El Sistema Deuda y sus consecuencias para el bienestar del pueblo colombiano

En sintonía de lo anterior, se debe poner al servicio del pueblo colombiano el Banco de la República, que debe estar basado en una banca de desarrollo y de apalancamiento de lo público.

Redes Sociales:
8

Primer comunicado de la PACDC

El sistema de la deuda se ha configurado como un proceso de opresión fiscal, de despojo de los derechos de los colombianos y de sobreexplotación por vía de las deudas insostenibles y de carácter odioso que se imponen al pueblo colombiano debido a los bajos salarios que no representan sino a una cuarta parte de la canasta familiar para una familia promedio en Colombia, y que conlleva al endeudamiento perpetuo y el más oneroso en América Latina y el mundo, con tasas de interés exorbitantes, debido a las necesidades imperantes de sobrevivencia.

La deuda pública absorbe aproximadamente el 22% del Presupuesto General de la Nación y de esta partida un 50% es dirigido directamente al pago de intereses; un sistema totalmente usurero que tan solo puede ser superado por el conocido popularmente “Gota a Gota”.

Por otro lado, este sistema de la deuda impone un permanente déficit fiscal, el cual jalona reformas tributarias regresivas e indirectas que recaen en mayores presiones tributarias al pueblo colombiano con el fin de mantener un equilibrio económico que privilegia a los acreedores y no a los derechos del pueblo colombiano.

La economía colombiana si bien mantiene un leve crecimiento, con respecto al continente, se debe al mantenimiento de la financiarización de la economía, que no recrea una reducción en la desigualdad, sino que incrementa la pobreza, el desempleo y la desigualdad en el país. Los sectores reales de la economía, como el agro, la construcción, la manufactura, y la industria, etc. se vienen deteriorando paulatinamente y son, sin lugar a duda, el verdadero índice de crisis en el país.

La financiarización de los derechos como es el caso de “ser pilo paga” debe ser desmontado acabando con el proceso odioso de endeudamiento y adoptar una política de protección y cumplimiento por parte del Estado al pleno disfrute de nuestros derechos.

Mitos y realidades del programa gubernamental «Ser pilo paga», ¿financia, realmente la educación pública?, ¿quiénes son los perjudicados y beneficiarios?

Bajo este contexto, es necesaria la auditoría de la deuda pública como fuente de control democrático a los ingresos de la nación. Como también las reformas pertinentes al sector financiero transformándolo de un sector parasitario y rentista a un sector que apalanque la economía real basada en una sostenibilidad y sustentabilidad ecosistémica. En sintonía de lo anterior, se debe poner al servicio del pueblo colombiano el Banco de la República, que debe estar basado en una banca de desarrollo y de apalancamiento de lo público.

Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Colombia  para La Pluma, 27 de noviembre de 2019

Editado por María Piedad Ossaba

Publicado por CADTM