28-F: hace 41 años, Andalucía consiguió su Estatuto autonómico

Por fin el 28 de febrero de 1980 se celebró el referéndum para crear la nueva comunidad autónoma, Andalucía.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Al sur de España, «verde, blanca y verde» reluce Andalucía, la comunidad autónoma más poblada de España, la segunda con mayor extensión, tras Castilla y León y en la que residen 8,3 millones de personas. Cuenta con ocho provincias y un rico patrimonio natural, histórico y cultural por todos conocidos. Un territorio tan extenso y variado, con una diversidad de paisajes y climas como tesoro, que la convierten en destino ideal para recorrerla en cualquier estación del año. Día especial para hacerlo es el 28 de febrero, en el que la comunidad celebra el Día de Andalucía.

Para los andaluces, el 28-F es una fecha señalada. Conmemoramos el día de Andalucía puesto que fue cuando se celebró el primer Referéndum de autonomía y conseguimos el Estatuto para Andalucía.

Juan Kalvellido, Tlaxcala

Este proceso fue consecuencia de levantamientos populares frente a un poder colonial que había mantenido nuestro pueblo desde la conquista germánica de Al Ándalus. Esta conquista sirvió como modelo para el resto de las invasiones del imperio español donde se perpetraron los mismos métodos usados en nuestra tierra y con nuestro pueblo.

En las conquistas de España, Andalucía fue su primera víctima.

El reparto de la tierra entre los conquistadores, su monopolio, la religión única del Vaticano como actor e instigador de la empresa, la denigración de la población hasta convertirla en meros súbditos de un reinado impuesto, sojuzgo a nuestro pueblo a niveles de pobreza y humillación jamás visto y que amenazaba a Madrid continuamente con revueltas y levantamientos populares.

Pero nuestra gente nunca olvido, utilizó la cultura popular, la memoria familiar para recordar y reconstruir una sociedad que inevitablemente se alzó.

Y lo hizo de manera notable a partir del 4 de diciembre de 1977, cuando cerca de un millón y medio de andaluces, expresaban su deseo de conseguir el estatuto de Autonomía por la que muchos habían dado su vida. Fue un gran acto de afirmación como aquel otro 4D de 1868, cuando Cádiz se alzó reivindicando la República Federal.

Los Andaluces superaron el miedo a una dictadura que, aunque muerto su caudillo mantenía intacto todo su poder de represión y control.

Y lo ejercieron.

Numerosas víctimas “ocasionales” mancharon nuestra alegría por una libertad soñada, pero no consiguieron detener nuestra sed de libertad.  Un proceso histórico con crímenes no resueltos.  Como el de Manuel José García Caparrós que fue asesinado en la manifestación donde se echaron a la calle más de doscientas mil personas. Tenía solo dieciocho años.

Efectivamente, tras intensas luchas sociales se nos permitió un referéndum que ya se planteaba con trampas y engaños. El artículo 151 de la Constitución española, la llamada ‘iniciativa municipal’, se pudo solicitar la vía rápida para acceder a la autonomía plena para Andalucía. Según tal disposición, una comunidad autónoma podía iniciar tal vía rápida para acceder a la autonomía plena si más del 75 por ciento de sus ayuntamientos en cada provincia (no valía un 80 por ciento, por ejemplo, en una provincia y un 20 por ciento en otra) de la comunidad correspondiente aprobaba la medida en un pleno extraordinario.

A cada paso que la sociedad andaluza daba en el camino de la autonomía se creaban más trabas legales, pero con la misma determinación fueron superadas.

Por fin el 28 de febrero de 1980 se celebró el referéndum para crear la nueva comunidad autónoma, Andalucía. Referéndum con condiciones ya que tenían que llegar en las ocho provincias al 50% de los electores respondiendo afirmativamente, en caso de no llegar a esa cifra, se debía repetir cinco años más tarde el propio referéndum o según el artículo 151 de la constitución, las ciudades que, si llegasen a esa cifra, podrían llegar a constituirse como ciudad autónoma.

Incluso cuando Rafael Escudero, que fue el máximo dirigente político en este proceso, intentó ejercer su derecho al voto en su colegio electoral en la mañana del 28 de febrero de 1980, descubrió con estupor que su nombre no aparecía en el censo. Tras múltiples vueltas y revueltas, consultas, dudas, esperas y situaciones aberrantes, pudo finalmente votar. Instantes antes de introducir la papeleta en la urna, el presidente de la Junta dijo: «En este referéndum han votado cómodamente los muertos mientras los vivos hemos tenido serias dificultades para hacerlo»

Las irregularidades del referéndum se verificaron en todo el día, y por supuesto en el conteo con lo que consiguieron dar un típico “pucherazo” proclamando que la provincia de Almería había llegado “solo” a un 49 por ciento del censo total y por lo tanto el referéndum se había perdido.

La reacción popular en los días siguientes se impuso y finalmente el gobierno tuvo que acceder y a pesar de que nos negaron ser comunidad “histórica” el 28 de febrero de 1980 conseguimos en referéndum el acceso a nuestra autonomía en pie de igualdad con otras comunidades. Y lo conseguimos, tuvimos autogobierno, la Junta de Andalucía.

Mural de Decima en Jerez de la Frontera

Juan Pedro Sarasua Helices

Traducciones disponibles: English  Français  Deutsch 

Tlaxcala La Pluma, 28 de febrero de 2021

Carlos Álvarez y Carlos Cano- Verde, blanca y verde- Tierra de Talento 28 F 2021

Joaquín Sabina sobre Andalucía. Especial 28F