Colombia y su lista interminable de líderes sociales asesinados
En vísperas de la visita de Iván Duque al Reino Unido

En Londres, un amplio grupo de ciudadanos colombianos le preparan una recepción al presidente Iván Duque, quien estará de visita en el Reino Unido entre el 17 y 19 de junio en plan de negocios.

Redes Sociales:
8

Han escrito sobre sábanas blancas una lista interminable de cientos de líderes sociales asesinados durante los últimos tres años.

Protestarán por la visita del mandatario, quien vendrá acompañado de una comitiva en plan de negocios con las multinacionales inglesas que invierten en promedio más de mil millones de dólares anuales en Colombia.

Será recibido en modo protesta por decenas de colombianos, que expresan así su solidaridad con los centenares de víctimas de un exterminio sistemático que parece no tener fin.

Y es que, a pesar de las diferencias en las cifras sobre los líderes asesinados, es innegable el incremento de la tragedia humanitaria, que sobrepasa ya los 700 casos desde la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla FARC, el 26 de noviembre de 2016.

Segun Indepaz, “desde que se suscribió el acuerdo de Paz entre el Gobierno Nacional y las FARC – EP hasta la fecha, 726 personas líderes sociales y defensoras de Derechos Humanos han sido asesinados en Colombia”.

Así las cosas, el país regresa gradualmente a un pasado donde se asesinó impunemente miles de activistas de movimientos políticos, defensores de Derechos Humanos, sindicalistas, profesores, estudiantes, indígenas y afros, demostrando que la guerra que se pretendió superar con el acuerdo de paz con justicia social, no ha sido posible a pesar del inmenso esfuerzo de más de cinco años de diálogos y de la escasa implementación de lo pactado.

La visita de Iván Duque al Reino Unido se da en medio del incumplimiento de los acuerdos de paz y de su falta de voluntad como jefe de Estado para detener el exterminio sistemático de líderes sociales; de ahí que poner en venta los recursos naturales a las grandes multinacionales sea lo único que puede ofrecer al gran capital.

Sobre los millones de colombianos que viven fuera del país como si fueran el departamento número 33, obligados por la pobreza o perseguidos por la política represiva y criminal del Estado, y quienes aportan sustancialmente a la economía nacional con la remesa de divisas, no hay esperanza de un retorno digno sino el silencio oficial.

Al Reino Unido viene de visita un presidente inexperto y elegido por una alianza de derecha partidaria de la guerra, en una sociedad en medio de una tragedia humanitaria que se extiende como una inmensa mancha roja, causada por la negligencia en la implementación de los acuerdos de paz, y a su agresiva e improvisada política de relaciones internacionales, empeñado en jalonar una alianza perversa al servicio de EE.UU. para agredir una nación hermana, como lo es Venezuela.

Con tan solo 10 meses en el poder, el gobierno de Iván Duque despunta como uno de los más nefastos de la historia reciente de Colombia, y no es extraño, pues las fuerzas que lo eligieron buscaban, entre otras cosas, seguir gobernando en cuerpo ajeno.

Pero en en su visita a Londres, no faltará quienes levanten las banderas de la dignidad, la solidaridad, la defensa de los recursos naturales y el derecho a la vida. 

Oto Higuita para La Pluma, 16 de junio de 2019 

Traducciones disponibles: English