Desde la Comuna de Paris

En esencia la Comuna de Paris fue un breve movimiento insurreccional que gobernó la ciudad de París-Francia del 18 de marzo al 28 de mayo del año 1.871, lugar en el cual se instauro un proyecto político popular, revolucionario y socialista autogestionario de gobernanza

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

El presente artículo tiene como propósito promover el debate para el fortalecimiento de la conciencia de clase del movimiento popular venezolano, en su papel histórico y su lucha social emergente en este tiempo, orientado desde una perspectiva crítica del conocimiento, donde la creatividad como iniciativa concurrente es necesaria frente a la crisis sistémica general en la que actualmente se encuentran atrapados sin aparente salida, todos los modelos económicos de desarrollo capitalista hasta ahora experimentados en el mundo y especialmente en América Latina en la que los gobernantes y sus gobiernos de distintos signos ideológicos se desgastan aceleradamente sin encontrar las respuestas verdaderamente naturales y propias que al menos asomen alguna esperanza de «vida» para la humanidad en su conjunto; y aun cuando esta idea es dramática y luce apocalíptica es rigurosamente cierta, créanlo..!

Hoy por hoy la propuesta económica comunal, que más bien es un sistema de producción ecológico amigable, es el único sistema alternativo de gobierno, posible de encontrar esas respuestas humanamente civilizadas para hacer frente a los aparatos tecnológicos de la destrucción y la muerte de las especies terrestres ya en un avanzado estado de envenenamiento y extinción. Estamos hablando del Poder Popular, basado en un cambio cultural transformador con principios y valores sociales distintos conectados a una fuente del conocimiento que permita abrir paso a un nuevo amanecer en el planeta. La comuna es la única tabla de salvación que le queda a la sociedad toda en el futuro; y debe quedar claro que cualquier esfuerzo que se haga sería inútil si no se toma en cuenta el tema ecológico con una visión integral del problema.

Para quienes tenemos espacios de actuación en el movimiento popular de Venezuela, la comuna y el estado comunal continúan siendo un tema pendiente para el debate, ya que el mismo viene siendo postergado interesadamente por algunos sectores institucionalistas, debido a la corta visión estratégica que tienen desde el gobierno en su conjunto, comenzando con el tren ministerial encabezados por el propio ministerio de las comunas, siendo el principal obstaculizador del desarrollo comunitario y el desmontaje del viejo estado burgués, por otro lado también el propio movimiento comunitario nacional que todavía no ha entendido su verdadero papel político en términos de la insurgencia y la ética revolucionaria a partir de la acción emergente frente al orden establecido, sustentado por quienes se oponen a los cambios de transformación estructural en Venezuela. Hugo Chávez, en su oportunidad dijo: «yo soy el primer conspirador contra este estado», y lo fue definitivamente, teniendo sobradas razones para hacer lo correcto desde una perspectiva emancipadora en su conciencia revolucionaria.

Antecedentes históricos de las Comunas

No es nuestro interés narrar la historia cronológica exhaustiva o repetir los hechos ya contados, de lo que se trata es, de abrir un espacio dinamizador del debate popular productivo en el seno del movimiento popular frente al gobierno y su locura electorera de decretar ciudades comunales desde el estado burgués constituido y más allá, para que en el marco de la formación militante ayude a entender la filosofía del poder en manos del proletariado social de este tiempo, tomando en cuenta las experiencias vividas y las nuevas realidades que hagan posible superar los errores del pasado y experimentar nuevos caminos hacia el empoderamiento del poder popular verdadero.

Sin pretender en ningún caso negar el histórico hecho de Paris, icono emblemático de la clase obrera mundial que como referencia moral obligada constituye el punto de partida de cualquier análisis por simple que este sea en el contexto actual. Para abordar con justeza el tema que hoy nos ocupa a la luz de una evidente vigencia ante el resurgimiento de la fuerza antagónica del capital con una voracidad extrema por dilapidar las riquezas del planeta cualquiera sea el territorio a saquear, sin importar los irreversibles daños ecológicos ni las muertes causadas por las guerras promovidas desde el imperio estadounidense y sus miserables aliados.

Es prácticamente imposible hablar de «comuna» ignorando la comuna de parís, hechos que recogen la esencia genuina de la iniciativa popular legitima del movimiento revolucionario francés, que jamás podrá ser borrado como el mejor de los ejemplos políticos ideológicos de la clase proletaria mundial; pues el sacrificio humano que implico esa gesta a sangre y fuego en disputa por la toma del poder obrero de ese tiempo tiene el mérito más sublime y consagrado del hombre concienciado por insertar sus derechos civiles y políticos en la sociedad moderna.

Ahora volviendo a los antecedentes históricos, desde la comuna medieval que fue una entidad política caracterizada por la edad media europea, hasta llegar a los sucesos de parís pudiéramos decir que han habido miles de intentos, ensayos y experiencias de gobiernos comunitarios, que han mostrado en su haber distintas fórmulas de resolver el problema de la coexistencia humana de sociedades autogobernadas que han conseguido soluciones prácticas y naturales propias de sus territorios que satisficieron las necesidades habidas en esos tiempos.

El trascendental ejemplo de la Comuna de Paris

No podemos en ningún caso dejar de mencionar la comuna de parís, por el carácter extraordinario de un suceso que marco para siempre el hecho más profundo de la confrontación (lucha de clases) en el plano social, económico, político y militar del antagonismo real entre la clase obrera proletaria y la burguesía y sus aliados naturales, en una lucha a muerte (todo o nada) por el control absoluto del poder político y económico, para entonces unas de las sociedades «más avanzadas de la historia».

La misma constituye una referencia obligada de cualquier manera a la luz de los acontecimientos en las calles de la capital francesa donde el pueblo en armas enfrento al poder institucional establecido y defendió con valor y conciencia revolucionaria sus derechos con honor y dignidad, sin duda un desafío que todavía está vigente en nuestro tiempo como cuenta pendiente por saldar. No podía ser de otra manera, esa la más original disputa de cada factor que lucha por imponer el modelo de su interés ideológico y filosófico como clase social.

En esencia la Comuna de Paris fue un breve movimiento insurreccional que gobernó la ciudad de París-Francia del 18 de marzo al 28 de mayo del año 1.871, lugar en el cual se instauro un proyecto político popular, revolucionario y socialista autogestionario de gobernanza; movimiento que lamentablemente fue sofocado por las fuerzas represoras y asesinas del gobierno institucionalista del aristócrata Thiers y sus aliados internos y externos.

Antecedentes originarios de las Comunas en Venezuela

No es una utopía el establecimiento de las comunas en Venezuela, porque ya fue posible para nuestros antepasados desde sus organizaciones comunitarias originarias en las distintas etnias indígenas mucho antes de la invasión colonialista de aquel imperio español hace más de quinientos años cuando la corona a través del virreinato de la nueva granada con el apoyo anticristiano de la iglesia católica, a sangre fuego se dio inicio a un proceso desbastador con la cacería humana o el genocidio de nuestra población indígena que resistió en defensa de su existencia como pisatarios originales de esta parte del planeta, pero también como clase social protectora de la naturaleza y el medio ambiente.

Nuestros antepasados, auténticos pobladores del territorio venezolano por primera vez iniciaron el camino comunal socialista y allí esta ese referente histórico de organización social, trabajo y lucha por alcanzar mejores niveles de vida en el desarrollo humano como sociedad primaria a partir del autogobierno comunitario participativo y sustentable, que hoy nos planteamos también en el contexto urbano, donde el tiempo y el espacio territorial es distinto pero la tarea organizativa y social, y el propósito político de clase son iguales hoy.-

*Corriente Revolucionaria del Poder Popular (CRPP) Carabobo, Dirección Política Regional

Aguedo Alcalá Machiz

Fuente: Aporrea, 17 de marzo de 2021