Venezuela: Como dictadura, hemos visto peores
Creación de armas mundiales de construcción masiva a partir de Caracas

La guerra social es asimétrica: ellos tienen plata, armas y tecnología, nosotros tenemos cantidad, energía y nuestros cuerpos, nuestras emociones, nuestros sueños, nuestras rabias. A la biopoder del capital global se opone un biocontrapoder.

Redes Sociales:
9
20
fb-share-icon20

Acabo de regresar de Venezuela, aún bajo el impacto emocional de este primer encuentro «en vivo» con una revolución en marcha. Una revolución que se comunica por whatsapp en un país petrolero que busca convertirse  en «socialista del siglo XXI». No voy a entregar aquí análisis eruditos ni a enmierdar al lector con cualquier palabrería estereotipada, sino simplemente proporcionar una información básica y dar mis impresiones de una estancia definitivamente demasiado breve (4 días y 4 noches).

Fui uno de los 150 delegados extranjeros de 35 países invitados a participar en el Congreso Internacional de Comunicación, organizado tras la reunión del Foro de São Paulo el pasado mes de junio en Caracas. Este encuentro de partidos y movimientos progresistas latinoamericanos fue seguido de una serie de congresos  sectoriales (trabajador@s, afrodescendientes, mujeres, jóvenes y estudiantes, comunas, movimientos sociales y poder popular, pueblos indígenas). El próximo congreso tendrá lugar a partir del 23 de enero con los partidos y movimientos sociales. El Foro de São Paulo fue creado en 1990 por iniciativa del Partido de los Trabajadores de Brasil y reúne a más de 100 partidos y frentes de izquierda, desde socialdemócratas hasta comunistas e izquierdistas. Fue declarado enemigo público por la bancada derechista y sus seguidores de las Américas y recientemente designado como el principal enemigo por Iván Duque, el presidente títere colombiano, algo desestabilizado por el paro nacional del 21 de noviembre, que fue sólo el comienzo de un prolongado y popular movimiento de revuelta contra la oligarquía neoliberal. El PSUV, el Partido Socialista Unido de Venezuela, parece ser ahora el más activo y comprometido en la dinámica de este foro, tomando el relevo de Cuba como bastión de los movimientos continentales para el cambio social y político.

El lema del congreso era: «¡Ahora hablan los pueblos!”. Al final del congreso, el Presidente Nicolás Maduro firmó el decreto de creación de la Universidad Internacional de la Comunicación, cuyo objetivo es formar a l@s combatientes venezolan@s, latinoamerican@s y mundiales de la comunicación en la «guerra de cuarta generación» que todos nuestros pueblos están sufriendo hoy en día, desde Bolivia hasta Filipinas, pasando por el Congo, Palestina, en definitiva todo el Gran Sur Global y gran parte del «Sur del Norte» (principalmente la Europa mediterránea). Ahora todo el mundo es consciente de que las elecciones se ganan mediante el uso masivo y profesional de las redes sociales. Invirtiendo unos pocos millones de dólares, ahora se puede crear un partido político virtual sin ninguna base humana física y obtener el 10% de los votos sin ningún problema, como acaba de ocurrir en Uruguay para el «Movimiento Social Artiguista» del ex Comandante en Jefe del Ejército, Manini. Sabemos que Bolsonaro fue elegido presidente gracias a los millones de mensajes surrealistas difundidos vía whatsapp. En Túnez, el partido virtual del magnate de los medios y blanqueador de dinero Nabil Karoui, Qalb Touns (Corazón de Túnez) obtuvo 38 escaños en el parlamento (de un total de 217) asociando la distribución de macarrones a los desfavorecidos y una campaña masiva dirigida por profesionales pagados en facebook. Al mismo tiempo, como se dice en macroniano, todos los movimientos de revuelta/contestación  de los últimos diez años, desde las primaveras árabes hasta los movimientos occupy, indignados, noches de pie, chalecos amarillos, intifadas sudanesas, libanesas, iraquíes, iraníes, rumanas, hasta el tsunami democrátic catalán, las 6.000 sardinas italianas, etc. caminaban y caminan sobre dos piernas, una virtual (redes sociales), la otra física (calles, plazas centrales, rotondas y cruces, espacios temporalmente liberados), la primera sirviendo para organizar la segunda.

La guerra social adopta nuevas formas y dimensiones, que se suman a las formas y dimensiones clásicas y todas se influencian mutuamente. Los eslóganes circulan, de un país a otro, de un continente a otro, de un idioma a otro, e incluso de un campo a otro: así, un eslogan de mineros británicos que lucharon contra Thatcher en 1984 – ACAB, All Cops Are Bastards, Todos los tombos son Escorias- se convierte en un eslogan de los hinchas de fútbol y luego en un grafiti revolucionario en Túnez de los años 2010 o aparece en carteles en Colombia en 2019; una consigna zapatista de los años 90 – “No pueden matarnos, porque ya estamos muertos” – reapareció en la banderola abriendo la marcha del millón en Tizi Ouzou (Argelia) en 2000 y en los grafitis de la revolución tunecina 2010-2011; la consigna «Nos quitaron tanto que nos quitaron hasta el miedo», se mueve desde el campo de los guarimberos de derecha venezolanos hasta el de los insurgentes contra el régimen neoliberal en Chile.

La guerra social es asimétrica: ellos tienen plata, armas y tecnología, nosotros tenemos cantidad, energía y nuestros cuerpos, nuestras emociones, nuestros sueños, nuestras rabias. A la biopoder del capital global se opone un biocontrapoder.  Su uso vertical de los instrumentos de comunicación, que transforman en armas de destrucción masiva, contrasta con nuestro uso horizontal de esos mismos instrumentos, que estamos tratando de transformar en armas de construcción masiva.  Insisto, lo estamos intentando. ¿Estamos llegando a eso? ¿Lo lograremos? Dudo mucho que los movimientos de abajo logren establecer el control sobre las herramientas de propiedad de los GAFA y cia que controlan, gestionan y manipulan en función de sus intereses financieros y de sus conexiones políticas, militares e ideológicas.

Mencioné anteriormente la revolución bolivariana comunicando a través de whatsapp: tod@s los venezolan@s que conocí y vi en 4 días y 4 noches se comunican casi exclusivamente a través de whatsapp. El país está bajo un embargo yanqui/UEropeo, pero las redes sociales están funcionando. Moralidad: La NASA, la CIA y otras grandes orejas saben todo lo que se dice en Venezuela. ¿Saben cómo utilizar inteligentemente (desde su punto de vista) todo este conocimiento? Esa es otra pregunta que me está costando mucho responder, pero ciertamente les está ayudando a tratar de refinar sus tácticas. Afortunadamente para el pueblo venezolano y sus aliados y amigos, las máquinas imperiales que tratan de poner a este pueblo de rodillas y aplastarlo tienen como relevos locales a imbéciles patentados,  brazos rotos y cobardes, que no pierden la oportunidad de perder su disparo y hacer el ridículo cada vez un poco más, incapaces de tener éxito en una invasión, un golpe de Estado o un ataque con drones. Podemos estar seguros de una cosa: en Venezuela, hace tiempo que la inteligencia ha elegido su lado: abajo a la izquierda, allá donde está el corazón.

Viniendo de lugares del viejo mundo mediterráneo donde se encarniza a destruir, llegar a un país donde se esmera por construir poniéndolo todo – corazón, cabeza, cuerpo y alma – entra en la categoria encuentro del cuarto tipo. No conozco ningún otro país en el que, cuando un presidente electo de la República alcanza finalmente el podio, aclamado por mil pechos, comience con un baile de dos minutos al son de una cumbia. Hay quienes les parecerá ridículo. A mí no. La política no tiene que convertirnos en robots ni en zombis. Se puede hacer un discurso serio entremezclado con anécdotas y chistes sin que esto se considere una baja demagogia, siempre y cuando se transmita al populacho (como lo llaman los de arriba) reunido la sensación de que lo estamos haciendo con naturalidad, de que no es teatro.

El Congreso fue intenso, denso pero relajado, serio pero gozoso, venezolano pero continental y transnacional, sincrético como este pueblo de raíces africanas, árabes, andaluzas, europeas, caribeñas e indígenas, en definitiva un pueblo-mundo que abre sus brazos al mundo de los pueblos. Esa gran humanidad de nuevo ha dicho «Basta» y ningún bloqueo, ninguna guerra psicológica, ninguna calumnia, por perversa que sea, la hará abdicar e inclinarse ante los dioses del biyuyo y del desprecio, cuyo crepúsculo está en el horizonte.

Gracias a todos los hermanos y hermanas que nos han abierto sus brazos con una generosidad sin límites. No l@s nombraré porque arriesgo de olvidar algun@s de ell@s: se reconocerán. Volveremos, les daremos la bienvenida a nuestras casas y trataremos de estar a la altura de su hospitalidad. Y nos pusimos a trabajar para hacer realidad nuestros sueños comunes. Juntos lograremos dar vida a todas las herramientas que hemos decidido forjar para dar la palabra a los pueblos, el primer paso hacia el poder de estos pueblos, cada uno en el dialecto del gran lenguaje humano que ha aprendido desde su nacimiento, para que al fin el mundo se convierta en una Matria Grande, una matria que contenga todas las matrias, todas las patrias, todas las fratrias, todas (osemos el neologismo) sorotrias.

A continuación un breve texto de propuestas que distribuimos en Caracas, para alimentar los debates en curso:

Somos pobres. Somos débiles. Somos ingenuos.

Eso sí.

Pero al mismo tiempo:

Somos inteligentes. Somos imaginativos. Somos experimentados.  Somos muchos.

Desde Caracas, capital de una revolución asediada y amenazada de exterminación, lanzamos un llamado:

Juntemos nuestras debilidades para que se vuelvan una gran fuerza

Juntemos nuestras pobrezas para crear riqueza

Juntemos nuestras imaginaciones para hacer posible un mundo que contenga todos los mundos

Nuestras tareas del año venturo podrían ser:

1-Crear juntos alternativas libres de comunicación social, para poder salir de facebook, twitter, whatsapp y otras jaulas imperiales y movernos en espacios liberados

2-Hacer circular desde abajo para l@s de abajo informaciones, análisis, documentos verdaderos y verificados

3-Traducir bien y rápido esos documentos a un máximo de idiomas

Contáctennos: otromundo2020[at]gmail[dot]com

Primeros Firmantes

Tlaxcala – La Pluma – ProMosaik

http://tlaxcala-int.org  http://lapluma.net   https://promosaik.blogspot.com/

Imágenes robadas y restituidas

Una resistente venida directamente de Bolivia: Sandra Cossio, integrante de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa, habla en el congreso el 2 de diciembre

Dos comunicadores sociales de 13 años de edad en un taller del congreso

Diosdado Cabello, vicepresidente del PSUV y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente

Comunicadora social de Radio Sardina, del Estado Nueva Esparta, preparándose para entrevistarme. Quería saber todo sobre el movimiento de las 6.000 sardinas en Italia….

«Los pueblos rechazan el TIAR»: mitín en Caracas el 2 de diciembre contra la reunión del mismo día en Bogotá de los 15 gobiernos firmatarios del Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR), firmado por los países latinoamericanos con USA después de la Segunda Guerra Mundial y recientemente reactivado como máquina de guerra contra la «dictadura de Maduro».  Perú, México, Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua y Ecuador se han retirado del tratado. Ese día se decidieron sanciones a una larga lista de responsables venezolanos acusados de todos los delitos imaginables. Uruguay votó en contra y Trinidad y Tobago se abstuvo.

«¡Oh, mi patria, tan bella y perdida! :»de todos los monumentos vistos en Caracas, el que más me conmovió como viejo garibaldino es este modesto busto de Giuseppe Verdi en el patio del Teatro Teresa Carreño, el mayor complejo cultural de Venezuela, terminado en 1983. Bajo el busto, una placa dice lo esencial: Va pensiero-Giuseppe Verdi 1813-1901. Va pensiero, Ve, pensamiento, es la primera estrofa del famoso coro de esclavos de la ópera Nabucco (1842). Los esclavos hebreos en Babilonia eran percibidos como una alegoría de los lombardo-vénetos entonces bajo el yugo austriaco. El espíritu libertario se ha extendido por siglos y continentes y ahora sopla por tierras bolivarianas.

Joven madre bolivariana con hijo

Activista palestina-venezolana

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_21439.jpg

 La orquesta animando el mitin en el Palacio de Miraflores con Nicolás Maduro el 4 de diciembre. En el centro: un  músico tocando el furruco , un instrumento de percusión por fricción típico de la gaita zuliana, originario del Congo y de Andalucía.

Cartel de apoyo al levantamiento del pueblo haitiano, por Valentina Aguirre de la Comunidad Utopix, colectivo de artistas gráfic@s venezolan@s

Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Original: Venezuela : comme dictature, on a vu pire
Création d’armes mondiales de construction massive à partir de Caracas

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala

Traducciones disponibles:    English  Italiano  Português/Galego 

Fuente: Tlaxcala, 10 de diciembre de 2019