La Casona Anauco Arriba es memoria viva de Caracas

Al pie del cerro Waraira Repano, guardián eterno de Caracas, se encuentra la Casona Anauco Arriba, valioso y único patrimonio arquitectónico de la época colonial con más de 389 años de historia.

Ubicada en la Av. Arístides Rojas, cruce con Av. Fernando Peñalver de la parroquia San Bernardino, es la casa más antigua de la capital de Venezuela que, en su lugar de origen, aún conserva características y espíritu de la época.

Declarada como Monumento Histórico a finales de la década de 1970 y como Bien Municipal en 1983, Casona Anauco Arriba trascendió su “concepción originaria de vivienda privada” y se transformó en un espacio público para el reencuentro con nuestra historia, la recreación y el esparcimiento.

Cerca del río Anauco

Mapa de la Caracas de 1578 de Caracas en Retrospectiva Blog (http://mariafsigillo.blogspot.com/2011/02/la-caracas-de-1578.html)

Fue erigida por el Capitán Juan Sánchez Morgado, primer alcalde ordinario de Caracas, en la periferia, fuera del perímetro establecido por las 25 manzanas fundacionales de la ciudad capital.

Concebida como una pequeña hacienda para la cría de ganado vacuno y la siembra de legumbres y árboles frutales, la se emplazó al lado de un antiguo molino de trigo en una terraza natural cercana a la cabecera del río Anauco, hecho que dio origen a su nombre.

Manuel Cabré, « Casa de Anauco Arriba », Óleo sobre tela, 69 x 105 cm, 1940. Firmado abajo, derecha: M. Cabré. 1940. Colecc. particular

De la Casona Anauco Arriba da cuenta un Acta del Cabildo de Caracas del 4 de septiembre de 1632. Documento en el que se la describe como pequeña casa de tapias cubierta de tejas.

Enmarcada por el Waraira Repano (cerro El Ávila) y luego de casi cuatro siglos, es un reflejo de la economía y la arquitectura doméstica colonial y, sin lugar a dudas, continúa siendo una referencia imprescindible del paisaje caraqueño. Hoy forma parte de San Bernardino, una de las 22 parroquias de la ciudad capital.

Caña amarga, adobe y tejas de barro

Con un área de construcción de 746 metros cuadrados, esta casa de campo de una sola planta, pero con diferentes niveles tiene un pasillo exterior, dos patios internos y sus habitaciones, dispuestas en hileras, se comunican entre sí, un patrón característico de la arquitectura doméstica de la época colonial.

Se construyó con el tradicional sistema de “pares y nudillos” para el cual se utilizó la caña amarga con teja de barro y muros portantes de espesor ancho de tapia y adobe.

El portón de entrada a la Casona Anauco Arriba,  patrimonio histórico y arquitectónico de la urbe capitalina, se encuentra en medio de hermosos jardines que la rodean.

Monumento histórico, patrimonio cultural

Luego de múltiples propietarios y habitada por distintos personajes en transcurso de 300 años (obispos, alcaldes, ganaderos, capitanes, entre otros), pasó a ser propiedad del Municipio Libertador, en 1983 como Bien Municipal. La Casona Anauco Arriba es Monumento Histórico Nacional según gacetas oficiales 29.313, 10.224 y 33.093.

Su último propietario había sido Luis Suárez Borges, quien la adquirió en 1950 y realizó dos intervenciones. La primera antes de habitarla y la segunda, cinco años después, con modificaciones a la estructura original.

Sin embargo, a pesar de haber sido objeto de intervenciones descontroladas, la Casona Anauco Arriba conserva una muy buena parte de sus condiciones originales que le confieren a la edificación un valor histórico y arquitectónico importante.

Las restauraciones de la Casona Anauco Arriba

A finales de la década de 1990, a Fundación para la Protección y la Defensa del Patrimonio Cultural de Caracas (Fundapatrimonio), diseñó e inició el proyecto de restauración y preservación de la casona colonial con la participación de las distintas comunidades de la zona.

La restauración, realizada en varias etapas culminó el año 2001. Posteriormente, en 2013, el organismo responsable de salvaguardar los bienes patrimoniales, realizó una nueva intervención para adecuar las tuberías y ductos; así como el mantenimiento del sistema de electricidad, la pintura y paredes.

Este recinto ha sido escenario para la preparación de los guardias patrimoniales que protegen los espacios públicos de Caracas. Sin embargo, la preservación de este importante monumento histórico, memoria viva de la ciudad capital, también es responsabilidad de quienes utilizan sus espacios para el aprendizaje, la recreación y el disfrute.

Son diversos los espacios que la Casona Anauco Arriba ofrece para la realización de distintas actividades.  Un salón para conferencias, reuniones y exposiciones; otro para talleres, el patio principal para eventos al aire libre como bailoterapia, por ejemplo,  y un anfiteatro griego que tiene una capacidad para 100 personas, ubicado en las parte posterior de la edificación.

Postal: Museo Colonial Quinta Anauco (Venezuela)  Ori:VE-2273

Con información de Catálogo de Patrimonio Cultural Venezolano. Municipio Libertador (2004-2007), Guía de Caracas   y  Venezuela Turística

Fuente: Haiman El Troudi, 30 de noviembre de 2021

Editado por María Piedad Ossaba