Autor: Esther Yáñez Illescas

Esther Yáñez Illescas Soy periodista nómada. Ahora en Caracas. Antes en Madrid, EEUU o Moscú; aunque lo que siempre me acompaña es un plato de cerámica talaverana para colgar fotos monas en la puerta de la nevera. Es un imán y me lo regaló Marta, que es una de esas amigas hermanas que podría sacarme un moco sin pestañear. Me gustan los garbanzos, dormir con la almohada entre las piernas, tomar café marrón-grande en las panaderías caraqueñas y copiar listas de YouTube a adolescentes millonarios. Siempre he querido un perro pero tengo un gato ruso que cuida mi ex novio en Chamberí. Escribo como pienso y me lo tomo todo demasiado en serio, sobre todo cuando dicen que la postverdad es tendencia en el gremio. Nunca hay demasiada sangre en las venas.