Daniel Cohn-Bendit sobre los chalecos amarillos: “No permitiré que me obliguen a ponerme el chaleco”

El movimiento de los chalecos amarillos está pisándole los talones al gobierno francés. ¿Quién es esta gente? Daniel Cohn-Bendit nos habla de los líderes de derecha y de las esperanzas de izquierda.

Redes Sociales:
0

A continuación, la traducción (hecha sin placer) de las increíbles estupideces contadas en alemán por aquel que fue Dany el Rojo, luego Dany el Verde y terminó en Dany el Azul. Una verdadera pieza de antología. No todos tienen éxito en la vejez. -MPO

El movimiento de los chalecos amarillos está pisándole los talones al gobierno francés. ¿Quién es esta gente? Daniel Cohn-Bendit nos habla de los líderes de derecha y de las esperanzas de izquierda.

Cohn-Bendit no quiere un nuevo Mayo 68 : “¡Miren el resultado!”

taz: Daniel Cohn-Bendit, ¿qué está pasando en Francia en este momento, qué hay detrás del movimiento de los chalecos amarillos?

Daniel Cohn-Bendit: Es una revuelta contra una injusticia social que dura desde hace mucho tiempo. En 1995, el candidato presidencial conservador Jacques Chirac habló de “la fractura”, de la “ruptura” en las relaciones sociales.

Si el problema se conoce desde hace tanto tiempo, ¿por qué el actual presidente Emmanuel Macron no ha eliminado esta “ruptura”? Después de todo, fue elegido como presidente de la reforma.

Realmente es una buena pregunta, es la pregunta crucial. Macron prometió en su campaña electoral eliminar esta división social del país. Este objetivo aún no se ha alcanzado. El movimiento de los Chalecos Amarillos es alimentado por el estado de ánimo que prevalece en su contra, especialmente porque él ha cometido muchos errores, no sólo lingüísticos, que le han dado una imagen de presidente arrogante.

¿Cree usted que el movimiento de los que recibimos ecos de toda Francia es bueno?

No, eso no es lo que quise decir. Sólo he descrito este movimiento desde el punto de vista de sus orígenes sociales.

¿Se pondría usted también una “camisa amarilla”?

Si se me permite responder de esta manera: esto es absolutamente imposible para mí, ya por razones históricas. La estrella judía que los nazis impusieron a los ciudadanos judíos era amarilla… Pero si hago abstracción de eso: no permitiré que me obliguen a ponerme un chaleco que no quiero usar.

¿Lo obligaron a hacerlo?

A mí no, pero la gente que quería cruzar los retenes de carretera lo experimentó -sólo se les permitía continuar su viaje si se ponían un chaleco amarillo-, esto es lo que yo llamo coerción, y la rechazo estrictamente. Este movimiento tiene rasgos más que ligeramente autoritarios. Rechaza el diálogo, no quiere llegar a un compromiso. Por ejemplo, amenazó de muerte a quienes querían encontrar un compromiso negociado. Ninguna voz en los medios sociales del movimiento se ha pronunciado en contra de esto. Quieren que se largue el presidente democráticamente elegido.

El movimiento de los chalecos amarillos recuerda a algunas personas los disturbios de 1968 en París.

¡Grotesco! En aquel momento tratábamos con un general a la cabeza del Estado, Charles de Gaulle, hoy estamos ante un movimiento, como lo han dicho los portavoces, que quisieran tener de nuevo un general en el poder: el general Pierre de Villiers.

 Pero se trata de un movimiento de base…..

No, el término ya oculta el hecho de que no todos participan ni quieren participar. José Bové, el gran luchador del movimiento antiglobalización, el agricultor radical, dice: La mayoría del movimiento Chalecos Amarillos viene del Frente Nacional, de la reserva de la extrema derecha- él no quiere tener nada que ver con ellos.

En cualquier caso, el Presidente Macron no es considerado como el presidente de los ricos sin razón – la abolición del ISF [Impuesto de Solidaridad sobre la Fortuna] al principio de su mandato es una de ellas.

Los expertos pueden quizá evaluar el asunto de forma más competente, pero muchos de los que considero como inteligentes dicen que este impuesto sobre la fortuna no ha aportado nada; otros, a los que considero igualmente inteligentes, piden que se reintroduzca.

Cohn-Bendit mandadero de Macron:
“¡Finalmente una vieja furgoneta ecológica sí se puede convertir en bus Macron!”

Y al mismo tiempo, fue Macron quien rechazó los nuevos programas sociales en los suburbios.

Esto no es así. Él ha rechazado parcialmente el paquete de nuevas medidas, pero está intentando, por ejemplo, de cambiar las cosas a largo plazo proporcionando a las escuelas mejores profesores en los suburbios. Lo que es cierto, es que, como sus predecesores, no tiene una estrategia concluyente para estos lugares abandonados.

¿Qué le hace pensar que los líderes de los chalecos amarillos sean cercanos de posiciones de extrema derecha?

Algunos de los líderes que ahora tienen voz en la televisión tienen sus sitios web llenos de textos contra los musulmanes, contra los extranjeros, contra todo lo que es foráneo.

Estos pueden ser sólo casos aislados.

No son todos, pero sí muchos. La izquierda aun comete este tipo de error: pensar que las revueltas que levantan el ánimo de sus corazones son emancipadoras. En Alemania, las personas de izquierda, especialmente del Partido comunista pensaron que después de los tratados de Versalles, cuando hubo manifestaciones contra la pobreza en Alemania, que había llegado el momento para las condiciones soviéticas. Diez años después, todo era diferente… como sabemos.

El impuesto ecológico sobre la gasolina y el gasóleo se ha suspendido durante un año, ¿es eso positivo?

die tageszeitung

Original: Daniel Cohn-Bendit über Gelbwesten: “Lasse mich nicht ins Trikot zwingen“

Traducido por María Piedad Ossaba para La Pluma y Tlaxcala, 7 de diciermbre de 2018

Editado por Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

Traducciones disponibles: Français