Cómo me hice anarquista

Leyó a Bakunin, a Proudhon, a Kropotkin, eso de Sin dios ni amo… Vivió, –muy probablemente–, la fraternidad del cuchillo para cortar el chorizo y el pan de la amistad… y se hizo anarquista.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20