La Pluma rinde homenaje a Joaquín Salazar

A nosotros nos queda tu recuerdo, el de un hombre nítido, abierto, abrazador.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Joaquín Salazar murió el viernes, 30 de octubre en la Ciudad de Rionegro, Antioquia Colombia. Con él perdemos un hermano, un amigo, un compañero.  Su desaparición deja un gran vacio. Viaja en Paz Joaquín.

María Piedad Ossaba
Directora de La Pluma
Agencia Pueblos en Pie, Francia

A Joaquin Salazar

Ossaba, para La Pluma

Y llegó la gente… Aquellos que habían emprendido el viaje desde lejanías fueron los primeros en llegar a la cita. Las ansias del reencuentro hizo que cruzaramos fronteras ; viajeros de España, Francia, Bélgica, Italia, Alemania, Inglaterra… llegamos empujando ganas y propuestas.

Nos dimos cita en la casa de Joaquín Salazar en la ciudad Suiza de Lausana. El espacio del salon que nos albergaba se iba reduciendo al arrivo de los que iban llegando. También la algarabía aumentaba, la palabrería y la ansiedad era el termómetro que medía la alta temperatura del feliz reencuentro con aquellos que no veíamos desde hacía mucho tiempo. En las postrimerías de la tarde cuando el sol perdía su luz en el país del cacique nestlé y de los relojes exactos, comenzamos el festejo. Trabajaríamos nuestros proyectos durante una semana, tiempo insuficiente para cambiar el mundo, pero para nosotros el permiso de Chronos era suficiente.

El trato con Salazar fue fácil a pesar de las diferencias existentes en el grupo. El hombre no se había embarcado en tareas fáciles, ya que su campo de batalla se encontraba en el ojo del huracán, allá donde solo sobreviven los mas aguerridos, los mejor preparados y de temple acerado. Tampoco temía a la muerte y argullaba que sería un honor morir en el campo de batalla y agregaba «  vivimos en un mundo de traiciones y componendas donde muchas veces nos sentimos vencidos pero jamás exterminados ».

Salazar como todo aquel que busca el equilibrio social se alimentaba del dulce colorido de sus sueños, como tantos otros que empujan el carromato llamado libertad. Hombre aguerrido entre los más, se camuflaba como nota imprescindible en el pentagrama de propuestas nuevas. También llevaba en sus recuerdos la tierra que lo vio nacer y que había tenido que dejar y ansiaba su retorno. Para lograrlo comenzó a prepararse desde su primer dia de exilio con la seguridad del nuevo fuego que lo forjaba.

Los días y los años pasaron y con el tiempo renacieron nuevas alas. Otras empresas lo absorvieron y a ellas se entregó con corazón y alma. Alegría y desición comenzaron a acompañar sus pasos, sin saber que al retornar a su tierra, la muerte áspera y taicionera lo asechaba.

Todos te recordamos y algunos escribimos tus pensares. Estamos seguros que el legado que dejaste hará avanzar las nuevas generaciones.

Ossaba

Joaquín Salazar
Nació el 13 de mayo de 1960 en Medellín, Colombia
Estudios:
Estudió Administración de Empresas con énfasis en Economía Solidaria de la Universidad Luis Amigó. Luego hizo Docencia Universitaria de la Universidad Santo Tomás. Master de Estudios del Desarrollo en el Instituto de Estudios Internacionales  y de Desarrollo de la Universidad de Ginebra. Estaba retomando su tesis doctoral en Geografia Humana en la Universidad de Lausanne en Suiza.
Salió de Colombia para Suiza en enero del 2001 dada la inestabilidad social y política y el contexto de caos, señalamientos, amenazas y persecusión a trabajadores populares y defensores de derechos humanos. Joaquin siempre se destacó por ser un investigador social nato, por su trabajo social y popular, por su defensa de los derechos humanos hecha en el Instituto Popular  de Capacitación – IPC, por sus ideas de equidad, solidaridad y de un mundo más justo.
Trabajos en Suiza, Nicaragua y Colombia:
Como todos los inmigrantes, en un principio en Suiza tuvo que desarrollar trabajos ajenos a su trayectoria. Sin embargo, sus estudios de la maestria en el Instituto de Estudios Internacionales  y de Desarrollo de la Universidad de Ginebra, le permitió desarrollar su trabajo social y político en el país de acogida. 
Entre 2005 y 2012, realizó un trabajo con PROSENECTUTE en un barrio del Cantón de Mont Goulin, que se extendió de manera solidaria a otros dos barrios y conectó las municipalidades. Su trabajo consistia en animar e integrar a personas de la tercera edad y construccion de lazos de solidaridad alrededor de éstas personas en gran dificultad.
Después del 2012, trabajó en una institución de migrantes, MOSAÏQUE en el que desarrolló un proceso de integración de migrantes en la ciudad de Lausanne y en paralelo trabajo en Ginebra en un proyecto de «pasarelas» en un barrio de migrantes desprotegidos y en situación de alta vulnerabilidad que consistía en ayudar  a integrar a dichas personas en la ciudad en condiciones dignas, además de un trabajo sicosocial con una metodología de salud integral comunitaria del doctor Adalberto Barretto para el mejoramiento de las relaciones interpersonales.
A partir de octubre de 2017 trabajaron con la Cooperación Internacional en Matagalpa, Nicaragua, con la Ong PRODESA en la temática del Cambio Climático. Allí hizo acompañamiento institucional para la búsqueda de fondos de la cooperación internacional para los proyectos de ingeniería ambiental y agropecuaria de dicha Ong. De la misma manera hizo acompañamiento  a comunidades indígenas y campesinas para ayudarles a cambiar la manera de producir para mitigar los efectos del cambio. Igualmente trabajó con esas comunidades los vínculos sociales resiliantes a través de redes cooperativas. El trabajo en Nicaragua tenía tres componentes que Joaquin desarrolló:
El primero hizo una cartografía social integral, la segunda, desarrolló sistemas sociales de capitales naturales como el agua, la tierra, el aire y finalmente desarrolló estructuras y vínculos a nivel económico entre personas «palanca» o facilitadoras.
No debemos olvidar que Joaco trabajo a nivel de benevolato, con muchas organizaciones, en la evaluación de proyectos sociales
En 2016 comenzó un proyecto de iniciativa familiar muy interesante en la promoción y acceso a los recursos de energias limpias y renovables a través de Social Energy, en el que el proyecto piloto fue la instalación de páneles solares, en donde se buscó un espacio de vida colectiva en la escuela que luego pasó a colegio «Al Aire Libre» en el Municipio de Santuario, proyecto que duró un año y en el que participó la Universidad de Lausanne.
Finalmente Joaco venía desarrollando una idea con Andrés Felipe y el resto de la familia, como un sueño familiar de energias renovables en Colombia. En ese marco, Joaco estaba haciendo los estudios de factibilidad y el diagnóstico para el plan de desarrollo territorial  de los habitantes del oriente antioqueño para el mejoramiento de calidad de vida de estos municipios, además de la generación de energias renovables.
Esperemos que este sueño familiar de Joaco, Luz Marina, Andrés Felipe y Julián no quede truncado.
Ultimamente en Colombia, apoyó el Observatorio de Seguridad Humana de Medellín a través de una delegación de cooperantes desde Nicaragua, así como el proyecto de promoción para el acceso a los recursos de aguas y energias limpias a través de Social Energy que comenzó en 2016
climático

Varios Autores , Autores divers

Editado por María Piedad Ossaba