La pluma dice lo que el hombre calla...

22 octubre 2017 - 03:56
Esto se debe a la aceleración del ritmo de estrés de la vida profesional y alto costo del tratamiento de los problemas sexuales psicológicos comprar-rx.online


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos lleva a la Corte el caso de la Operación Génesis

E-mail Imprimir PDF

Tras 14 años de impunidad

El caso se relaciona con la operación militar de contrainsurgencia denominada Génesis y las incursiones paramilitares llevadas a cabo entre el 24 y el 27 de febrero de 1997, en las comunidades afrodescendientes de la cuenca del río Cacarica, en el departamento del Chocó. Los bombardeos de la Operación Génesis y las violaciones de derechos humanos cometidas en las incursiones paramilitares, como las torturas y la ejecución extrajudicial de Marino López, amenazas de muerte, saqueos, hurto y destrucción de bienes, entre otros, ocasionaron el desplazamiento forzado de cientos de miembros de dichas comunidades, mayoritariamente mujeres y niñas y niños.

Las víctimas estuvieron desplazadas por más de cuatro años, viviendo en situación de hacinamiento y precarias condiciones de vida. Durante dicho desplazamiento fueron objeto de actos de hostigamiento y amenazas, y la CIDH dictó medidas cautelares para su protección.
La Comisión concluyó que estos hechos constituyen un crimen de lesa humanidad, ya que hacen parte de un patrón de violencia masiva, sistemática y generalizada y se ejecutaron en el contexto del conflicto armado. Las autoridades abrieron investigaciones y existe un proceso pendiente contra un General y cinco miembros paramilitares, pero la Comisión concluyó que las investigaciones no se llevaron a cabo de manera rápida y eficaz ni se examinó la multiplicidad de violaciones ocurridas durante la Operación Génesis, las incursiones paramilitares, las violaciones ocurridas como producto de éstas y el desplazamiento forzado que ocasionaron. Asimismo, la Comisión concluyó que los tribunales de justicia actuaron con falta de diligencia para impulsar el procedimiento penal tendiente a esclarecer los hechos de violencia y sancionar a sus responsables, por lo que los hechos permanecen en la impunidad.
El caso se envió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 25 de julio de 2011 porque la Comisión consideró que el Estado no cumplió con las recomendaciones contenidas en el informe de fondo.
 
DEL GÉNESIS DE LA DESTRUCCIÓN HUMANA Y AMBIENTAL EN CACARICA
En la madrugada del 24 de febrero de 1.997 se dio inicio a la llamada operación 004 “Génesis” de la Brigada 17 del ejército, con el pretexto de ser una acción contra el Frente 57 de las FARC EP. Uno de los sobrevivientes relató su testimonio, al presenciar con demás miembros de su comunidad el asesinato de MARINO:
Nuevamente los bombardeos. El 27 de febrero estando allá en Bijao, llega un grupo de paramilitares y un militar, a eso de las 9:00 de la mañana, MARINO LOPEZ, me dice estoy con miedo, no se si salir a Turbo. Los paramiltares y también militares rodearon todo el caserío, la gente ya había salido unos más arriba, otros a La Tapa. Nos juntaron a todos, nos amenazaron. A MARINO lo obligaron a bajar unos cocos, él como entre el miedo, y nosotros diciéndoles, "ya nos vamos". MARINO les decía, si fueron tres días los que nos dieron", y dijo uno "ustedes se van hoy". Dos de los doce militares tomaron a MARINO, y luego de entregarles los cocos, él se puso sus botas y su camisa, y les pidió sus documento de identidad. Uno de ellos dice: "ahora si quiere el documento de identidad, guerrillero". Reclámelos a su madre, y vuelven a acusarlo de guerrillero. Y les dice: "ustedes saben que yo no soy". Lo insultan, lo golpean. Uno de los criminales coge un macheta y lo corta en el cuerpo, MARINO intenta huir, se arroja al río, pero los paramilitares, lo amenazan, "si huye, le va peor". MARINO regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas a la altura de las rodillas. Y empiezan a jugar fútbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos. Ya no había nada más que decir, qué hablar. Todo estaba dicho. Endiablados, sin ninguna fe, ninguna moral. Todo gris, el alma, el cielo, la tierra. Todo se hizo silencio. Todo fue terror. El bombardeo del cuerpo, el bombardeo del alma. La muerte se hizo un juego”.
Desde ese tiempo hasta hoy 86 víctimas de asesinatos, de desapariciones y de tortura.

La operación de esos días fue comandada por el General ® RITO ALEJO DEL RIO ROJAS, quién resultó precluido –absuelto de responsabilidad penal– de sistemáticas violaciones de derechos humanos y crímenes de Lesa Humanidad. De su responsabilidad en esta actuación militar en 1997, en marzo de 2004 es absuelto por el Fiscal General de la Nación LUIS CAMILO OSORIO.
14 años de absoluta impunidad. Las declaraciones de los testigos, extraviadas. Los responsables en plena libertad por las calles, por los ríos, en las sedes polìticas, los que participaron en la estrategia militar encubierta gozan de los privilegios de la Ley 975/05 llamada “Para la Justicia y Para la Paz”.
En su acusación, el Fiscal concluyó que para el momento en que fue asesinado MARINO LOPEZ MENA, existió un proyecto común entre grupos paramilitares y el ejército Nacional. Sustenta sus afirmaciones y la decisión de llamar a juicio al ex militar en varias declaraciones de jefes paramilitares que dan cuenta de la estrecha relación existente entre estos y aquel. Jefes paramilitares como SALVATORE MANCUSO, EVER VELOZA, alias H. H, CARLOS GARCIA alias Doble “Cero” CARLOS CASTAÑO y indicaron que, entre este último y el general, existió una amistad personal y que del Río colaboró activamente en la consolidación del paramilitarismo en Urabá.
La Fiscalía sostiene que el General Rito Alejo realizó acciones positivas como reuniones con jefes paramilitares y trasporte de tropas legales e ilegales en los helicópteros de la Brigada bajo su comandancia. También facilitó, con su omisión, la realización del homicidio; sus tropos no hicieron presencia en el lugar y la falta de actividad para repeler y enfrentar a los paramilitares de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá y del Bloque Elmer Cárdenas facilitaron la consumación del crimen del campesino afrodescendiente. La Fiscalía reconoce, además, que el homicidio de MARINO es un crimen de Lesa Humanidad, una ofensa para toda la humanidad, que tiene estrecha relación con el desplazamiento forzado al que se vieron sometidos miles de afrodescendientes en el bajo Atrato.
http://justiciaypazcolombia.com/CIDH-presenta-caso-sobre-Colombia
http://justiciaypazcolombia.com/Operacion-Genesis-tortura-y,2989

Fuente: Rebelión, 31 de julio de 2011

Actualizado ( Lunes, 01 de Agosto de 2011 23:28 )