¡Basta ya de cacerías de brujas!

¿desde cuándo ser periodista significa tener licencia para realizar acusaciones temerarias y sin fundamento? ¿desde cuándo ser periodista da licencia para la calumnia?

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20
What do you want to do ?

New mail

Por el derecho a la defensa de Ciro Guerra

Hay una nueva víctima propiciatoria para llevar a la hoguera del mal llamado feminismo. Ahora es Ciro Guerra, el gran cineasta colombiano que ha llevado la realidad de los marginados de este país, de los pueblos indígenas, a las pantallas internacionales. Un colombiano que realmente da orgullo, que realmente hace arte, no como esos papanatas machistas e idiotas al estilo de Maluma. No, este sí es un artista de verdad.

Pero es hombre. Así que desde la publicación mal llamada feminista de Catalina Ruiz-Navarro siete mujeres anónimas le lanzan acusaciones de acosador y una hasta que de violador. No sabemos quiénes son, ni cuál es su agenda. Ni siquiera sabemos si existen, o si es una con varias pelucas. Se niegan (o niega) a ir a los tribunales porque no quieren ser supuestamente “revictimizadas” y para evitar el estigma. Pero Ciro es victimizado y estigmatizado mientras se le niega el derecho a la debida defensa. Este nuevo caso es sintomático de todo lo que está mal con el mal llamado feminismo de las élites, que no es más que una cacería de brujas. 

Catalina Ruiz-Navarro encontró en el “feminismo” de jet-set un nicho que le da trabajo, que le da dólares, porque tras años de columnas en El Espectador no se destacaba por mayor cosa. Para ellas, ser feministas es un buen negocio, sin más principios que el billete. Ahora encontró el nicho desde el cual ganar plata a costa del ataque a personajes con talento, hacerse de cinco minutos de fama mediante la destrucción de la personalidad de otros, mediante la destrucción de vidas y carreras. Al final, esto no tiene nada que ver con la liberación de la mujer: es la manera que tiene unas niñas burguesas para abrirse un espacio en el mercado. Esta cacería de brujas pareciera tener mucho que ver con deshacerse de la “competencia”.

Ciro Guerra ya ha dicho que tomará acciones legales. ¿La respuesta de Ruiz-Navarro? De un talante hitleriano impresionante. Torquemada es un bebé de pecho al lado de estas mal llamadas feministas.

“Si decide tomar alguna medida contra una de las denunciantes (…) sería peor para él y si toma acciones legales contra mí y contra Matilde (de los Milagros, autora también del texto) como periodistas, lo que nosotros pensamos sobre eso es que estamos haciendo nuestro trabajo y que si cada periodista dejara de hacer su trabajo por miedo a una denuncia como esa, no tendríamos periodismo” https://cnnespanol.cnn.com/2020/06/25/el-director-colombiano-ciro-guerra-rechaza-las-acusaciones-de-acoso-y-abuso-sexual-de-ocho-mujeres/#0

¿O sea, Ciro Guerra debe aceptar cruzado de brazos que hagan acusaciones en contra de él y no hay manera de que pueda limpiar su nombre? ¿Es que la justicia ya no vale y ahora entonces la revista de Catalina es el tribunal de la suprema verdad? ¿Catalina Ruiz-Navarro desde cuando se convirtió en policía, juez y verdugo? ¿Ahora el periodismo es reemplazo para los tribunales? Y peor aun, ¿desde cuándo ser periodista significa tener licencia para realizar acusaciones temerarias y sin fundamento? ¿desde cuándo ser periodista da licencia para la calumnia? ¿desde cuándo los periodistas son como la realeza europea, que están por encima de la ley? No Catalina, no puedo estar de acuerdo ni con tu periodismo ni con tu feminismo, porque no son más que un matoneo arbitrario.

Si hay evidencia de acciones criminales por parte de Ciro Guerra, esas pruebas deben hacerse llegar a los tribunales competentes y en caso de ser ciertas, debería haber un castigo ejemplar. Sin embargo, las presuntas anónimas dicen que no quieren ser enjuiciadas por la sociedad. El argumento de la revictimización, en este caso, es puro bla bla. Y es un bla, bla peligroso, con el que están acabando con lo que distingue al derecho moderno de la Inquisición y de los linchamientos en Estados Unidos: la presunción de inocencia. La justicia tiene muchos problemas, muchísimos: pero la presunción de inocencia no es uno de ellos.

En serio, estamos volviendo a la época de la Inquisición. ¿Qué a una mujer no se le puede poner en duda? Eso es de un autoritarismo dogmático medieval. A todos y todas hay que ponerlos en duda, todo debe ser cuestionado, todo debe ser sujeto del análisis crítico.

Si se permite que Catalina Ruiz-Navarro se salga con la suya de lanzar acusaciones impunemente, el mundo en el que vivimos será un mundo mucho peor. Y las que menos se beneficiarán con esto son las mujeres golpeadas, violadas y abusadas. A lo mejor este feminismo de élite, este feminismo hollywoodense de Ruiz-Navarro y cia. no se da cuenta, pero la inmensa mayoría de esas mujeres abusadas no están en Hollywood, ni tienen cuenta de twitter, ni las siguen las cámaras del jet-set, ni van a Cannes. Las mujeres abusadas viven con su agresor en la mayoría de los casos, no se lo encuentran en una gala en Cannes. 

Curioso que mientras hacen esta bulla por Ciro Guerra, una chiquita indígena, una niña Embera en Risaralda, fue violada por ocho militares. Pero eso no les vale, por eso no hacen bulla. La policía y los militares que violen, porque son unas pobres indias, total, a la gente como Catalina Ruiz-Navarro, a las de su clase, nunca les tocarán un pelo los policías y militares, los más grandes violadores de esta Colombia sufrida. En su feminismo de élite, ni las indígenas, ni las mujeres pobres cuentan. 

El gran damnificado con esta horda que lanza acusaciones infundadas será el propio feminismo, precisamente en momentos que más se le necesita cuando esperpentos neo-machistas a lo Trump levantan cabeza y pueden hasta posar de ser anti-establecimiento. De tanto gritar el lobo, cuando el lobo realmente viene ya nadie les para bola por cansonas. Haga la denuncia, pero si tiene evidencia tan contundente ¿por qué le rehúye a la justicia? Si estas mujeres son reales que den la cara: de momento, la acusadora es Ruiz-Navarro. Si tiene pruebas, que vaya a los tribunales que para eso están.

Pero no. Ahora las personas son culpables porque Catalina Ruiz-Navarro lo dice. Ella es la suma pontífice, incuestionable, más allá del bien y del mal, y reclama una nueva víctima en el altar de los sacrificios del mal llamado feminismo. Y desde la alturas de su revista mexicana nos vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Amén. 

Diana Londoño

Fuente: Rebelión, 30 de junio de 2020

What do you want to do ?

New mail

What do you want to do ?

New mail