Locamérica: ¿Quién manda a quién?
Entrevista con Fausto Giudice

Estamos en una guerra asimétrica, del Imperio en declive contra el o los imperios emergentes. El primero utiliza el arma del «caos creativo», los segundos son más astutos, tratando de mantener la estabilidad y la calma con medios despóticos. Los pueblos deben encontrar su propio camino y contar únicamente con sus propias fuerzas.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Hijo y nieto de emigrantes y refugiados, Fausto Giudice, nacido en Italia (1949), se crió en Túnez, donde regresó a vivir después de haber pasado 45 años en Europa. Es escritor, traductor, editor, cofundador y coordinador de la red de traductores para la diversidad lingüística, Tlaxcala. Y hoy Mysterion acoge la entrevista que le dió.

En este rápido preámbulo, quisiera hacer un breve comentario sobre algunos acontecimientos muy graves que han exacerbado la crisis en el Oriente Medio, que luego han agravado aún más las ya detestables relaciones entre el Irán y USA, y que lamentablemente caracterizan el comienzo de 2020. Podríamos estar al comienzo de una nueva guerra, y la intención de este artículo es precisamente tratar de aclarar la situación en los círculos de poder de USA, e intentar de entender los pensamientos que dominan las mentes de quienes están al mando allí. La situación es tan compleja y la información tan pobre y contradictoria que me abstendré de añadir más observaciones a este preámbulo, salvo una reflexión sobre el reconocimiento por parte del Gobierno de Teherán de su responsabilidad en el accidente del Boeing 737 con destino a Kiev, que, según fuentes oficiales, causó la muerte de 176 personas. Quisiera recordarles a todos que el 17 de julio de 2014, en medio de la crisis ucraniana, la aeronave MH17 de Malaysian Airlines, en ruta de Ámsterdam a Kuala Lumpur (el aeropuerto más importante de Malasia, situado en el distrito de Sepang), se estrelló en Donetsk, en medio de la crisis ucraniana, en circunstancias poco claras. Las causas del accidente aún están envueltas en el misterio. Como la duda es necesaria en cualquier caso desconocido, es obvio que las declaraciones oficiales iraníes podrían estar ocultando algo. ¿Y si en ambos casos se encontrara la patita del tío Sem?- Enrico Sanna.

Tras el anuncio por la administración Trump en 2018, de la retirada del acuerdo sobre la energía nuclear, firmado en 2015 por los países del grupo 5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas- China, USA, Francia, Reino Unido, Rusia – más Alemania), las relaciones con Irán parecen haberse deteriorado cada vez más hasta la escalada de 2019 y el (presunto según algunos) asesinato de Soleimani. ¿Cómo evalúa lo que está sucediendo en el Medio Oriente?

Lo veo como un gran juego de póquer mentiroso alrededor del brazo de hierro entre las grandes y medianas potencias por el dominio de la zona que va de Libia a la India. Tenemos lo que se ha llamado una guerra de cuarta generación, donde la palabra, la imagen y la información son armas de destrucción masiva. Se utilizan verdaderos misiles y drones como se utiliza WhatsApp y Twitter. Como lo escribió Philip Snowden, “la primera víctima de la guerra es la verdad”. Ahora, los hechos: Soleimani no era un santo, eso es obvio, pero ha sido víctima de un acto de guerra caracterizado, no solamente ilegítimo, sino también ilegal. En resumen, Trump intentó superar a uno de sus modelos, Kim Jong-un, haciendo un golpe apocalíptico. Los iraníes, un pueblo de civilización muy antigua (una historia quince veces más larga que la de los USA), mantuvieron una calma olímpica, objetivamente ejemplar. La destrucción del Boeing ucraniano fue un error debido al factor humano en una situación de estrés bélico extremo.  Los iraníes se apresuraron a reconocer públicamente este error, a pedir disculpas y a invitar a los expertos de los distintos países interesados a que vinieran y participaran en las investigaciones, a diferencia, por ejemplo, de Bush padre, quien, tras la destrucción del vuelo 655 de Iran Air en 1988, declaró tranquilo: “Los Estados Unidos de América nunca pedirán disculpas. Jamás. No me interesan los hechos”. Afortunadamente para los iraníes, no había pasajeros usamericanos a bordo, así que este incidente difícilmente puede servir de pretexto a Trump para dar más golpes.

“Si es locura, hay un método en ella”, como dice Polonius en Hamlet. La aparente demencia de Trump es simplemente un reflejo de la exasperación del complejo militar-industrial-bancario frente a la pérdida de poder de los USA. Lenta pero inexorablemente, la superpotencia comenzó a declinar a partir de su derrota en Vietnam. Desde 2008, ha habido una aceleración en el descenso. El mundo está en proceso de desdolarización. Y, como dijo Mao, “un tigre herido de muerte es aún más peligroso”.

¿Cuál es la influencia de Israel en la política exterior de USA, y qué papel desempeñan las asociaciones como el AIPAC (American Israel Public Affairs Committee), el FDD (Foundation for Defense of Democraties) y en general todas las organizaciones pro-israelíes presentes en los USA?

David Ochs, el fundador de Halev, dice en un video de Al Jazeera sobre el trabajo del lobby sionista en los USA (nunca publicado debido a las presiones) que, en este lobby, “we don’t ask a goddamn thing about the fucking Palestinians. You know why ? Cause it’s a tiny issue. It’s a small, insignificant issue. The big issue is Iran. We want everything focused on Iran !”  («No pedimos ningún maldito servicio cuando se trata de los malditos palestinos. ¿Sabes por qué?  Porque es un problema minúsculo. Es un problema pequeño e insignificante. El gran problema es Irán. ¡Queremos que todo se centre en Irán!”) Israel y sus agentes desempeñan un papel destacado a todos los niveles, desde el Congreso hasta  Internet. El mismo Ochs dice que los miembros del Congreso nunca se mueven espontáneamente, hay que empujarlos, y el dinero es el mejor instrumento para hacerlo. En cuanto a Internet, hay que pensar que hoy en día en Nueva York hay 400 «ex» agentes entrenados por la Unidad de Guerra e Inteligencia Electrónica 8200 del ejército israelí, instalados con sus start-ups, ofreciendo sus servicios a todo el que pague.

Hace años que los dirigentes israelíes han intentado  empujar a los USA. a hacer la guerra contra Irán. Si aún no han tenido éxito es porque los generales del Pentágono se opusieron a una guerra contra Irán, escaldados como estaban por los pantanos iraquíes y afganos, y en Siria se involucraron directamente de manera relativamente limitada, dejando que los diversos «cipayos» hagan lo suyo y bombardeando un poco. Se puede hacer una comparación con la renuencia de los generales brasileños y colombianos a entrar en guerra con Venezuela, conscientes del riesgo de enfrentarse a una fuerza cívico-militar determinada y masiva (en cualquier caso, los generales se ocupan más de los negocios que de la guerra). Volviendo al tema, la Casa Blanca está llena de gente con doble nacionalidad (Israel-USA), sin mencionar la propia familia del Tío Donald, con Jared Kushner. En resumen, es la vieja historia del perro y la cola: ¿quién agita qué?

Algunos sostienen que las élites usamericanas. están profundamente divididas en facciones: el Estado profundo que empuja a la guerra, contra Trump que no quiere la guerra; otros ven el cuadro de la política USA de maneras completamente opuestas. ¿Cómo ve la situación en este punto?

Para la clase política usamericana, la política y la guerra son negocios: si hago esto, ¿cuánto gano? ¿Cuánto pierdo? Recordemos que James Baker, el Secretario de Estado de Bush padre, ganó personalmente 16 millones de dólares durante la llamada primera Guerra del Golfo. Recordemos a Dick Cheney y a la empresa Halliburton, a la que se le dieron los yacimientos petrolíferos iraquíes, pero que también fue responsable de la construcción de las jaulas de Guantánamo (por obreros filipinos), que sin duda dio comisiones a algunos altos funcionarios. Y esto no sólo se aplica a los políticos (elegidos), sino también a los funcionarios públicos, tanto civiles como militares. Los jefes de estaciones de la CIA tienen que hacer negocios para financiar sus «operaciones especiales» para las cuales el presupuesto asignado no es suficiente. Hicieron de nuevo en Afganistán lo que habían hecho en Indochina en los años 1960, cuando la CIA incluso creó una compañía aérea, Air America, para transportar opio desde Laos, y luego convertirlo en heroína, utilizada en la guerra doméstica contra los rebeldes de los guetos negros. En 2001, bajo el régimen talibán, la producción de opio había disminuido a 150 toneladas. Para 2017, había aumentado a 9.000 toneladas, y para ese año se prevé que superará las 10.000 toneladas, es decir 1.000 toneladas de heroína; los 2.000 dólares ganados por el productor de opio afgano por 10 kilos darán una ganancia de 40.000 dólares a quienes transformen esos 10 kilos en un kilo de heroína y la vendan en Occidente o en otros lugares. Así que, 1.000 toneladas generan 40 mil millones de euros. Contando generosamente el 30% de gastos, quedan unos 25 mil millones. El 10% de las comisiones y sobornos a lo largo de toda la cadena hacen 2,5 mil millones de euros: imaginemos el número de políticos y funcionarios que se pueden comprar.

Así que, para responder a tu pregunta, no estoy en los secretos de Washington, pero creo que con una buena cultura cinematográfica sobre las mafias y un poco de imaginación, puedes responderte a la pregunta: es sólo una cuestión de diferencias de apreciación sobre las mejores formas de hacer negocios, bajo los diversos barnices, políticos bipartidistas, ideologías proclamadas, etc.

¿Quien financia Donald Trump, y qué visión tiene del papel de los USA?

Para su primera campaña electoral, recaudó cerca de 500 millones de dólares, poniendo de su bolsillo 8.000 dólares. Las contribuciones oscilaban entre 10 y cientos de miles de dólares. Este hombre ha batido todos los récords de impunidad: durante su carrera como empresario, eludió al menos 3.500 acusaciones y juicios. Este payaso encarna todas las contradicciones del Imperio en decadencia, siendo la principal de ellas la contradicción entre el proteccionismo (encerrémonos sobre nosotros mismos) y el expansionismo (sigamos nuestro destino manifiesto de controlar el mundo). Pero cuando se quiere controlar todo, se pierde el control. Esto es lo que está sucediendo: los vasallos, los lacayos, los llamados aliados lo abandonan uno tras otro, desde Filipinas hasta Marruecos, pasando por Turquía y quizás (nunca se sabe) hasta los saudíes.

¿Qué papel desempeñan actualmente las compañías petroleras y los bancos de negocios?

En 2006, los USA importaron el 60% del petróleo que consumieron. Este año, exportarán su propio petróleo. Sin embargo, siguen dependiendo del petróleo, principalmente saudita (en 2019 importaron un millón de barriles al día). Tras el abandono de la paridad dólar/oro y la guerra de 1973, los USA. establecieron un sistema diabólico: compran y pagan con papel impreso como moneda o bonos del tesoro, que sólo valen el precio del papel y la tinta. Y, con ese papel, los países petroleros, empezando por las petromonarquías, lideradas por Arabia Saudita, compraban y compran armas usamericanas. La razón principal de la invasión de Iraq en 2003 fue que Saddam, por consejo de un politécnico francés, había decidido vender el petróleo iraquí en euros. La verdadera razón del asesinato de Qasem Soleimani en Bagdad es que el Primer Ministro iraquí -que dimitió- acababa de concluir un acuerdo con China para la reconstrucción de Irak, ante todo de su red eléctrica, después de que los USA habían exigido el 50% de los ingresos del petróleo del país para hacerlo. A su regreso de China, Abdul-Mahdi recibió llamadas telefónicas de Trump, que lo amenazó de muerte (lea aquí).

¿Estamos ya en un escenario de guerra que podría convertirse en planetaria, o bien los USA. no tienen la intención de hacer la guerra a Irán, Rusia y China?

Como dije al principio, ya estamos en una guerra, llamada Guerra de Cuarta Generación (Fourth Generation Warfare-4GW), cuya columna vertebral es la guerra psicológica. Ahora Trump ha contratado a un chico para que traduzca sus tweets al persa, los iraníes, los chinos y los rusos, como los venezolanos, comunican en inglés. Ahora son las palabras las que matan: un solo tweet puede llevar a miles de personas a las calles, convencidas de que se manifiestan por algo grande y hermoso, pero que en realidad están siendo utilizadas para otros fines ni más ni menos que simpáticos. Hace unos años, Jean-Luc Mélenchon había hecho una pregunta a Federica Mogherini: quería saber si la gasolina de los campos petrolíferos controlados por Daech se estaba utilizando en Europa. La  dama tardó cuatro meses en responderle, diciendo finalmente que no podíamos saber, que el asunto era complicado, y bla, bla, bla. La conclusión de Mélenchon fue: los coches en Europa funcionan con gasolina de Daech. Y bastaba con mirar las imágenes, transmitidas por los satélites rusos, de la fila de 500 camiones procedentes de Iraq, cargando combustible en los barcos que esperaban en el puerto turco de Iskenderun para compartir sus concluciones.

Estamos en una guerra asimétrica, del Imperio en declive contra el o los imperios emergentes. El primero utiliza el arma del «caos creativo», los segundos son más astutos, tratando de mantener la estabilidad y la calma con medios despóticos. Los pueblos deben encontrar su propio camino y contar únicamente con sus propias fuerzas.

Enrico Sanna

Original: Pazza America: chi comanda chi?
Intervista a Fausto Giudice

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala, el 1 de febrero de 2020

Traducciones disponibles: Français