Auteur : Carlos Soledad

Carlos Soledad: Más que sentirme "Hijo de todos los pueblos" -y agregaría de todos los pueblos oprimidos- como señala el literato indonesio Pramoedya Ananta Toer, simpatizo con sus luchas y las considero la esperanza ante el colapso planetario. Me gustaría decir que soy indio o gitano, pero no lo soy. Soy de esos mexicanos nacidos en los ochenta que crecimos en una sociedad muy colonizada y desindianizada en el DF. Eso sí, soy en Valencia orgullasamente sudaka y en México bien pinche naco. Migrante mexicano, pero también me considero ciudadano del País Valencià y del mundo. Participo como activista en movimientos sociales y medios de comunicación alternativa. Principalmente en la Asamblea de Solidaridad con México -País Valencià-, Slow Food -Palancia-Mijares- y en la Asociación de Madres y Padres del colegio Pare Català de Benimaclet. He colaborado con el periódico mexicano La Jornada y con el salto diario País Valencià. Las lentejas me las gano como profesor de Mecanizado y Mantenimiento de máquinas en la Educación Pública, en la etapa de Formación Profesional. No soy escritor, ni sociólogo, ni periodista. Soy un ingeniero industrial desprofesionalizado, doctor especialista en el movimiento de sin papeles por la Universidad Politécnica de Valencia. No obstante, mi formación es básicamente autodidacta y colectiva. Me considero heredero de la tradición anarquista, libertaria, feminista, antirracista y anticapitalista. A veces, las injusticias y la inercia del desarrollo occidental ecocida me hacen perder la esperanza. Otras veces, mi compañera María y mis hijas/os, mi familia transnacional, lxs zapatistas, lxs sin papeles, lxs de abajo, lxs del sótano y tantos otros movimientos y colectivos, me recuerdan que otro mundo, donde quepan muchos mundos, es posible.