecimiento del orden democrático en Venezuela.
  9. Condenan cualquier provocación o despliegue militar que amenace la paz y la seguridad en la región. Hacen un llamado al régimen de Nicolás Maduro y a las Fuerzas Armadas de Venezuela para que desistan de acciones que violen los derechos soberanos de sus vecinos. En ese sentido, manifiestan su profunda preocupación por la interceptación realizada el día 22 de diciembre de 2018 de una nave de investigación sísmica, por parte de la marina venezolana dentro de la zona económica exclusiva de la República Cooperativa de Guyana.
  10. Reiteran su profunda preocupación por la grave crisis política y humanitaria en Venezuela, que ha generado el éxodo masivo de migrantes y solicitantes de refugio provenientes de ese país, producto de los actos y políticas antidemocráticas, opresoras y dictatoriales practicados por el régimen de Nicolás Maduro, la que sólo podrá resolverse mediante el pleno restablecimiento del orden democrático y el respeto de los derechos humanos. Igualmente, renuevan su compromiso, en la medida de sus posibilidades, de continuar brindando asistencia a los migrantes procedentes de Venezuela, así como de promover y desarrollar iniciativas de coordinación regional en respuesta a esta crisis. En este sentido, saludan la inclusión por primera vez de la crisis de migrantes y refugiados procedentes de Venezuela en el Llamamiento Humanitario Global de la ONU para 2019, así como la designación del representante conjunto de la OIM y ACNUR.
  11. Expresan su preocupación por el impacto causado en la economía y en la seguridad de países de la región por la crisis política en Venezuela.
  12. Exhortan al régimen venezolano a permitir el inmediato ingreso de asistencia humanitaria para el pueblo de Venezuela, a fin de prevenir el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública en ese país y de sus efectos transnacionales.
  13. Acuerdan las siguientes medidas:
  14. Reevaluar el estado o nivel de sus relaciones diplomáticas con Venezuela, en función del restablecimiento de la democracia y el orden constitucional en ese país, y la necesidad de proteger a sus nacionales e intereses.
  15. Según lo permitan sus legislaciones internas, impedir a los altos funcionarios del régimen venezolano la entrada al territorio de los países del Grupo de Lima; elaborar listas de personas naturales y jurídicas con las que entidades financieras y bancarias de sus países no deberán operar o deberán tener una especial debida diligencia, prevenir su acceso al sistema financiero y, de ser necesario, congelar sus fondos y otros activos o recursos económicos.
  16. Evaluar con criterio restrictivo el otorgamiento de préstamos al régimen de Nicolás Maduro en los organismos financieros internacionales y regionales de los que son parte.
  17. Suspender la cooperación militar con el régimen de Nicolás Maduro, incluyendo la transferencia de armas a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas, así como evaluar los permisos de sobrevuelo de aviones militares venezolanos en casos de asistencia humanitaria.
  18. Intensificar contactos con países no miembros del Grupo de Lima a fin de mantenerlos informados de las acciones del Grupo, de la gravedad de la situación en Venezuela y de la necesidad de trabajar unidos para el restablecimiento de la democracia en dicho país.
  19. En relación con la solicitud presentada por Argentina, Canadá, Colombia, Chile, Paraguay y el Perú a la Corte Penal Internacional para que se investigue la comisión de posibles crímenes de lesa humanidad en Venezuela, instar a otros países a apoyarla y a la Oficina de la Fiscal de la Corte Penal Internacional a avanzar con celeridad en los procedimientos correspondientes.
  20. Urgir a otros miembros de la comunidad internacional a que adopten medidas semejantes a las acordadas por el Grupo de Lima contra el régimen de Nicolás Maduro en pro del restablecimiento de la democracia.

♦ ♦ ♦

Venezuela denuncia pretensión del Grupo de Lima de desestabilizar su democracia

El Gobierno venezolano ha reiterado en varias oportunidades que las declaraciones del Grupo de Lima representa una calara violación a la soberanía del país.

El Gobierno venezolano ha reiterado en varias oportunidades que las declaraciones del Grupo de Lima representa una calara violación a la soberanía del país. | Foto: MINCI

El canciller Jorge Arreaza catalogó la reunión del Grupo de Lima como una humillante subordinación por permitir la participación de EE.UU. sin ser miembro.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, afirmó este viernes que el denominado Grupo de Lima busca desestabilizar la democracia en el país.

Durante una declaración a los medios, el diplomático afirmó que los países que integran el grupo, bajo instrucciones del Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.), «han acordado alentar un golpe de Estado en Venezuela».

Asimismo, catalogó esta acción como un «hecho sin parangón en la historia de la región», ya que intentan desconocer al «Gobierno democráticamente electo y a las instituciones legítimamente constituidas». 

El canciller venezolano reiteró que «los venezolanos y  venezolanas sabremos siempre resolver nuestros problemas sin injerencia, sin intromisión y sin la interferencia de poderes imperialistas extranjeros».

Juramentación de Nicolás Maduro

Con respecto la juramentación del jefe de Estado, Nicolás Maduro, prevista para el próximo 10 de enero, Arreaza aseguró que el mandatario «tomará posesión legítima y constitucional de la Presidencia de la República».

Destacó que la victoria del mandatario venezolano se produjo en el marco de unas elecciones con una alta participación popular y con la presencia de 200 acompañantes nacionales e internacionales.

«El aproximó 10 de enero el mundo entero será testigo de la toma de posesión del presidente Nicolás Maduro, reelecto para el periodo 2019 – 2025, y nada ni nadie podrá impedirlo», aseveró.

 «Humillante subordinación»

Arreaza calificó como una «humillante subordinación» la reunión realizada por el denominado Grupo de Lima con la participación, mediante una videollamada, del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

A través de su cuenta en Twitter, el diplomático enfatizó que los Gobiernos que integran el Grupo de Lima «se reúnen para recibir órdenes de (presidente de EE.UU.) Donald Trump por intermedio de secretario de Estado, Mike Pompeo. ¡Vaya muestra de humillante subordinación!«.

En la reunión, representantes de algunos países miembros afirmaron que no reconocerán el nuevo mandato del presidente venezolano Nicolás Maduro.

El Gobierno venezolano ha reiterado en varias oportunidades su rechazo a las reuniones del Grupo de Lima al considerar que representan una muestra clara del injerencismo que promueve EE.UU. en la región.

Asimismo, Venezuela ha denunciado la intromisión de estos países en sus asuntos internos, acción que atenta contra la soberanía del país.

♦ 

Venezuela, la “legitimidad” que le gusta al imperialismo, por Geraldina Colotti, Resumen Latinoamericano, 4 de enero de 2019

Repudio de Resumen Latinoamericano y la Coordinadora Resistir y Luchar a la patraña injerencista del Grupo de Lima / Pleno respaldo a Venezuela Bolivariana

Venezuela: La mentira, principal arma de guerra del Grupo de Lima , por Sergio Rodríguez Gelfenstein, La Pluma, 4 de enero de 2019

Fuente: Tlaxcala, 5 de enero de 2018

Traducciones disponibles: Português/Galego  Italiano