El arte de la guerra
Ver Nápoles y morir

Es Nápoles, y no Roma, quien el 4 de noviembre fue el centro de la Jornada de las Fuerzas Armadas italianas. En el Paseo marítimo de la Via Caracciolo desfilaron 5 batallones.

Redes Sociales:
8

Pero el punto culminante fue el área de exposición inter-fuerzas, que acogió durante cinco días la Piazza del Plebiscito, la plaza más grande de Nápoles, principalmente los jóvenes y niños. Pudieron subir a bordo de un caza bombardero, conducir un helicóptero con un simulador de vuelo, admirar un dron Predator, entrar en un tanque, entrenarse con instructores militares, luego ir al puerto a visitar un buque de asalto anfibio y dos fragatas (FREMM). Una gran «Feria de la guerra» montada con un objetivo concreto: el reclutamiento.

El 70% de los jóvenes que quieren alistarse vive en el Sur de Italia, especialmente en Campania y Sicilia, donde el desempleo juvenil es del 53,6%, frente a un promedio del 15,2% en la UE. El único que les ofrece un empleo «seguro» es el ejército.

Después de las selecciones, el número de reclutados resulta sin embargo inferior al que sería necesario. Las fuerzas armadas necesitan más personal, porque están comprometidos en 35 operaciones en 22 países desde  Europa oriental a los Balcanes, de África al Oriente Medio y Asia. Son las «misiones de paz» realizadas sobre todo allí donde la OTAN bajo el mando de USA inició, con la participación activa de Italia, las guerras que han demolido Estados enteros y desestabilizado regiones enteras.

Para mantener  fuerzas armadas y armamentos adecuados – como los F-35 italianos desplegados por la OTAN en Islandia, mostrados por la RAI el 4 de noviembre- se gastan en Italia, de fondos públicos, aproximadamente 25 mil millones de euros anuales. En 2018 el gasto militar italiano subió del 13º al 11º lugar mundial, pero USA y la OTAN hacen presión para un aumento ulterior mirando principalmente a la escalada contra Rusia.

El pasado mes de junio, el gobierno Conte I «desbloqueó»  7.200 millones de euros que se sumarán al gasto militar. En el mes de octubre, en la reunión del Primer Ministro con el Secretario General de la OTAN, el gobierno Conte II se comprometió a aumentar el gasto militar en aproximadamente 7.000 millones de euros a partir de 2020 (La Stampa, 11 de octubre de 2019). De este modo, estamos pasando de un gasto militar de 70 a 87 millones de euros por día. El dinero público se está desviando de la inversión productiva básica, especialmente en regiones como Campania, para reducir el desempleo, empezando por el desempleo juvenil. Muy diferentes son las «inversiones» que se hacen en Nápoles. La ciudad ha asumido un papel cada vez más importante como sede de algunos de los mandos más importantes de USA./OTAN.

En Nápoles-Capodichino se encuentra cuartel general del Mando de las Fuerzas Navales de USA. en Europa, bajo las ordenes de un almirante usamericano que comanda simultáneamente las Fuerzas Navales de USA para África y la Fuerza Conjunta Aliada (JFC Naples) con cuartel general en Lago Patria (Nápoles). Cada dos años, el JFC Nápoles toma el mando de la Fuerza de Respuesta de la OTAN, una fuerza conjunta para las operaciones militares en la «zona de responsabilidad» del Comandante Supremo Aliado en Europa, que siempre es un general usamericano, y «más allá de esa zona».

En el cuartel general de Lago Patria está funcionando desde 2017 el nodo de dirección estratégica de la OTAN para el Sur, un centro de inteligencia, es decir, de espionaje, concentrado en Oriente Medio y África. Del Mando de Nápoles depende la Sexta Flota, con base en Gaeta, que – según la vice-almirante usamericana Lisa Franchetti- opera «del Polo Norte hasta el Polo Sur».

Este es el papel de Nápoles en el marco de la OTAN, definido por el Presidente Mattarella en su mensaje del 4 de noviembre, como «una alianza a la que hemos decidido libremente contribuir, en la protección de la paz en el contexto internacional, en salvaguardar a los más débiles y oprimidos y a los derechos humanos» [Amén, NdlT].

Manlio Dinucci

Original: 4 Novembre, vedi Napoli e poi muori

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala, 9 de noviembre de 2019

Traducciones disponibles: Français  English