ANÁLISIS ASIMÉTRICOS: Elementos mínimos para comprender la retirada gringa de Afganistán

Debemos tener una lectura muy crítica y profundamente analítica sobre la situación afgana, la retirada estadounidense y la nueva dinámica global que esto conlleva.

Reunión entre Reagan y Muyahidines afganos, 2 de febrero de 1983

Advertencia a los lectores:

Ciertamente un análisis de una nación tan compleja y una cultura tan antigua como la afgana no resulta ni una tarea fácil, ni corta y siendo justos merita una mayor extensión y quizás mayor profundidad, principalmente teniendo en cuenta la coyuntura actual, por ello tratamos de señalar algunos aspectos importantes que aporten al nuestros lectores elementos mínimos para intentar comprender este evento actual de impacto mundial, conscientes de que el análisis siguiente seguramente genere muchas críticas y tal vez no sea bien recibido, consideramos que es necesario y urgente.

Teoría geopolítica  del »Heartland », de McKinder

El centro del mundo

La zona central de Asia ha tenido una importancia fundamental en la historia, diversos imperios como el de Gengis Khan, Alejandro Magno, persas, iraníes, indios, británicos, franceses se han desarrollado o intentado dominar la región central asiática conocida como el Hindu Kush, la cual representó el reto más difícil que la mayoría no superaron. Luego que en 1904 el inglés Halford John Mackinder (político y geógrafo) expuso su teoría del heartland o del corazón continental en la que intentaba prever el futuro del poder geopolítico mundial a partir del la distribución geográfica, se promociona la importancia del Asia central para las grandes potencias, teoría que perdió relevancia con el desarrollo naval, luego recuperada con el desarrollo de los trenes y finalmente el desarrollo de la aeronáutica volvió –aparentemente– restarle importancia.

Antigua Ruta de la seda, debilitada por el desarrollo naval y la invasión europea a « América »

Actual iniciativa China de la Franja y la Ruta

Ciertamente el territorio en cuestión ha gozado de gran relevancia, es así que los Estados Unidos entran al siglo XXI de la mano de la doctrina Rumsfeld-Cebrowski en la cual el oeste (mal llamado medio oriente) y centro asiático tenía un protagonismo relevante, igualmente China con su proyecto de la franja y la ruta reafirma la importancia en la región, los estadounidenses apuntando a caotizar (tal como hemos visto los últimos 20 años) y los chinos a expandirse económicamente con niveles de desarrollo considerables para los países implicados en su proyecto.

Talibán, Muyahidín y Al-Qaeda

Dicho esto veamos de donde surge las organización talibán, podríamos rastrear hasta los grupos más allá de los grupos indo-arios los orígenes de una sociedad históricamente signada por dos características que han permanecido hasta el día de hoy, el cultivo, pastoreo y una carácter aislacionista (tal vez determinado por las condiciones geográficas) que ha generado una cultura tendiente mayoritariamente a ser conservadora.

Plan Rumsfeld-Cebrowski. Ante el auge sino-ruso si no se podía controlar « el centro del tablero » La mejor opción era caotizarlo, las evidencias de estos 20 años certifican que más que un plan logró ser una doctrina

Aunque con DAESH se difundieron imágenes atroces, el talibán ya había sido el primero con esas prácticas en épocas menos digitales, imágenes del asesinato del presidente Nayibulá en 1996

Talib significa estudiante, talibán, estudiantes, esto con referencia al estudio del Corán, esta corriente religiosa musulmana de la linea sunní e influenciada por el wahabismo saudí, sostiene una interpretación fundamentalista del Corán, debemos entender que en el desarrollo histórico de la cultura árabe y persa la construcción social parte de una perspectiva teocrática, por lo que la idea de Estado y Gobierno puede resultar muy distante a la occidental.

Muyahid (llamados luchadores por la libertad por los EUA) entrenando con un Stinger estadounidense

Su origen como organización es relativamente reciente, 1994 aunque el término fue usado por los británicos en 1888 para referirse a los más osados y salvajes combatientes de la resistencia que enfrentó el colonialismo británico en la región, herederos de los Muyahidines (el que pelea la guerra santa) principalmente aquellos que hicieron resistencia a la república democrática de Afganistán (de orientación socialista) y las reformas sociales y políticas que ésta implementó como la liberación e igualdad de las mujeres, la secularidad del Estado y las reformas agrarias, estas últimas fueron el punto de quiebre que radicalizó a los sectores más conservadores.

Osama Bin Laden, en épocas que era visto como un héroe por el Gobierno estadounidense y entrenado por la CIA

Los sectores tribales que se alzan en contra del gobierno socialista afgano fueron rápidamente instrumentalizados por los estadounidenses y británicos en plena de la Guerra Fría, ofreciéndoles apoyo político desde Paquistán, financiamiento económico, entrenamiento y equipo militar de última generación en el marco de la Operación Ciclón, es allí que se forman personajes como Osama Bin Laden, fundador de Al-Qaida y Mohammad Omar el mayor líder talibán, esa interacción conforma en los grupos que derrotan a las fuerzas soviéticas un carácter anticomunista, antioccidental (contradictoriamente teniendo en cuenta sus financistas originales) y principalmente fundamentalista.

Es así como entre el talibán, Al-Qaida, y Daesh existen “lazos familiares”, tanto por su ideología fundamentalista, sus “ocultas” relaciones con el imperialismo estadounidense y en menor medida el británico, como por el papel de operadores proxies que cumplen en la dinámica geopolítica caotizadora de los estadounidenses en la región, como en toda familia esos lazos de sangre económicos e ideológicos no excluyen confrontaciones entre primos, es así como en medio de la desestabilización de Siria, Libia e Irak se han enfrentado Daesh y Al-Qaida principalmente tratando de monopolizar el negocio de la guerra e igualmente en Agfanistán ambos grupos contra los talibán, será interesante ver como impactara en las relaciones de estos grupos la adquisición de un Estado nación.

Demografía étnica en el oeste asiático. Obsérvese la variedad y como en países como la República Islámica de Irán coexisten desde hace más de 40 años sin el nivel de conflictividad (intervencionismo) que han tenido países como Afganistán o Irak

Distribución religiosa en la misma región, Al-Qaida, el Talibán y DAESH pertenecen a una facción minoritaria de influencia wahabbi (Color morado claro) fuerte solo en la monarquía saudí, la mayoría del mundo musulmán sufre de la violencia de una pequeña minoría alimentada por el imperialismo.

¿Étnias, tribus y religión ó simple economía?

Ahora bien, mucho esfuerzo hace la mediática occidental en imponer una visión religiosa de los conflictos en África y Asia, su última expresión es la campaña que tiene como epicentro a la minoría étnica uOgur en China, pero cuando vemos la distribución geográfica de los grupos étnicos y religiosos, se evidencia una gran diversidad y convivencia entre distintos grupos étnicos y religiosos, cuando lo que se vende es que no existe tolerancia entre las distintas corrientes. Esta revisión geográfica más bien nos evidencia que los grupos violentos son minoritarios y su control territorial está fundado en el miedo y el terror que generan.

Pero esa ilusión mediática del conflicto religioso no es más que un elemento distractor que sirve para ocultar intereses geopolíticos por un lado, un inmenso mercado negro de armas y una red de narcotráfico por el otro, solamente comparable con la que gira en torno a Colombia, siendo que al igual que en país neogranadino, el aumento de la presencia militar estadounidense en Afganistán se tradujo en un aumento del 900% de la producción de heroína, por lo que al igual que en Colombia donde el “fin del conflicto” con los acuerdos de paz no implicó una reducción de la violencia, ni de la producción del narcotráfico, es de esperarse de que en Afganistán el repliegue táctico estadounidense no se vea reflejado en prosperidad y progreso, reducción de la violencia o la producción de opio.

Huida estadounidense en Saigón, dejando tras de si abandonados a muchos de sus colaboradores

Retirada de los estadounidenses en Afganistán, planificada, advertida, mediatizada, muy bien manipulada

Diferencias entre retirarse y perder 

Otro elemento ha sido una constante comparación de la retirada estadounidense de Afganistán con la derrota en Vietnam, al respecto, es descontextualizado comparar la resistencia y victoria del pueblo vietnamita ante unos Estados Unidos que descargó en un pequeño territorio más bombas que las utilizadas en la Segunda Guerra Mundial en territorio europeo, con la retirada voluntaria, programada, consensuada y negociada de las fuerzas militares estadounidenses en Afganistán.

Soldado estadounidense en un campo de amapola en Afganistán


La imagen del desarrollo llevado por las fuerzas estadounidenses a Afganistán, que muy seguramente se mantendrá

Producción de opio en Afganistán

Producción de coca en Colombia

Por un lado debemos evaluar si realmente Estados Unidos resulta derrotado militarmente, si sólo se llegó a un punto muerto donde el invasor no logra la supresión de la resistencia y el control del territorio o si bien se lograron acuerdos bajo la mesa donde los locales garanticen el flujo del opio, reservas de litio, el papel de cuña en la región y el fortalecimiento del mal llamado terrorismo musulmán y la presencia militar ya no sea necesaria.

Presencia de grupos extremistas islámicos

Presencia de grupos extremistas islámicos, la coincidencia con el plan Rumsfeld-Cebrowski habla por si sola

Y es que la imagen de los Estados Unidos derrotados tiene muchas aristas en la coyuntura actual, por un lado queda con una imagen debilitada en medio del auge chino y ruso en el tablero internacional que puede generar empatía de la audiencia global si se sabe canalizar, hasta pudiese fortalecer el consenso en torno a la necesidad de acuerdos y esfuerzos comunes contra el fantasma del “terrorismo” esto en el mediano y largo plazo, pero, y como contraparte, la derrota del “malvado invasor imperialista” si es canalizada correctamente en gran medida lava el rostro del talibán ante la opinión internacional en la oportunidad de instalar un nuevo Gobierno, esto en el corto plazo, ya que por la alta rentabilidad que representa el narcotráfico, la necesidad de la implementación de la violencia para sustentar esa industria y la importancia de una fachada para todo esto y ahí nada mejor que algún conflicto religioso con los países vecinos, tarde o temprano, sino que inmediatamente Afganistán se convierta en una base de apoyo para la expansión y fortalecimiento del terrorismo en la región y por la naturaleza política de este su articulación natural es con un proyecto imperialista, por ello es que naciones como China, Rusia e Irán se plantean inmediatamente el establecimiento de relaciones diplomáticas en la oportunidad de influir en el país y evitar el fortalecimiento de los grupos terroristas en sus territorios.

Grupo de Spetnaz soviéticos durante la guerra con Afganistán

Spetnaz soviético en Afganistán en los 80

Ahora bien, tampoco es válida una comparación de la actual retirada con la soviética de finales del siglo pasado, ya que los soviéticos enfrentaron una resistencia bien financiada y dotada con armamentos de última generación que en un punto del conflicto como poco permitió una paridad tecnológica de los muyahidines y las fuerzas soviéticas, totalmente distinto el caso entre los estadounidenses y el talibán, donde mucho del armamento, las técnicas, tácticas y el financiamiento provienen del mismo país agresor, mientras el conflicto soviético-muyahidín fue una guerra de proxies, en el caso EUA-Talibán no lo es.

Adjudicar una interpretación reivindicativa de un nacionalismo “antiimperialista” con una base social de apoyo comparable a la que existió en Vietnam es un exabrupto, si bien el talibán tiene un gran apoyo en regiones montañosas y campesinas, no sucede igual en los territorios urbanos y más occidentalizados, industrializados y desarrollados, mientras Vietnam era una nación mayoritariamente unificada en torno a la lucha contra el invasor, Afganistán es más parecido a un saco de gatos, donde los múltiples señores de la guerra, del narco y caudillos locales que se unificaron en torno a un “enemigo común”, a falta de este muy probablemente entren en conflictos internos.

Finalmente al respecto vale señalar que en gran medida el apoyo que ostenta el talibán en estos momentos está fundamentado en el miedo que genera el ejercicio violento del fundamentalismo islámico que predican, así como la salida del ejército soviético no trajo tras de sí la estabilidad, unidad nacional y el desarrollo, muy probablemente la salida gringa resulte igual, mientras en Vietnam la historia es totalmente distinta.

Cierre definitivo del ciclo unipolar

Lo cierto es que la salida militar (habrá que ver que relaciones económicas quedan establecidas) gringa de Afganistán representa el cierre de un ciclo para el imperialismo EE. UU.-OTAN, siendo una aceptación de la inviabilidad de la imposición de una hegemonía unipolar y a su vez es la puerta de entrada de relaciones multipolares con China, Rusia y en un tercer lugar Estados Unidos como protagonistas.

Esto nos permite prever que habrá un mayor énfasis monroeísta en la política internacional estadounidense, a la par que por su naturaleza ira jugando bajo la mesa para tratar de generar un equilibrio mundial que le permita ciertos niveles de superioridad, en gran medida la disputa entre soberanistas y globalistas se inclina hacia los últimos, ciertamente hay mucho por decir aún, pero definitivamente no hay que caracterizar los eventos recientes en Afganistán como una victoria popular, una derrota imperialista ni una estabilización de la región.

Grandes perdedores en Afganistán

Con la llegada del talibán los grandes perdedores son los civiles y las mujeres afganas, ya que más allá del manejo mediático previsible dónde ofrezcan pequeños espacios de tolerancia hacia la mujer, se profundiza la opresión infantil y de género, así como la explotación, ya que lo que se desarrollara es un modelo oligárquico con la posibilidad de la construcción de una nueva elite terrateniente sustentada en las armas, el fundamentalismo y el narcotráfico. Esto se entiende en cierto sentido al comparar los avances durante la existencia de la república democrática afgana de orientación socialista, respecto a la educación, al desarrollo, al respeto hacia la mujer y la secularización del país, que fueron radicalmente más profundos que en el periodo posterior al cambio de Gobierno y menos aún durante estos 20 años de ocupación estadounidense.

Estos eventos abren una etapa donde la realidad se hace mucho más compleja y de difícil comprensión, donde los matices y parámetros morales referenciales son en extremo difusos y genera un ambiente propicio para la manipulación de las masas con la finalidad de imponer nuevos patrones de conducta, modelos sociales y en definitiva la actualización de las formas de explotación y alienación. Debemos tener una lectura muy crítica y profundamente analítica sobre la situación afgana, la retirada estadounidense y la nueva dinámica global que esto conlleva.

Abdul Ahad Mohmand —en pashto, عبدالاحد مومند— (Sardah, 1 de enero de 1959) es un ex aviador y cosmonauta afgano, el único de su país en el espacio cuando estuvo a bordo de la estación espacial Mir en 1988.

Mujeres combatientes en una milicia anti muyahidín

Obrera afgana en los años 80

Estudiantes de una universidad afgana en los años 80

Calles afganas a inicios de los 80

Mujeres en plan de alfabetización del campo afgano 1980

Transporte público de la época

Mujer azotada por talibanes en épocas actuales

Esperamos sus opiniones  observaciones o cualquier imprecisión.

Ya que estás aquí, te queríamos comentar una cosa…

El artículo que acabas de leer es producto de muchas horas de investigación, redacción y edición invertidas por nuestro pequeño equipo. Gracias a ese esfuerzo podemos compartir éstos contenidos hechos con la mejor de las intenciones y dedicación.

Esperamos podamos contar con tu apoyo que es lo que nos permitirá seguir existiendo, investigando, informando y explicando cómo lo que ocurre en el mundo nos afecta.

No te pedimos apoyo económico, pero sería bienvenido, te pedimos que nos ayudes a difundir.

Ofrecemos servicios en el área de Seguridad integral desde una perspectiva no convencional,  SeguridadConCiencia es un proyecto autónomo que resiste ante una agresión extranjera.

Entre nuestros servicios puedes encontrar;

•Análisis, investigación, estudios, diseño de proyectos, esquemas y políticas corporativas y públicas de seguridad, así como evaluación integral de riesgo.

•Procesos de formación técnica, táctica y estratégica en materia de seguridad y defensa personal, bajo el método SUFFAK.

•Servicios de seguridad y protección personal.

•Venta, instalación y mantenimiento de equipos se seguridad CCTV, control de accesos perimétricos y más…

Difundiendo nos ayudas enormemente, gracias.

Enlaces y fuentes:

https://m.youtube.com/watch?v=8BDTTs38i10

https://www.telesurtv.net/news/estados-unidos-retirada-afganistan-fracaso–20210816-0006.html

https://mundo.sputniknews.com/20210817/el-taliban-busca-crear-un-afganistan-viable-1115154808.html

https://www.pagina12.com.ar/361926-kabul-game-over

https://www.voltairenet.org/article213645.html

https://www.voltairenet.org/article212956.html

https://www.voltairenet.org/article213166.html

https://www.voltairenet.org/article212755.html

https://www.voltairenet.org/article212747.html

https://www-washingtonpost-com.translate.goog/outlook/2020/10/22/taliban-isis-drones-afghanistan/?arc404=true&_x_tr_sl=auto&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es-419&_x_tr_pto=ajax,nv,elem

http://jsmutxamel.blogspot.com/2015/09/el-afganistan-socialista-1978-1992.html?m=1

https://www.forbes.com.mx/ganancias-y-opio-el-comercio-ilegal-de-drogas-en-afganistan-es-una-ventaja-para-los-talibanes/

SeguridadConCiencia, 17 de agosto de 2021

Editado por María Piedad Ossaba

Русская версия

English version