Reescribiendo la historia: cuando los espías escriben poesía

Sin embargo, como testigo contemporáneo directo, debo decir que este documento está lejos de la realidad. Contiene leyendas y deseos, más poesía que verdad.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Según un documento del BND[1] recientemente publicado, los dirigentes soviéticos empujaron a la RDA hacia la unidad ya a mediados de noviembre de 1989. Nuestro autor estuvo presente en la reunión secreta en Berlín el 24 de noviembreo. Él lo recuerda de otra manera.

El Welt am Sonntag[2] publicó el artículo «Cuando Moscú impulsó la unidad» el 16 de febrero. Según esto, ya en diciembre de 1989, un espía del Servicio Federal de Inteligencia habría informado sobre una reunión secreta que Hans Modrow (el entonces presidente del Consejo de Ministros de la RDA) y yo mantuvimos con Valentin Falin* el 24 de noviembre de 1989 en la embajada soviética en Berlín. Del artículo deduzco que conocidos historiadores califican el informe de inteligencia como un «documento muy interesante en términos de historia contemporánea».

Sin embargo, como testigo contemporáneo directo, debo decir que este documento está lejos de la realidad. Contiene leyendas y deseos, más poesía que verdad.

Si el espía realmente existió, entonces el BND ha caído en una trampa de un impostor-poeta. Afirmo esto no sólo de mi propia memoria, sino de una comparación directa del archivo del BND publicado con la transcripción de 47 páginas de la reunión. El original está en mi posesión. Hasta donde yo sé, nunca fue reproducido y sólo fue leído por mí como información secreta en una reunión del Politburó [del SED].

Lo que realmente se discutió en la embajada soviética en ese momento y lo que está escrito en el supuesto archivo del BND es diametralmente opuesto. Moscú no empujó de ninguna manera a los líderes de la RDA hacia la unidad. En cualquier caso no en otoño de 1989. Al contrario: lo que Gorbachov me había dicho el 1 de noviembre de 1989, en nuestra reunión en Moscú, seguía siendo oficialmente válido: «La unidad alemana no está en la agenda. Eso debería ser válido mientras exista la OTAN y el Pacto de Varsovia. Ninguna persona normal podría imaginar la unidad alemana», me explicó el Secretario General del CPSU, «mientras estos dos bloques militares existan». «Kohl», dijo Gorbachov, había apostado por «el caballo del nacionalismo». Había que oponerse a eso.

La palabra conflictiva: «Reunificación»

El tema principal de la conversación con Falin no fue la unidad alemana, sino la situación interna de la RDA y cómo estabilizarla.»Una cosa debe quedar absolutamente clara», dijo Falin, «las cuestiones de la modificación de la constitución de la RDA, las reformas en la RDA, la ley electoral, la fecha de las elecciones, la admisión de nuevos partidos, no pueden ser objeto de negociaciones con la RFA, por mucho que esta presione para ello. Exigió a los líderes de la RDA que se opusieran a los intentos de chantaje de Occidente. Según el emisario de Gorbachov, la línea de Kohl está en contradicción con el Tratado de Base entre los dos estados alemanes. En ese momento Moscú todavía asumía – como yo – que la RDA continuaría existiendo como un estado soberano.

El principal político de Moscú para Alemania informó que el canciller Kohl había admitido en conversaciones internas que la RFA no estaba en absoluto preparada para la unidad alemana. Más bien existe «una competencia entre la CDU y el SPD por el favor de la RDA». En Bonn prevalece la opinión: El que gane este favor «también ganará las próximas elecciones federales». La CDU está tratando de lograr este objetivo aumentando la presión sobre la RDA, mientras que el SPD se inclina a llegar a un consenso con la RDA. Según Falin, la tarea de los dirigentes de la RDA debería consistir, por lo tanto, en garantizar que «la CDU no saque provecho de lo que está ocurriendo en la RDA en las elecciones federales de diciembre de 1990, lo que Kohl espera».

En relación con el debate sobre la constitución de la RDA, Falin dijo que «la cuestión más difícil y fatídica es cómo abordar la cuestión de la reunificación. No se debe dejar este tema al oponente. El Secretario General de la CDU, Volker Rühe, ya está diseñando las tácticas electorales de la CDU. Literalmente: «A Rühe le gustaría ser el secretario general que toque la trompeta nacionalista.“

Falin, por otro lado, aconsejó hacer la pregunta de quién dividió a Alemania. En el pasado, aquellos en la República Federal que llamaban a la unidad con más fuerza habían torpedeado repetidamente los caminos viables hacia la unidad alemana. En lo que respecta a la confederación, las propuestas anteriores de la RDA debían servir para demostrar «que ya no existen condiciones objetivas para ello hoy en día. La confederación tiene dos requisitos básicos: 1. una política de defensa común. 2. una política exterior común. Uno debería preguntar a Bonn si eso es lo que realmente quieren allí.

Falin aconsejó evitar el término «reunificación» (Wiedervereinigung) en general. En todo caso se debería elegir el término «neounificación” (Neuvereinigung). El SPD compartía esta opinión. Se trataba de encontrar maneras de que dos estados alemanes soberanos encontrasen más afinidades. La palabra «reunificación» evoca recuerdos de la palabra «anexión». Si la RFA estuviera dispuesta a reparar su culpa por la división de Alemania y las cargas asociadas de la RDA, entonces se podrían acercar posiciones. La RDA debería lidiar ofensivamente con la demanda occidental de reunificación. Si la RDA se ve acorralada, siempre puede decir que está a favor de una Alemania unificada, neutral, democrática y sin armas de agresión. Esto movilizaría inmediatamente a los gobiernos de todas las capitales occidentales. La RDA debería señalar que no estaba dispuesta a renunciar a su posición antifascista.

Gorbachov habla en el congreso de 1986 del SED; detrás de él, Egon Krenz escucha

El nuevo curso de Gorbachov

Hans Modrow y yo extrajimos muchas contradicciones y algunas ilusiones de la boca del exembajador soviético en Bonn; pero no lo que el informe del BND citado en la WamS quiere hacernos creer.

Es ridículo afirmar que Markus Wolf organizase la ejecución técnica y tuviese el control general. El antiguo jefe de la Ilustración de la RDA era un particular sin cargo desde 1986 y en ese momento también sin influencia en la dirección política de la RDA. Por cierto, no podía saber nada de esta reunión, porque se trataba de un acuerdo confidencial entre el embajador soviético Kotschemassov y yo, que se había llevado a cabo en la tarde del 10 de noviembre en la residencia oficial del embajador.

En la mañana del 10 de noviembre, Moscú criticó inicialmente que la apertura de la frontera había violado el acuerdo de las Cuatro Potencias de Berlín. La RDA no tenía derecho a abrir la frontera en Berlín. Me parecía necesario aclarar este malentendido. Le pedí a Kotschemassov que le sugiriera a Gorbachov que enviara a un confidente personal a Berlín con el que pudiera discutir todas las cuestiones que habían surgido de la apertura de la frontera. El embajador habló con Gorbachov. Este decidió enviar a Falin, el jefe del Departamento Internacional del Comité Central. La fecha fue acordada entre Falin y yo con poca antelación. Al principio sólo yo lo sabía. Después de su nombramiento como jefe del gobierno de la RDA, también invité a Hans Modrow a asistir a la reunión. En resumen: En primer lugar, la iniciativa para el intercambio de ideas no vino de Moscú, y en segundo lugar, ni Wolf ni ningún otro tercero estaba involucrado. Era una reunión secreta, pero no del servicio secreto.

En cuanto a la observación del artículo en WamS de que Nikolai Portugalov [[periodista, oficial de la KGB, mano derecha de Falin, NdE] estaba en la cancillería federal el 21 de noviembre de 1989, es decir, tres días antes de nuestra reunión con Falin, y que se había reunido con el asesor del canciller Horst Teltschik allí: Falin me dijo repetidamente después de la caída del Muro de Berlín que esta visita no había sido arreglada con él o con Gorbachov. Esto me parece creíble, porque Gorbachov ha criticado duramente el programa de diez puntos que Helmut Kohl presentó en el Bundestag el 28 de noviembre.

Tampoco pasó desapercibido para mí en ese momento que el Kremlin ahora hablaba con muchas voces. Por ejemplo, el 10 de noviembre, no sabía quién estaba a cargo en Moscú, ¿Gorbachov o la KGB, el ministro de Relaciones Exteriores o el ministro de Defensa, el aparato del Comité Central o Aleksandr Yákovlev [Secretario del Politburó del Comité central del PCUS, eminencia gris de Gorbachov] ?

Gorbachov cambió su rumbo hacia la unidad alemana a principios de diciembre sólo después de su reunión con el presidente Bush en Malta. Falin, en cualquier caso, más tarde se desvinculó bruscamente de Gorbachov: «Negociamos todo sobre la cabeza de la RDA, traicionamos a este país». Esto es exactamente lo contrario de lo que el supuesto agente del BND le acusó, es decir, haber «empujado a la RDA hacia la unidad» ya en noviembre de 1989.

http://www.tlaxcala-int.org/upload/gal_22467.jpg

Egon Krenz en noviembre de 1989 y hoy a los 82 años de edad

El final de una relación
Cada detalle cuenta cuando se trata de reconstituir la relación entre la RDA y la Unión Soviética

Inquebrantable – así fue la amistad con la Unión Soviética Las palabras estaban firmemente unidas. Ese «inquebrantable» sonaba bastante sugestivo: una ruptura habría sido nada menos que privar al «primer estado socialista en suelo alemán» de la condición todo-decisiva para su existencia. No hay RDA sin una amistad inquebrantable. Si se necesitaban pruebas, el final del producto de la posguerra las proporcionaba.

Lo más importante es cada detalle histórico que proporciona información sobre la época en que terminó la inviolabilidad: en el otoño de 1989, después de la apertura de la frontera entre el Este y el Oeste. Egon Krenz estuvo entonces – del 17 de octubre al 6 de diciembre de 1989 – tanto a la cabeza del partido gobernante SED como de la República Democrática Alemana Un testigo de su época con conocimientos especiales – quien lo pondría en duda.

En el artículo anterior, Egon Krenz contradice un informe presentado en el Welt am Sonntag (WamS) por el Servicio Federal de Inteligencia (BND) sobre su reunión secreta con Valentin Falin, quien fue embajador de la Unión Soviética en la República Federal de Alemania de 1971 a 1978 y que asesoró al secretario general Mijail Gorbachov sobre asuntos alemanes en otoño de 1989. El informe del BND sugiere que Moscú ya había presionado para la unificación alemana en esta etapa temprana.

Pero incluso a primera vista los hechos más simples no son correctos: El BND nombró la fecha 17 de noviembre, de hecho la reunión tuvo lugar el 24 de noviembre. Y Markus Wolf, jefe retirado del servicio secreto de la RDA, no estaba presente, en contraste con la lista de participantes en la que figuraba, pero sí el embajador soviético no nombrado en la RDA, Viacheslav Kochemassov. Se afirma en la WamS que el producto BND documentaría por primera vez la reunión secreta en la embajada de la URSS en Berlín Oriental. De hecho, Egon Krenz tiene la única copia del protocolo que el espía claramente no conocía cuando escribió el expediente con fecha 20 de diciembre de 1989.

Maritta Tkalec

http://www.tlaxcala-int.org/upload/gal_22465.jpg

VUELTA DE LOS TIEMPOS
Serie

En el 30º año de la reunificación alemana, estamos experimentando un cambio radical en la sociedad. El Berliner Zeitung acompaña ese cambio brusco con ensayos, análisis y entrevistas. Queremos conducir debates y preguntar qué podemos aprender de ayer para mañana.

NdE
http://deduhova.ru/statesman/wp-content/uploads/2018/02/innet000.jpg* Valentín Mijáilovich Falin (1926-2018): Diplomático ruso, experto en Alemania, miembro de la Comisión de Control Soviética en la RDA en 1950-1951, asesor de varios dirigentes soviéticos desde Jrushchov y Gromyko hasta Gorbachov, fue embajador en la RFA de 1971 a 1978, después de haber contribuido a la redacción del Tratado de Moscú de 1970 destinado a normalizar las relaciones entre la RFA y la URSS. En 1983, entró en conflicto con Andropov y dejó su puesto en el Comité Central del PCUS después de recibir la negativa a responder positivamente a la demanda del sindicato Solidarnosc de Polonia de crear una comisión independiente de historiadores sobre la masacre de Katyn (la ejecución en la primavera de 1940 de 4.400 prisioneros polacos, principalmente oficiales, por el NKVD por orden de Stalin, negada por los dirigentes soviéticos hasta 1990). Fue entonces un cronista en Izvestia y un investigador en un instituto de Alemania Occidental. Valentín Falin comenzó a aprender alemán a la edad de cinco años y medio. La muerte de 27 miembros de su familia durante el asedio de Leningrado le convenció de que tenía que «no sólo dominar el idioma del enemigo», sino también tratar de saber todo sobre los alemanes: «¿Qué define con más precisión la naturaleza de este pueblo – el espíritu elevado o la bota con clavos? «Acompañó a Gorbachov durante la perestroika e intentó en vano convencerle de que no abandonara a su suerte a los dirigentes de la RDA, sino que tratara de lograr la «reunificación alemana» con una solución «a la francesa», excluyendo la pertenencia a la OTAN. Gorbachov, Helmut Kohl y la historia decidieron lo contrario, optando por un puro y simple «Anschluss» (anexión).

NdT

[1] Servicio Federal de Inteligencia exterior

[2] Edición del domingo del diario Die Welt, del grupo Springer. Abreviado en WamS

Egon Krenz

Original: Wenn Spione dichten

Traducido por   Miguel Álvarez Sánchez

Editado por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Traductions disponibles : Français 

Fuente: Tlaxcala, 6 de mayo de 2020

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21690.jpg