Resultados de las elecciones israelíes: la tribu ha hablado
Debemos respetar su opinión y crear una nueva tribu

Si esos son los resultados tenemos que esperar que la derrota sea lo suficientemente clara e inequívoca. Esa es la única forma en que finalmente será posible comenzar a construir una oposición diferente. Una oposición de izquierda, para variar.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Israel es un país de derecha donde el racismo es políticamente correcto y la corrupción personal es irrelevante. Cuando los generales recién salidos del ejército son la alternativa, no hay ninguna. Debemos esperar que surja una verdadera asociación árabe-judía

Puedes estar disgustado, puedes tener miedo, incluso puedes sorprenderte, pero no puedes negar su increíble talento: Benjamin Netanyahu, el mago, volvió a golpear. Ahora también es un alquimista, toma una acusación seria, incita a la discriminación y gana la admiración de las masas. Puedes ser despectivo, puedes denunciarlo, incluso puedes levantarte contra la nación que votó de esa manera, pero debes respetar su elección. Agachar la cabeza Es la voluntad el pueblo. El pueblo quiere a Netanyahu.

Una manifestante sostiene una pancarta en una manifestación contra el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu investigado por cargos de corrupción, 17 de agosto de 2019. Foto Ofer Vaknin

Ha llegado el momento de reconocer ese hecho, Israel es de derecha, de extrema derecha. El racismo es políticamente correcto, la corrupción personal no hace ninguna diferencia, siempre y cuando se garantice la continuación de la supremacía judía, el gobierno sobre otra nación, la arrogancia y el odio. La paz, la igualdad y la justicia son para los débiles. No para la mayoría de los israelíes. Lo dijeron en voz alta y clara el lunes, más contundentemente que en las dos campañas electorales anteriores, Netanyahu es nuestro rey. Netanyahu es el rey de la mayoría de los israelíes.

Y en el lado opuesto, por desgracia, nada. A la izquierda de Netanyahu, el vacío absoluto. Un árido desierto. Netanyahu merece elogios, pero no podemos ignorar el hecho de que frente a él había una puerta vacía. Un vacío ideológico, una escasez de carisma. No hay izquierda ni centro en Israel, solo una derecha original y una derecha que es una imitación barata. La gente prefería el original. En Gran Bretaña hay una izquierda. Incluso en los Estados Unidos todavía hay una izquierda, pero en Israel, lo más a la izquierda es el centro, que también es casi inexistente.

Los líderes de Azul y Blanco, Benny Gantz y Yair Lapid, se ganaron su derrota. Es muy difícil ocultar el schadenfreude  (alegría por el mal ajeno, N de T) . Eso es lo que pasa cuando no dices nada. Cuando no te atrevas a hacer algo diferente solo ofreces más de lo mismo. Azul y Blanco fue castigado ayer, merecidamente, porque todo el partido tartamudeó, no sus líderes. A favor del plan de paz en Medio Oriente del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como Netanyahu. A favor de un ataque contra Gaza, como Netanyahu. A favor del bloqueo de Gaza, como Netanyahu. A favor de descalificar a la candidata de la Lista Conjunta Heba Yazbak, a favor de anexar el Valle del Jordán con el consentimiento  internacional. ¿Creían que podrían engañar a alguien de esa manera? Fallaron.

Partidarios del Likud celebrando la victoria el 2 de marzo de 2020. Foto Ofer Vaknin

Una pandilla de buenos viejos muchachos y playboys no hace oposición. Se palmean la espalda, lanzan sonrisas, es muy encantador, pero cuando no tienes nada que ofrecer los votantes no te darán su voto. Cuando el tono político lo dicta una facción de extrema derecha, como Moshe Ya’alon, Zvi Hauser y Yoaz Hendel, incluso hablar de un centro se vuelve absurdo. Cuando los generales que se han quitado sus uniformes, pero no su forma de pensar y son la alternativa a la derecha, en realidad no hay una alternativa.

La lista de izquierdas de Emet (Laboristas-Gesher y Meretz) también fue sancionada y  se lo merecía igualmente. Meretz fue tragado por los laboristas como si nunca hubiera existido, aceptando a un exmiembro del partido ultranacionalista Yisrael Beitenu como uno de sus líderes. ¿Qué disfraz es este? ¿Qué se suponía que era? ¿Un partido nacionalista, un partido «puro», que también quiere ser llamado izquierdista? Aquí también los votantes expresaron su opinión, las mezclas y los cócteles son para los bares, no para una lucha decidida contra los religiosos y la extrema derecha que se ha apoderado del país.

No hay oscuridad sin un lado positivo. Si esos son los resultados tenemos que esperar que la derrota sea lo suficientemente clara e inequívoca. Esa es la única forma en que finalmente será posible comenzar a construir una oposición diferente. Una oposición de izquierda, para variar. Una oposición judía-árabe, para variar. Una izquierda genuina, valiente y clara, con menos generales. Las hemos visto

No se atrevieron a hacer declaraciones claras, temiendo que enajenaran a los votantes. Pero resulta que al electorado le gustaría escuchar cosas claras, nuevas, tal vez incluso subversivas. ¡Pruébalo, prueba algo nuevo! Pero para eso necesitas valor, que es la mercancía más rara en la política israelí, incluso más rara que la integridad. La mayoría tuvo su opinión el lunes. Ahora tenemos que establecer una nueva tribu para oponernos.

Gideon Levy

Original: Israeli election results: The tribe has spoken
We must respect its say – and start a new one

Traducido por J.M.

Traducciones disponibles: Français 

Fuente: Tlaxcala, 6 de marzo de 2020

Publicado por  Rebelión