Niños perdidos – y el imperio yanqui

Los revolucionarios comunistas pretenden poner fin para siempre a estos ataques racistas contra las comunidades y familias oprimidas, incluidos los niños migrantes que todavía esperan reunirse con sus padres.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. ha tenido que revelar que “perdió el rastro” de las familias de 545 niños separados a la fuerza de sus padres en la frontera entre EE.UU. y México. Los niños migrantes siguen sufriendo, solos y sin padres, en los EE.UU. Una presentación judicial del 21 de octubre por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) dice que sus padres deportados son inalcanzables, muchos de ellos han huido a la clandestinidad en sus países de origen.

 

 

El “enjaulamiento” de las familias migrantes y de los menores no acompañados en albergues temporales comenzó durante el gobierno de Obama. El supremacista blanco Trump puso entonces en marcha un ataque de “tolerancia cero” contra los inmigrantes, que incluía ordenar la separación de padres e hijos en la frontera de los Estados Unidos en 2017-2018. Se trataba de una medida deliberada para que las familias temieran buscar refugio en los Estados Unidos al huir de sus países de origen devastados por las guerras militares y económicas fomentadas por el imperialismo estadounidense.

La cifra de niños migrantes bajo custodia de los Estados Unidos ha vuelto a aumentar hasta unos 1.900 en octubre, en comparación con los 800 de hace unos meses, a medida que más niños no acompañados cruzan la frontera, enviados solos por sus familias desesperadas. (Washington Post, 23 de octubre)

Mientras tanto, el asalto de la administración Trump a los niños migrantes continúa, esta vez con la presión sobre los científicos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades para que acepten un plan peligroso y prohibido por los tribunales para utilizar los hoteles de la frontera para retener a los niños antes de deportarlos. Los funcionarios de los CDC se han resistido, diciendo que esto pone a los niños en grave riesgo de salud durante la pandemia de coronavirus.

El horror generalizado ante las anteriores separaciones de padres e hijos provocó manifestaciones masivas en los Estados Unidos. Estas protestas deben continuar  –constante y enérgicamente– contra todas las políticas racistas de los Estados Unidos que atacan, socavan e intentan destruir las estructuras familiares y culturales que son esenciales para la supervivencia y la resistencia de los pueblos oprimidos.

 

El enjaulamiento continúa la historia racista de los EE.UU.

Tales ataques racistas han sido parte de la estrategia de construcción del imperio de los EE.UU. desde su inicio.

En 1779, durante la Guerra Revolucionaria Americana, el General George Washington (el “Padre de su País”) ordenó una campaña militar de tierra quemada contra las naciones Haudenosaunee en el Valle Mohawk de lo que hoy es el estado de Nueva York. Los soldados “revolucionarios” arrasaron aldeas y huertos, quemaron cosechas de invierno y condujeron a las familias indígenas al exilio, donde muchos murieron de hambre.

La historia de los Estados Unidos está ensangrentada por las masacres de indígenas desarmados, a menudo niños y ancianos, a medida que los ejércitos estadounidenses pusieron en práctica el “Destino Manifiesto” de la expansión de los Estados Unidos mediante el robo de tierras indígenas en todo el continente.

Y la esclavitud legal de los pueblos africanos en los Estados Unidos desde sus comienzos, con la designación de seres humanos como bienes inmuebles para ser comprados y vendidos, significó siglos de ruptura forzosa de las unidades y relaciones de las familias negras. Este asalto de compra y venta a las estructuras sociales del pueblo negro fue la base original de la actual riqueza económica capitalista de los EE.UU.

La estructura misma de los Estados Unidos como país imperialista sigue descansando en ataques sistemáticos y legalmente “justificados” de supremacía blanca contra las comunidades de indígenas, negros y morenos. Estos ataques continúan, desde la separación de las familias migrantes de Latinx en la frontera de los Estados Unidos, hasta los ataques a las comunidades indígenas que defienden los derechos a la tierra y al agua, pasando por los asesinatos policiales y el encarcelamiento masivo de las comunidades oprimidas y empobrecidas.

Un programa de transición destinado al fin del capitalismo en los EE.UU. y al comienzo del socialismo significa luchar para abolir el ICE y la Patrulla Fronteriza, luchar para abolir la policía y cerrar las prisiones, y luchar para acabar con la supremacía blanca.

Los revolucionarios comunistas pretenden poner fin para siempre a estos ataques racistas contra las comunidades y familias oprimidas, incluidos los niños migrantes que todavía esperan reunirse con sus padres.

Workers World

Original: Lost children — and the U.S. empire

Fuente: Mundo Obrero  Tlaxcala

What do you want to do ?

New mail