El Dragón presenta su hoja de ruta, negando buscar la hegemonía

El libro blanco «La defensa nacional en la nueva era» de China muestra hacia dónde se quiere dirigir el país para el año 2049

Redes Sociales:
8

El mérito clave de la Defensa Nacional de China en la Nueva Era, un libro blanco publicado por el Consejo de Estado en Beijing, es despejar cualquier duda sobre el origen del Reino Medio, y hacia dónde irá en 2049, La mítica fecha para, teóricamente, ser restaurada como la potencia mundial más importante.

Aunque no es muy pesado en detalles, el libro blanco ciertamente debería leerse como el contrapunto chino a la Estrategia de Seguridad Nacional de EE. UU., así como la Estrategia de Defensa Nacional.

No hace falta decir que el Pentágono está examinando cuidadosamente cada oración, que considera a China como un “actor maligno” y “una amenaza”. – la terminología asociada con su mantra de “agresión china”.

Para ir al grano, y para el deleite perpetua de los partidarios y críticos de China, aquí están los elementos esenciales del libro blanco.

¿Qué estabilidad global?

El liderazgo de Beijing afirma abiertamente que “Estados Unidos ha ajustado sus estrategias de seguridad y defensa nacional y ha adoptado políticas unilaterales” que esencialmente “socavaron la estabilidad estratégica global”. Grandes sectores del Sur Global estarían de acuerdo.

La contraparte es la evolución de “la asociación estratégica integral de coordinación China-Rusia para una nueva era” Jugando ahora “Un papel importante en el mantenimiento de la estabilidad estratégica global”.

Paralelamente, Beijing tiene mucho cuidado de alabar la “relación militar con los Estados Unidos de acuerdo con los principios de no conflicto, no confrontación, respeto mutuo y cooperación de beneficio mutuo”. La “relación militar-militar” debería funcionar como” un estabilizador para las relaciones entre los dos países y, por lo tanto, contribuir a la relación China-EE. UU. basada en la coordinación, cooperación y estabilidad “.

Otra contraparte clave de los EE. UU. – y la OTAN – es el papel cada vez más crucial de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), que es “forjar una asociación constructiva de no alianza y no confrontación que no se dirija a terceros, expandiendo la cooperación en seguridad y defensa y creando un nuevo modelo para la cooperación regional en seguridad ”.

El libro blanco subraya que “La OCS se ha convertido en un nuevo tipo de organización integral de cooperación regional que cubre el área y la población más grande del mundo”, algo que es correcto de hecho. La última cumbre de la OCS en Bishkek hizo maravillas al presentar algunas de las cualidades más preciadas del grupo, especialmente “confianza mutua”, “consulta”, “respeto por las diversas civilizaciones” y “búsqueda del desarrollo común”.

En puntos críticos, al contrario del escepticismo occidental, el libro blanco afirma que, “La situación del Mar Meridional de China es generalmente estable” y que una “arquitectura de seguridad asiática equilibrada, estable, abierta e inclusiva continúa desarrollándose”.

No debe haber ilusión con respecto a la posición de Beijing sobre la “independencia de Taiwán” – que nunca se desviará de lo establecido por el pequeño timonel Deng Xiaoping a fines de la década de 1970: “Las fuerzas separatistas y sus acciones siguen siendo la amenaza inmediata más grave para la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán y la mayor barrera que obstaculiza la reunificación pacífica del país”.

Y lo mismo se aplica a las “fuerzas separatistas externas para la” independencia del Tíbet “y la creación del” Turquestán Oriental”. Cómo trató Beijing – y económicamente desarrollado – El Tíbet seguirá siendo el plan para tratar y desarrollar económicamente a Xinjiang, independientemente de la protesta occidental por la subyugación de más de un millón de uigures en China.

Con respecto a la agitación de Hong Kong y el grado en que refleja la interferencia de “fuerzas externas”, El libro blanco da forma a Hong Kong como el modelo a seguir en el camino a Taiwán. “China se adhiere a los principios de” reunificación pacífica” y “un país, dos sistemas” promueve el desarrollo pacífico de las relaciones a través del Estrecho,  y avanza la reunificación pacífica del país “.

En el Mar del Sur de China, el libro blanco señala que “Países de fuera de la región realizan frecuentes reconocimientos de cerca en China por aire y mar, e ingresar ilegalmente a las aguas territoriales de China y las aguas y el espacio aéreo cerca de las islas y arrecifes de China, socavando la seguridad nacional de China “.

Entonces no habrá ningún malentendido, dice: “Las islas del Mar del Sur de China y las Islas Diaoyu son partes inalienables del territorio chino”. La ASEAN y Japón tendrán que lidiar con lo que Beijing dice que son hechos.

Sin hegemonía, nunca

Si bien señala que “se ha logrado un gran progreso en la Revolución en Asuntos Militares con características chinas” – la versión chino del Pentágono – el libro blanco admite que “el EPL aún está muy por detrás de los principales ejércitos del mundo”. El compromiso es inconfundible para “transformar completamente las fuerzas armadas del pueblo en fuerzas de clase mundial para mediados del siglo XXI”.

Se hace especial hincapié en la diplomacia detrás de escena relativamente tranquila de China. “China ha desempeñado un papel constructivo en la solución política de los puntos críticos regionales, como el tema de la península de Corea, el problema nuclear iraní y el problema sirio”. El corolario no podría ser más claro. “China se opone a la hegemonía, el unilateralismo y el doble rasero”.

Posiblemente el punto más importante hecho por el libro blanco – en marcado contraste con la narrativa de “agresión china” – es que “Nunca buscar hegemonía, expansión o esferas de influencia” está calificado como “La característica distintiva de la defensa nacional de China en la nueva era”.

Esto está respaldado por lo que podría definirse como el enfoque chino distintivo de las relaciones internacionales. – respetar “los derechos de todos los pueblos a elegir independientemente su propio camino de desarrollo” y “la solución de disputas internacionales a través del diálogo, la negociación y la consulta igualitarios. China se opone a la interferencia en los asuntos internos de otros, el abuso de los débiles por parte de los fuertes,  y cualquier intento de imponer la voluntad de uno a los demás “.

Entonces, la hoja de ruta está sobre la mesa para que todos la vean. Será fascinante observar las reacciones de innumerables latitudes en todo el Sur Global. Veamos cómo responde el sistema de “agresión china”.

Propaganda anónima contra «El terror amarillo en toda su gloria» de 1899

Pepe Escobar

Original: The Dragon lays out its road map, denies seeking hegemony

Traducido por Kenzo Caspi

Traducciones disponibles: Français  Português/Galego 

Fuente Tlaxcala,  3 de agosto de 2019

Publicado por Réseau International